Archivo de Septiembre de 2013

Arte nutritivo

Lunes, 30 de Septiembre de 2013

Hoy, he oído a Benjamín Prado comparar su nuevo libro con una chuleta. Antes, oí o leí a otros, utilizar símiles nutricionales, tomates, patatas, panes o chorizos, para referirise a su obra artística. ¿Tan poco aprecian lo que hacen?

España, esta España, es ETA

Lunes, 30 de Septiembre de 2013

“Voy a decir algo muy difícil de aceptar para todos: ETA es parte fundamental de España, de esta España, y España sufrirá si ETA desaparece. Todos los países, o sus períodos históricos internos, tienen símbolos fundacionales, como los claveles en Portugal o la caída del Muro. Si uno mira cualquier documental sobre la Transición, la primera imagen es la del atentado de Carrero. Ahí comienza la democracia española y quien escribe el “érase una vez” es ETA. La organización es quien pone el mito fundacional de esta historia y, si uno sigue mirando esos documentales, es uno de los actores clave del resto de la formación del régimen y condiciona la mayoría de decisiones. Si ETA desaparece, la democracia española pierde una parte fundamental y, sobre todo, su casilla de salida simbólica, y no sé si está en condiciones de buscar otra. Lo mismo sucede con la unidad territorial. La existencia de la organización ha neutralizado cualquier iniciativa en este sentido y, si ETA se disuelve, esa contención desaparecerá”.

Josean Bermeo, exmilitante de ETA, en La mirada de los muertos.

PD: Algún día la acabaré. Espero.

Gritos por los pasillos

Jueves, 26 de Septiembre de 2013

He leído en alguna ocasión que Grecia es una prueba sobre lo que una sociedad puede aguantar. Se la podrían ahorrar mirando la historia de Argentina, y de Sudamérica en general, pero no es el experimento más interesante que recuerdo.

Fue hace ocho años, en Nueva Orleans. El Katrina inundó la ciudad y se llevó, además de viviendas e infraestructuras, el estado moderno. Desaparecieron, sería interesante ver el orden, la ley y la democracia. El Gobierno de Estados Unidos pasó de todo, por usar el verbo más adecuado. Era la misma administración que se estaba gastando 183.000 dólares por minuto en la Guerra de Irak; una gran parte, en contratistas relacionados con la administración.

Recuerdo los testimonios de los refugiados en el Centro de Convenciones y en el Superdome. Algunos grupos se organizaron en bandas, monopolizaron las armas y los suministros, se instalaron en las mejores zonas e hicieron lo que quisieron. Las bandas hacían patrullas para cometer robos y violaciones. Oíamos gritos en los pasillos, leí, pero teníamos miedo de salir.

Dos años después, estalló la crisis económica, un tsunami metafórico, y el sistema Nueva Orleans se institucionalizó: la configuración de élites organizadas, la discrecionalidad del gasto, el acaparamiento de los recursos, el monopolio de la violencia, la reducción de la democracia, la dispersión ciudadana y el miedo generalizado.

Hoy, también oímos gritos por los pasillos y no hacemos nada.

PD: El relato de la diputada del PSC Lourdes Muñoz se parece mucho a Guerra Mundial Z.

La encrucijada diabólica de la Monarquía

Martes, 24 de Septiembre de 2013

Una Ley Orgánica sobre la Corona tiene dos opciones.

La primera es desarrollar el Título II de la Constitución, con lo que tendría el camino habitual de otras leyes orgánicas similares. El problema es que esa ley tendría que recoger todo el texto.

Por ejemplo:

La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don  Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos.

Un inciso para un caso concreto que no se sostiene para la generalidad. El Gobierno que hiciera esa ley tendría que asumirlo y tragarse el coste político.

La otra opción es quitarlo, pero el camino es complicado.

Artículo 168

1. Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Titulo preliminar, al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes.

2. Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras.

3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación.

Uf, vaya jaleo. Un Gobierno tendría que ceder su calendario a la Corona que quedaría en medio de unas elecciones.

Después, el referéndum que, sin mucho esfuerzo, se convertiría en un plebiscito sobre la forma de estado. Una pataleta sin consecuencias previsibles, lo que más nos gusta.

Y, además, con serios problemas de participación. Salvo casos concretos, psiquiatras del PP o amigos del Ministro de Defensa, hay poca gente que comparta la Ley Sálica en 2013 y, en política, cuando no hay controversia, crece la indiferencia. Fue el problema, por ejemplo, del Estatuto de Autonomía de Andalucía.

Es decir, imaginemos un referendum sobre la monarquía, en el que solo fueran a votar republicanos para tocar las narices. Imaginemos un 60% de nulos. Es improbable, pero, cualquier resultado que no sea una alta participación y un bajo índice de voto nulo sería un desastre para la ya lastrada legitimidad de una forma de estado, recordemos, excepcional.

Todas las opciones son malas. Es una encrucijada diabólica.

PD: Perdón, queda una: saltarse la legalidad alegando cualquier cosa.

Creacionismo político

Martes, 24 de Septiembre de 2013

Con mayor o menor fortuna gramatical y argumentativa, todas las semanas suele leerse una frase como esta referida a autonomías con lengua propia: “En los últimos treinta años, los gobiernos nacionalistas han llevado a cabo una manipulación social a través de la educación, la cultura y los medios de comunicación”.

Claro que esto ha sucedido. El catalán ha recuperado terreno de esta forma y así, se expandió el castellano en muchos lugares; Catalunya, por ejemplo. También así se expandió el inglés en Estados Unidos y, previamente, en Inglaterra y, en general, así se expandieron todas las cosas culturales que en el mundo son y han sido. Los paganos, si quedaran, podrían considerar artificial y dirigida por los gobiernos la expansión del cristanismo, o del islamismo, y tendrían razón.

La cuestión es otra, u otras dos.

Primero, esas fechas concretas. Es inquietante que se considere 1977 como un buen punto de partida y 2013 como un destino incorrecto. Es decir, la situación sociocultural tras cuarenta años de dictadura es la natural y la situación sociocultural tras treinta años de democracia es la artificial. Es decir, el marco legislativo democrático es producto de la manipulación, mientras que el resultado de un marco legislativo totalitario es la normal evolución. No parece muy razonable.

Después, la consideración de que deben existir fechas concretas; es decir, que las cosas no evolucionan, sino que existe una suerte de creacionismo político. Hay hitos en los que se borra el pasado y todo es posible. Las sociedades, lamento dar la noticia a los que no leen, cambian. Y mucho. Cambian de lengua, de religión, de formas de gobierno y de territorio. Unas veces, pocas, pacíficamente; otras, no.

Los cambios lentos precisan de algún tipo de red económico-administrativa. Los rápidos solo son posibles con unos altos niveles de violencia. No hay que ir muy lejos. La homogeneidad centroeuropea es producto de los millones de muertos de la II Guerra Mundial. Hace poco más de doscientos años, no existía Estados Unidos y no tenemos ninguna razón para asegurar que, dentro de doscientos años, siga existiendo en la misma forma que hoy. Es probable que sí, pero deberíamos evitar esa estupidez de pensar que hemos llegado al fin de la historia.

Nos guste o no, la historia seguirá. Las fronteras cambiarán y las sociedades mudarán de lengua, religión o costumbres. Lo importante debería ser si esos cambios se producen democráticamente. Y, también, si las opciones que se plantean lo son. Si no, si se legitiman fórmulas pasadas porque su resultado final se adapta más a nuestro deseo, es probable que tengamos poco éxito o que legitimemos, involuntariamente, fórmulas futuras de las que solo nos importe el resultado prometido.

El idealismo en política es nefasto; el resultadismo, más.

Es mejor preocuparse mucho de lo que no existe

Lunes, 23 de Septiembre de 2013

Ayer, el director de El Mundo hablaba de nacionalismo (ajeno) y, como siempre que uno habla de los demás, todo es muy preocupante y, claro, relacionado con el nazismo. No voy a hacerlo, dice, pero salen las camisas marrones y Goebbles.

Todo muy coherente para alguien que el 27 de junio de 2012 tuiteaba:

En muchas calles de Madrid hay bastantes banderas españolas en los balcones. La selección activa el orgullo nacional. Ojalá se contagiara.

Y el cinco de octubre del mismo año:

Reitero que utilizar actos deportivos para dar imagen de uniformidad al servicio del nacionalismo es propio de regímenes totalitarios.

El nacionalismo (ajeno) es muy malo, mucho, y termina siempre en el totalitarismo, aunque no lo haya hecho nunca y el (nacionalismo) propio, sí.

Si el director de El Mundo estuviera preocupado por el tema nazis en Catalunya, podría haberse enfadado (y mucho) con esta noticia:

La delegada del Gobierno en Cataluña entrega un diploma a la División Azul

No son en potencia, sino de verdad. Como también son de verdad los cargos de Nuevas Generaciones que se fotografías con símbolos fascistas o este señor. Pero eso son cosas reales (y del nacionalismo propio) y siempre es mejor preocuparse de lo que no existe.

Yo también creo que el estado del bienestar es inviable

Miércoles, 18 de Septiembre de 2013

Dice el Gobierno holandés por boca de su Jefe de Estado que el estado del bienestar es inviable. Yo también lo creo cuando leo esto: “El Gobierno ya ha cifrado cuánto va a ahorrar la Seguridad Social con la reforma de pensiones en el horizonte más cercano. Serán 32.939,95 millones de euros acumulados entre 2014 y 2022″ y “El fondo de rescate admite que ha perdido 36.000 millones”.

Quiere decir que el Gobierno saca esa cantidad de dinero, previamente tributado, de la economía productiva y lo entrega a un grupo improductivo para que lo use opacamente. Y Holanda gana a España en dinero entregado al sistema financiero.
Es obvio que, con esas decisiones, el estado del bienestar es inviable. Cualquier forma de estado contemporánea lo es.

El invierno de los emprendedores

Miércoles, 18 de Septiembre de 2013

Hace unos meses, alguien comentó que cada vez veía más fruterías en su barrio. Y panaderías, peluquerías, centros de estética, sitios donde quitan los piojos a los niños y donde unos peces marrones te comen los pies. Hay muchas cosas nuevas. En Madrid, por ejemplo, también se han creado muchas empresas; de enero a julio unas 60 al día.

Más que el establecimiento de una cultura emprendedora, es que no había más remedio. La gente no tiene trabajo y, antes que quedarse en casa, monta algo, lo que sea. Los que tienen dinero, por la indemnización, por el pago único de la prestación o por la red familiar, abren algo, una ludoteca o un lugar donde te cortan las uñas en fractales.

El problema es que todo eso necesita gente que se deje el dinero en esos sitios. Y no los hay. La sociedad de consumo necesita amplios grupos sociales con excedentes periódicos de renta y los grupos sociales que tienen esos excedentes cada vez son más reducidos. El invierno de los emprendedores será duro porque el gasto cautivo, impuestos (municipales, autonómicos o estatales) o servicios (luz, agua, gas, etc.) crece y crece. Y, si caen, ya no hay red.

Resaca

Jueves, 12 de Septiembre de 2013

Siempre hay un día después, en el que hay dos trampas: no ha cambiado nada y ha cambiado todo.

La primera es una opción infantil y parece la elegida por el Gobierno, asumiendo el posicionamiento de su prensa (ayer, ABC y La Razón relegaban la noticia de la Diada en sus páginas). “Defendemos a la mayoría silenciosa”, ha dicho la vicepresidenta. Es un concepto parecido a “mucha gente” o “se sabe” y que sirve tanto para ningunear algo que da miedo, como para defender una opinión personal, la que sea o la contraria, o cualquier leyenda urbana, como que los móviles explotan si se juega durante la carga. Es algo que no sirve. En seis meses, el silencio de Rajoy ha convertido a Mas en alguien que se cree Luther King.

La segunda es una opción adolescente. Nada es tan extraordinario y, si lo es, lo sabrán dentro de cuarenta años. Pensar que uno está haciendo la historia es pensamiento Jersey Shore: esto es muy grande, tío. La historia es un análisis, no una vivencia. Los marxistas sabemos que las movilizaciones de masas dan trempera. La cuestión es qué se hace con ella. Puede acabar en algo productivo, en diletante onanismo o, si no se le da salida, en un doloroso priapismo. Ojo con esto último. Es algo sabido que, durante la erección, el pene le resta sangre al cerebro. El Govern intentará poner la nave camino de Ítaca, pero será complicado; hay mucha energía en el ambiente.

Y quedamos los pingüinos, que es como se llamaba en Yugoslavia a los que no ponían su nacionalidad en el documento de identidad y se definían como yugoslavos. No llegaban al 10% y así fue todo. Gente que no nos inquieta la pluralidad, que no pensamos en el cambio como una amenaza porque todo evoluciona, gente que buscamos puentes.
Ayer, hubo un puente, con sello liberal (José María Lassalle es el único liberal en la villa de Madrid): el anuncio del nombramiento de Matabosch, director artístico del Liceu, como nuevo director del Teatro Real de Madrid. Otro puente sería llamarlo Joan, que es como se llama. Por alguna razón, a muchos hispanohablantes no les cuesta pronunciar Schwarzenberg o Schweinsteiger, pero Josep-LLuís o Jordi son una cuesta arriba.

Los puentes unen dos orillas y atraviesan algo que, en este caso, son muchos años de incomprensiones, de ridiculización del castellano en TV3 y de “polaco el que no bote” en Madrid. Si Catalunya dice “antes sola que española” es porque hubo alguien que dijo “antes alemana que catalana”. Conviene pensarlo, hacer autocrítica y tender puentes. Si es que estamos a tiempo, que no lo sé.

Vía portuguesa

Miércoles, 11 de Septiembre de 2013

Hace poco más de un par de años, el quince de junio de 2011, Artur Mas tenía que acceder en un helicóptero al Parlament. El edificio estaba rodeado por un grupo de manifestantes que increparon a la mayoría de diputados. Felip Puig, el capità collons pedía más dureza, y la hubo, pero hubo otra gente, escasa, que buscó otro camino. No se podía enfrentarse directamente al malestar, ni ver conspiraciones. Revertirlo era imposible por la situación de (casi) quiebra; la única opción era encauzarlo. Veintisiete meses después es evidente que la escena ha cambiado. Artur Mas publica artículos en el NYT y lidera, o se apropia el liderazgo, de la cadena humana que ha vertebrado simbólicamente Catalunya (mientras el Congreso sufría una gotera; la inclemencia del azar).

Alguna de esa gente inteligente se fijó, por ejemplo, en Portugal, donde la conciencia colectiva de país atenuaba la dureza de los recortes y, aparentemente, sofocaba cualquier estallido social. El habitual desprecio español hacia el oeste impedía fijarse en ese ejemplo. Más exactamente, el habitual desprecio español hacia todo impedía fijarse en nada. Había que importar para Catalunya ese concepto de dignidad nacional para que el proyecto común se impusiera al malestar social, para que ese objetivo se ofreciera al grupo, cada vez más numeroso, de gente sin nada que perder y, en fin, para que la sensación de grupo se impusiera a la de saqueo de unos por otros. El concepto de lucha de clases, renacido por la evidencia de la miseria, debía quedar deslumbrado por el nuevo amanecer de la construcción nacional. Todo en positivo.

A priori, el objetivo está conseguido y queda perfectamente expuesto en un tuit de CiU escrito desde el subconsciente: “Tant important és la #consulta com la recuperació econòmica. L’agenda social i la nacional són la mateixa”. Todo es uno, todos somos uno. Mueva la bandera y olvídese de la política. No es algo extraño en este trozo del mundo. No hay gente que cada vez paga menos impuestos redistributivos y gente que cada vez paga más tasas extractivas; no hay gente que se lleva el dinero del hospital de Sant Pau y gente que no es atendida. Todos somos uno. Y, si estás abajo, dignidad, silencio, no te muevas, no te organices, no luches, súmate al colectivo ya formado. Todos somos uno.

PD: No es probable que, desde Madrid, haya mucha gente inteligente con ánimo de embridar ese malestar (sí hay uno: Matabosch, del Liceu, nuevo director del Teatro Real). Los puentes requieren topógrafos e ingenieros, pero basta un poco de dinamita para volarlos. Sobrarán capitanes cojones y vaya usted a saber cómo acabará la cosa porque, si algo no quiere CiU, es tener que tomar decisiones.

PD2: Si la cosa acaba en independencia, pediré mi pasaporte. Catalán es quien vive y trabaja en Catalunya, decía el Estatuto, luego fui catalán diez años.