Archivo de Junio de 2013

El libro y el lector

Martes, 25 de Junio de 2013

Jesús Badenes, de Planeta, ha pronosticado la próxima aparición de un Spotify de libros. Esta predicción, así, a pelo, me hace pensar que Badenes no sabe de lo que habla, pero leo que es Director General de la División de Librerías del Grupo Planeta y mi percepción cambia: no quiere saber de lo que habla. El desconocimiento es voluntario. Es decir, el libro y el lector no le interesan más allá del los conceptos producto, distribución y comprador. O ni siquiera eso.

Un libro no es una canción. No se consume, perdón por el verbo, igual. No precisan la misma atención, ni el mismo tiempo, ni el mismo espacio; ni físico, ni mental, ni emocional. Si Badenes está pensando en un repositorio, perdón por el sustantivo, de libros disponibles bajo conexión mediante un sistema de tarifa plana, debería pensar, antes de nada, qué libros colocará allí, en qué condiciones, quién los va a leer y a qué precio. E, importante, si el marco tecnológico, los dispositivos y la tecnología, se adapta a sus ideas. ¿Ese Spotify de libros se puede usar en el metro?

Como todas las grandes empresas del mundo del libro (editoriales, distribuidoras, librerías y autores), Planeta está en un proceso de reconversión que acabará con el modelo cerrado y vertical que hemos tenido (también en la política). Es improbable que ese proceso acabe con Planeta porque es una empresa multimedia, pero se llevará por delante muchas editoriales, librerías, autores y distribuidoras (de esas, a casi todas). Si quieren pensar en una reconversión, deberían comenzar por el principio: el libro y el lector.

Habrá muchos tipos de libros para muchos tipos de lectores. Para algunos, quizá sería mejor idea hacer una biblioteca de libros; es decir, un lugar donde se puedan sacar libros haciéndose socio. Para otros, la experiencia de leer se queda muy corta y necesitarán imagen y música, y, sobre todo, interactividad e inconclusión. Esos lectores, entre los que no me encuentro, harán evolucionar la literatura hacia un lugar que no nos imaginamos, por ejemplo, acabando con la idea de autor y obra. Nadie lo sabe, pero insisto: deberían comenzar por el principio.

Hace años, tuve una idea para Álex de la Iglesia. Quizá a Jesús Badenes le sirve algo.

PD: Hace días, Pedro Vallín recordaba otro intento parecido (son cinco tuits): En la presentación de Libranda descubrimos con pasmo que era una plataforma para contener el desarrollo del libro digital / El primer pensamiento fue: “10 años después no han aprendido nada del mundo de la música. A estos se lo va a llevar la riada digital” / La riada se llamaba Amazon, claro. Que se apresuró a venir a por un mercado desasistido por sus históricos dominadores locales / Nadie se atrevió a decir a los libreros que se les venía encima una reconversión industrial como la del carbón. Pero todos lo sabían /  Ahora, llantos. Amazon hace como Fnac (deja sus libros gratis en una sala) y que si traición, que si me ahogo, que si la música en Pravia.

La lenta muerte de la política analógica

Viernes, 21 de Junio de 2013

Turquía, Brasil… ¿Por qué?, ¿por qué?, se pregunta el personal. Porque no han leído. Todo cambio en los modelos de reproducción cultural siempre afecta a los sistemas políticos. Todo cambio en los modelos de reproducción económica siempre afecta a los sistemas políticos. Y las cosas han cambiado mucho.

El sistema político no puede funcionar con las instituciones de hace cien años, ni cincuenta. No sirven las elecciones, los partidos o los parlamentos tal y como están configurados. No sirven los procesos legislativos cerrados y opacos. No sirven. Lo siento y no es antipolítica, sino una evolución de la política. Es lógico que lo viejo no quiera morir.

La política analógica será sustituida por la política digital, que tendrá otros tiempos e instituciones, otros modos de representatividad, otros procesos legislativos. ¿Cuáles? Ni idea. Sospecho que desaparecerán las cosas grandes, como los partidos o los parlamentos, y serán sustituidos por cosas pequeñas funcionando en red. También, que los procesos electorales aumentarán su periodicidad, pero serán más flexibles.

Pero ni idea. Lo único que tengo claro es que todo cambio en los modelos de reproducción cultural siempre afecta a los sistemas políticos y que todo cambio en los modelos de reproducción económica siempre afecta a los sistemas políticos. Y que es hermoso que el primer síntoma del cambio se produjera en Madrid hace dos años.

Los tipos de Margin Call se preparan para gestionar las pensiones

Viernes, 21 de Junio de 2013

Los revolucionarios deberíamos recibir con alborozo la propuesta del gobierno de potenciar los planes de pensiones privados. No hacía falta ser muy listo para saber que esto era inevitable. El sistema financiero no tiene dinero para hacer frente a la marea de jubilados que llegará en los próximos años, las primeras generaciones que contrataron en bloque ese producto. No hay pasta. Pere Rusiñol lo explicó hace años.

Tampoco hace falta ser muy listo para saber cómo va a acabar esto. Los tipos de Margin Call cogeran el dinero, crearán valor con él, se formará una burbuja y, después, el dinero desaparecerá y las administraciones tendrán que rescatar a las aseguradoras.

El texto es de hace meses.

En el cine de timadores, existen dos sistemas para ganar más dinero: encontrar más primos o dar golpes más grandes. Ambos conceptos se traducen al lenguaje económico: aumentar la base de inversión (encontrar más primos) o procesos de creación de valor (dar golpes más grandes). En los próximos meses (o años) nos van a dar el timo más importante de los últimos siglos. Se llama pensiones. […]

En los próximos meses, saldrán cada vez más proyecciones hasta que se cree el caldo de cultivo adecuado. Entonces, se aprobarán leyes que obligarán a los particulares a financiar a las corporaciones financieras (aumentar la base de inversión / encontrar a más primos) y que permitirán a las corporaciones financieras entrar en la gestión de los fondos públicos (procesos de creación de valor /dar golpes más grandes). Momentáneamente, las administraciones presionadas por la deuda pública quedarán liberadas de esas aportaciones y, durante unos años, se volverá a hinchar la burbuja. Cuando llegue la torta, no quedará nada. Como en una película de zombies.

Los revolucionarios no deberíamos gastar muchas más energías en impedir este tipo de reformas y centrarnos en el trabajo intelectual y político que nos prepare para aprovechar esa gran hostia. Si no, lo puede hacer cualquiera. La gestión de la quiebra (total o parcial) de los planes de pensiones producirá un vacío político y, en política, los vacíos siempre se llenan.

El objetivo de la CEDA era la universidad y lo está cumpliendo

Martes, 18 de Junio de 2013

Leo que más de 30.000 universitarios están al borde de la expulsión por impago. El subtítulo dice que la subida de tasas y la reducción de becas acorralan a los universitarios. Aún es el inicio. Tras los estudiantes, vendrán los profesores. Después, las universidades. Era algo bastante obvio.

Hace casi dos años escribí que el objetivo de la CEDA (PP-CiU-PNV) era la universidad:

En la próxima legislatura, la universidad pública va a sufrir (cierres, asfixia económica y subida de tasas) por tres causas.

La primera es económica. La universidad pública tiene prestigio gracias a su historia, buenos profesores, correctas instalaciones y, en algunos casos, grandes posibilidades de investigación. La privada no suele tener nada de lo anterior y acostumbra a ser una escoba de gente que se ha quedado fuera por la selectividad o busca un título rápido. Hay que eliminar ese prestigio (lo que lo produce) mediante reducción del presupuesto, cierres (en algunos casos) y la creación de crispación (no hay que ser muy listo para prever que la subida de tasas provocará movilizaciones). [A un lado, Alcalá, Autónoma de Madrid, Carlos III, Complutense, Politécnica de Madrid, Rey Juan Carlos y UNED; al otro, Alfonso X el Sabio, Antonio de Nebrija, Camilo José Cela, CEU San Pablo, Europea de Madrid, Francisco de Vitoria, Pontificia Comillas y UDIMA]
La segunda razón es socioeconómica. La universidad era (aún es) un elemento clave de ascenso social y no hay para todos. Hay que reducir el número de licenciados para que mejoren los sueldos. Actualmente, los master cumplen esa función de cuello de botella pero el cupo sigue siendo grande. Además de que es necesario que las universidades públicas pierdan prestigio para que los títulos de las privadas sirvan para algo, también hay que reducir el número que entra en la universidad pública.

La tercera razón es ideológica. El fondo es insistir en que lo público es desastroso, que está mal gestionado, que está lleno de vagos y que no sirve para nada (lo público para todos, claro, no será usted tan ingenuo como para creer que las universidades privadas no reciben dinero público). Y, para que haya más fondo, hay que crearlo. Hay que  descabezar un lugar de producción intelectual que, habitualmente, suele estar vinculado a la izquierda (impuestos redistributivos, regulación estatal, sociedad, ciudadanos, clase media) y sustituirlo por otro que diga las cosas en las que se basa nuestro proyecto (libertad individual, esfuerzo, emprendedores, propietarios, creación de riqueza).

Hace casi dos años, la Associació Catalana d’Universitats Públiques (Acup) dio un dato: un 40% de los estudiantes que cursaban un grado universitario en Catalunya provenían de familias que nunca habían pisado la universidad. Demasiada gente. El objetivo de la reforma universitaria es que, además de los primeros universitarios de sus familias, sean los únicos. Hay demasiados abogados, ingenieros o mbas. No hay para todos y, evidentemente, es peligroso hacer la criba por talento o esfuerzo.

Sin embargo, es probable que todo esto, como el resto de cosas que están pasando, sean necesarias para que el personal se entere de lo que estaba pasando y despierte.

Las cosas no son inmortales

Miércoles, 12 de Junio de 2013

Hace treinta años, un día como hoy, todo el mundo sabía quién había ganado el Giro, quién había sido el triunfador de San Isidro y quién era el campeón del mundo y de España en las principales categorías del boxeo. No creo que más de dos o tres personas supieran quién lideraba la clasificación del mundial de Fórmula 1.

Las cosas pasan. No pasan tan rápido como para adaptarse a los formatos televisivos, pero pasan. Todo análisis de cualquier situación debe partir del hecho de la posibilidad de cambio y la ausencia de inmortalidad. El baloncesto no es inmortal, el PSOE no es inmortal, España no es inmortal o la democracia no es inmortal.

Imperio Europeo

Martes, 11 de Junio de 2013

En su libro Armas, gérmenes y acero, Jared Diamond explicaba por qué Europa había conquistado el mundo y no, por ejemplo, Australia o Sudamérica. Para él, había varios factores, pero el decisivo era la ausencia de un poder central tras la caída del Imperio Romano.

China o cualquier otro sistema, como los imperios americanos, tenían un poder centralizado que, cuando caía, provocaba un colapso general. Todo se iba al carajo. Basta leer un poco de la historia de China para entenderlo. Por ejemplo, el detalle del emperador que hizo destruir la flota para centrar los esfuerzos bélicos en las amenazas terrestres.
En Europa, en cambio, la existencia de muchos centros de poder ha evitado esa situación. Si España flojeaba, estaba Francia; si las ciudades italianas decaían, emergían las de la Hansa. Todos los países competían comercialmente y eso quiere decir guerras, pero también negociaciones políticas y avances científicos y artísticos. Si alguien cometía una estupidez, como prohibir las autopsias para estudiar el cuerpo humano, otro seguía con las investigaciones.
Recordé el libro hace semanas cuando leí que alguien sostenía que la política económica europea debía unificarse aún más. Habrá que leer la historia de China para intuir qué será de nosotros.

El expolio y la servidumbre

Lunes, 10 de Junio de 2013

Recuerda Ángel Pérez varios datos de Madrid:

  • El IBI ha subido en diez años un 267%
  • El abono normal zona A ha subido en diez años un 62%
  • La entrada infantil en los Polideportivos municipales ha subido en diez años un 135%
  • La cuota anual de las escuelas de fútbol de barrio ha subido en diez años un 100%
  • El precio de los campamentos de verano infantiles ha subido en diez años un 94%
  • El precio de las escuelas infantiles municipales ha subido en diez años un 136%
  • El precio de las escuelas municipales de música y danza ha subido desde el año pasado un 176%
  • La deuda por madrileño ha subido en diez años un 369%

Y añado:

  • El Ayuntamiento de Madrid gasta 10 millones al año en más de 200 cargos de confianza elegidos a dedo

PD: Cabe poca indignación. En esos diez años, ha habido casi una decena de procesos electorales en los que los ciudadanos de Madrid han elegido de forma mayoritaria el expolio y la servidumbre.

Ítaca, más

Lunes, 10 de Junio de 2013

El catalanismo es un poco esto: es un estado del alma, es una predisposición a tener el país como centro y referencia principal, pero es una cosa que se puede ir moviendo (Enric Juliana, en Jot Down)

Catalunya, siempre camino de Ítaca.

Unos hermosos contenedores de basura

Viernes, 7 de Junio de 2013

«Así como en otros sitios igual se ha puesto un monolito, digo monolito por decir algo, un recuerdo, un monumento o algo. Pues, como se ve aquí, tenemos unos hermosos contenedores de basura como homenaje a nuestro padre». La frase la dice uno de los hermanos Ulayar en el documental Trece entre mil mientras señala el lugar donde su padre, Jesús Ulayar, ex alcalde de Extarri-Aranaz, fue asesinado en enero de 1979 por un comando de ETA formado por gente de la zona; entre otros, su sobrino. Detrás, en la casa familiar, se ve con claridad una pintada: Gora ETA (m). La familia Ulayar se merece que su casa no tenga esta pintada, que no haya contenedores de basura donde donde Jesús Ulayar fue tiroteado y que, en su lugar, haya algo, un monolito o una placa.

La familia merece recuerdo, reconocimiento y amparo, conceptos personales que, elevados al plano colectivo, son memoria, dignidad y justicia. Trece entre mil debería exhibirse regularmente en las televisiones públicas y, por ejemplo, entrar dentro del programa escolar, como propone el Gobierno. La frase, tan redonda, es esta: «En el siglo XXI, no se puede concebir un sistema educativo en valores sin contar con la memoria de las víctimas». Es cierto. Como sociedad, no nos deberíamos permitir el olvido de ninguna víctima. Ahí está la cuestión.

Entre 1975 y 1983, se produjeron 590 muertes por violencia política, además de la de Ulayar. La investigación de Mariano Sánchez (La transición sangrienta) detalla cada muerte: ETA y vinculados (344), GRAPO (51), grupos incontrolados de extrema derecha (49), los grupos antiterroristas (16) y represión policial (54). Además, ocho personas fueron asesinadas en la cárcel o en comisaría y 51 murieron en enfrentamientos entre la Policía y los grupos armados. Los familiares de esas 591 personas merecen recuerdo, reconocimiento y amparo. Todos. Jesús Ulayar y Yolanda González; incluso, Carrero Blanco (1973) o Argala.

Todos sabemos que, a nivel particular, es imposible, que los familiares de Carrero no van a querer sentarse a la misma mesa que los de Argala y viceversa. Sabemos que cada grupo a nivel particular cultivará (cultivaremos) su memoria y rechazará (rechazaremos) la del resto, pero alguien debería pensar en todas las víctimas. Esa es la labor del Estado como gestor, o creador, de la memoria colectiva. El Estado es quien debe consensuar la memoria, dignidad y justicia de esas 591 personas como víctimas de la violencia política. Todas. Jesús Ulayar, Yolanda González, Carrero Blanco y Argala. No valen 344 entre 590.

Sin embargo, el Estado español ha desistido de esa responsabilidad. La opción ha sido el olvido, siempre disfrazado de palabras como concordia, reconciliación, perdón o paz. Nada más lejos. El olvido es la impunidad, que es lo más alejado de la reconciliación que hay. No digamos ya del perdón. El olvido, el no mirar hacia atrás, la metáfora está a huevo, son los hermosos contenedores de basura colocados en el lugar del asesinato.

PD: Un pequeño juego.

2010 - Entrevista a Mariano Rajoy

P: Díganos qué haría si ganara las elecciones con La Ley de Memoria Histórica.
R: Yo, desde luego, eliminaría todos aquellos artículos de la Ley de la Memoria que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado. Yo no daría ni un solo euro del erario público a esos efectos.

P: Entonces, ¿las familias de los miles de muertos que hay en las cunetas no tienen derecho a sacarlos?
R: Yo creo que a lo que tienen derecho todos los españoles es a que miremos al futuro y no generemos tensión ni división, como decidimos en el año 1978.

2020 - Entrevista al Lehendakari Arnaldo Otegi

P: Díganos qué hará con la Oficina de Víctimas?
R: Vamos a cerrarla y proponer la eliminación de todas aquellas leyes que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado.

P: Entonces, ¿las familias de las víctimas no tienen derecho a recordarlas?
R: En privado y de forma particular, por supuesto, pero yo  creo que a lo que tienen derecho todos los vascos es a que miremos al futuro y no generemos tensión ni división, como decidimos con la aprobación del nuevo estatuto y ratificamos en las pasadas elecciones.

Alguna memoria de algunas víctimas

Viernes, 7 de Junio de 2013

«En el siglo XXI, no se puede concebir un sistema educativo en valores sin contar con la memoria de las víctimas». La frase aparece, tan redonda, en medio de la noticia. ¿Qué noticia?, ¿en qué medio?, ¿qué víctimas?, ¿qué memoria? Ahí está la cuestión.

La frase, con subtítulos, sería: «vamos a dejar que las asociaciones de víctimas cercanas a nuestro partido hagan parte del temario de una asignatura».