Archivo de Noviembre de 2012

La sexta temporada de Breaking Bad, en España

Viernes, 30 de Noviembre de 2012

Leo en La Vanguardia:

La salida neta de capitales del país (sin contar con las operaciones del Banco de España) acumulada entre enero y septiembre disminuyó hasta los 216.174,8 millones de euros, después de que en el mes de septiembre se produjeran entradas netas por valor de 30.997,9 millones.

Era algo esperable después de que, como publicó Mercedes Serraller en Expansión:

Al principio, Hacienda excluyó del Decreto de marzo que lanzó la amnistía el dinero en efectivo pero, en la Orden Ministerial de 4 de junio que publicó el Modelo de declaración, lo incluyó. Llovieron las críticas de quienes apuntaban que se incitaba a blanquear dinero sin origen acreditado e, incluso, a operar en B hasta noviembre y luego regularizar. Como medida de control, Hacienda creó la ficción jurídica de que quien regulariza dinero en metálico acredita ser su dueño a 31 de diciembre de 2010, el marco temporal de la amnistía.

Es decir, Walter White puede venir con los billetes en la mano y lavarlos pagando solo un 10%, sin tener que inventarse cosas raras. Además, si se compra una casa en Cádiz, mucho más bonito que Nuevo México, puede tener permiso de residencia e, incluso, puede comprar bonos de la Comunidad de Madrid, que nadie se va a enterar, y hacer a Skyler emperatriz de Las Vistillas. Lento, pero seguro, vamos camino de México. Si tuviera talento y paciencia, me pondría a componer ya narcosevillanas, la futura estrella de la Feria.

No toquéis las pequeñas propiedades

Martes, 27 de Noviembre de 2012

Hace unos días explicaba el porceso de privatización de los talleres culturales del Ayuntamiento de Madrid. Decía:

Llega la crisis. El Ayuntamiento contrata a nuevos cargos de confianza, sin filtro, para la racionalización de los servicios. Esos cargos de confianza contratan a su vez, por concurso de urgencia, a una consultora que elabora un plan de racionalización de los servicios. La conclusión imaginativa es echar a gente. El Ayuntamiento despide a los docentes y saca a concurso la concesión. A diferencia de la oposición, filtro abierto y transparente, el concurso es un filtro cerrado y opaco: no todo el mundo tiene acceso.

El proceso en Telemadrid ha sido el mismo. La consultora ha resuelto que sobra el 85% de la plantilla. Todos, menos la redacción erótica, designada a dedo para hacer trabajos orales, y los directivos, cuyo salario medio es de 108.750 euros y representan el 30% de la masa salarial. La reforma laboral ha facilitado el ERE. Dentro de unos meses, la Comunidad sacará a concurso la concesión, filtro cerrado y opaco, que irá a una empresa afín que, posiblemente, contrate a los mismos trabajadores con una quita a partir del 100%, la mitad, y ningún derecho laboral. La transferencia de renta ya establecida entre los impuestos a los productores madrileños y las élites extractivas, como Enrique Cerezo, se acentuará.

El proceso es imparable porque está asumido por toda la sociedad. No es una cuestión de partidos políticos, sino de pensamiento global. Todo el mundo cree que cada sector es un caso aislado y que tiene una explicación aislada: los profesores, los médicos, los bomberos, los profesores de talleres culturales, los conductores de autobuses, los mineros, los ganaderos, los trabajadores de Telemadrid o, su precedente, Canal 9.

Pues, no.

Es un modelo de sociedad. Se basa en la disolución de las clase media, en la desaparición de todo tipo de ascensor social, en la sustitución de los impuestos redistributivos directos por tasas directas extractivas, en la eliminación de todo tipo de instrumentos colectivos, desde los convenios a los derechos, en la extensión del miedo y la miseria.

La solución pasa, siento repetirme, por la eliminación de zonas impunidad, la desaparición de espacios ajenos al sufrimiento, la extensión de la crisis a todos los ámbitos y revertir las transferencias de renta. El proceso actual se produce, como todos en los primates, por un desequilibrio en la capacidad de coerción. Los productores la han perdido, mientras que las élites extractivas, gracias a la globalización económica y, sobre todo, a su hegemonia cultural, la han acumulado. Se trata de compensar la violencia que las élites ejercen con la misma contundencia y sistematicidad.

Es posible que esta violencia sea explícita, pero no es inevitable. La formación en el arco mediterráneo de nuevos bloques de la izquierda que, sin miedo, construyan una alternativa que no sea desandar el camino puede que ya sirva para que los productores recuperen su capacidad de coerción. Los sistemas tienden al equilibrio.

PD: “No toquéis las pequeñas propiedades porque se volverán contra vosotros”, Las uvas de la ira, Steinbeck. Citado hoy por Gaspar Llamazares.

Catalunya, de Ítaca a Troya

Lunes, 26 de Noviembre de 2012

Quizá por qué sé a qué contenidos confiar mis erecciones, nunca me creí el timo de las banderas. Los erotómanos, perdón por la soberbia, sabemos distinguir las puestas en escena veristas. Reconozco que era complicado no caer en la trampa porque  la preparación de los timos siempre es divertidísima. El público siempre disfruta participando de todas las fases del montaje del señuelo y su euforia va paralela a la de los timadores; es complicado no sentirse parte de la banda. La ejecución del timo, aunque siempre tiene su parte de intriga insinuando que algo puede salir mal y su parte de acción, con persecuciones o tiroteos, provoca menos entusiasmo que la preparación. Los prolegómenos, ya se sabe. El desmontaje de toda la parafernalia apenas aparece. Quizá, como en El Golpe, la cámara nos muestre a Lonegan entrando de nuevo en el garito donde ha dejado la pasta, de nuevo, un simple almacén. En Catalunya, llega la hora del desmontaje.

Perdón por otra soberbia, pero escribí el 10 de octubre:

Está claro que, tras las elecciones de otoño (que seguramente ganará), la CEDA va a repartirse lo que quede de lo público, desde la Renfe a los hospitales, y seguirá en su proyecto de precarización social (ya que no se puede devaluar la moneda, se devalúa la sociedad). Pero ¿y la clá?, ¿qué pasa con toda esa gente que se ha creído de verdad que esto iba en serio? ¿hay un plan B?, ¿cómo se va a modular, verbo de moda, la excitación provocada?

La CEDA catalana les dirá que no se puede dar el paso, que no es el momento porque aún no existe una mayoría social. Los bardos hablarán del camino largo, de Ítaca, que es una metáfora que siempre ha cuajado muy bien en Catalunya. Añadirán que hay que resistir con dignidad, aguantar, se volverá a hablar de jansenismo, de la raíz protestante que tiene Catalunya (quizá las familias importantes de Catalunya tributan en Suiza en honor a esa raíz). En Madrid, se dirá que la resilencia de Rajoy ha embridado el problema y habrá algún gesto muy menor que será muy publicitado. ¿Se lo creerán?

El próximo mes de diciembre se desmontará toda esta escenografía para preparar las luces de Navidad. Después, llegará enero y habrá más impuestos, más copagos, menos renta, más pobreza, más miedo, más frustración. Es probable que ya no valgan las peleas de los títeres de cahiporra. ¿Alguien ha pensado en algo? Supongo que no. Ya se verá. ¿Ya se verá?

La CEDA ha ganado las elecciones, con el voto de la gente a la que está arruinando, y comienza el desmontaje. No se puede dar el paso, no es el momento, hay que resistir con dignidad. La CEDA (PP, CiU y PNV) nunca ha tenido como objetivo romper el marco constitucional, sino reforzarlo para evitar cualquier evolución. Todo el debate sobre la independencia de las últimas semanas no tenía nada que ver con la independencia real, sino con la relación de fuerzas dentro de la CEDA; en ese aspecto, la catalana (CiU, La Vanguardia, Caixabank o Abertis) han sido derrotados y lo han asumido. La llamada a la corresponsabilidad de Mas era a Moncloa, no a ERC; La Vanguardia de hoy dice España ha ganado. La CEDA, usará el apoyo recibido en las urnas para continuar la política de redistribución social, una separación más definida entre clases gracias a la sustitución del sistema de impuestos redistributivo por un sistema de tasas extractivo. Ayer hubo fiesta en el Club del Castor de Barcelona, Pilar Rahola y José Ignacio Wert bailaron hasta el amanecer.

Queda el ya se verá. Es probable que la CEDA confíe en un próximo shock (el rescate) como lenitivo, pero no está claro. Catalunya tiene toda la pinta de ser un avispero porque hay mucha excitación, crece la pobreza y no hay oposición. Sería conveniente situar alguien más inteligente que el Capità Collons al frente de las fuerzas de seguridad porque la calle estará inquieta. Ciutadans ha subido en el cinturón rojo, donde ha bajado el xenófobo PxC; si creen que estoy insinuando que hay un trasvase, han acertado. El Lerrouxismo no es Ruiz de la Prada, sino Varon Dandi; es la mala hostia hecha política. Catalunya, y expreso un temor, tiene toda la pinta de ser un avispero. Los bardos hablarán del camino largo, de Ítaca, pero aquello puede ser Troya este verano.

PD: Los resultados electorales en Galicia y Catalunya anuncian la formación, no inmediata, de un Bloque de la Izquierda. Las reglas de juego, circunscripciones y D’Hont, configuran el menú de opciones políticas tanto como las preferencias de los votantes. Este Bloque de la Izquierda tendrá a gente muy preparada, sin miedo y de otra generación. Y, en Catalunya, será independentista. La duda es qué hará la social-democracia, capaz de aportar infraestructura, conocimiento de los pasillos y algo de moderación. Si decide pasokizarse, como espera la CEDA (CiU ofrecerá un pacto al PSC), o no.

Partisanos de nuestra miseria (La lucha de clases explicada desde un taller literario)

Viernes, 23 de Noviembre de 2012

Leo esta oferta:

Se precisa docente de creación literararia y literatura para diversos talleres en centros culturales de Madrid capital.

1. CC Buenavista: lunes de 10 a 12, curso de Club de Lectura (lectura y crítica literaria); de 12 a 14, curso de Literatura.
2. CC Puerta de Toledo: lunes y miércoles de 19:30 a 21 horas, Creación Literaria.
3. CC Valle-Inclán: martes de 17:30 a 19:30, Creación Literaria.

Por estos 4 cursos (7:30 horas semanales) se ofrece un salario fijo mensual (no se descuentan festivos) de 303,20 ¤ brutos mensuales.

Hagamos cuentas. Hay que restar la retención a profesionales que, tras la última subida, es del 21%. Son 63,7. Quedan 239,5, a lo que, seguramente, habría que restar material y el transporte porque son tres puntos de Madrid diferentes, pero seamos positivos y supongamos que el material lo aportan los centros culturales. Nos queda el transporte, donde no cabe el optimismo. Son ocho viajes cada semana, 32 viajes al mes, tres abonos y pico; para redondear, 39,5. Nos quedan 200 euros por 7:30 horas a las semana, que son 30 horas al mes. 6,6 euros por hora, a lo que habría que añadir por el tiempo empleado en preparar la clase o en desplazamientos. A estos 200 euros hay que recortar todas las tasas indirectas que afecten al candidato, idénticas a las que paga, por ejemplo, el dueño de la empresa concesionaria.

Sigamos. En el curso de Valle Inclán, por ejemplo, el profesor cuesta a la empresa 67,36 euros al mes. No he encontrado la cantidad que cuesta el curso, pero sí que se cobra porque se afirma que el  último día de pago es el 26 de julio. Si hay 10 alumnos, cifra normal, que pagan 50 euros al mes, cantidad baja para un taller, pero posible para un curso  municipal, son 500 euros. Habría que eliminar, quizá, algún tipo de pago por uso de infraestructuras; pero, teniendo el cuenta que se trata de locales municipales y talleres organizados por el  Ayuntamiento, es probable que este pago sea cero. Se ofrecen cuatro cursos: 2.000 euros brutos al mes.  Quitando la retribución del profesor, son 1.730,56 al mes de saldo positivo bruto para la empresa de gestión cultural (20.766,72 al año). No sabemos cuánto paga al Ayuntamiento por la concesión, pero tampoco si el Ayuntamiento le da algún tipo de canon por alumno.

Sí podemos calcular lo que representa en este saldo la retribución del profesor, la fuerza de trabajo, según los marxistas; el valor añadido, según los posmodernos: 15%. El que pone el esfuerzo, el conocimiento y el trabajo es el 15%. El que pone los contactos y el saber hacer para llevarse la concesión, el 85%. Ambos pertenecen a una clase diferente, pero sólo el segundo lo sabe.

El proceso que ha seguido el Ayuntamiento de Madrid ha sido el siguiente. Existe un cuerpo de docentes o animadores vinculados al área de cultura del Ayuntamiento. Normalmente, es gente con formación y que ha accedido al puesto pasando por algún tipo de filtro abierto y cuya vinculación es contractual y reglada. La empresa pública contrata de forma fija atentiendo a su convenio: salarios de 15.000 euros al años más gastos sociales (seguridad social, desempleo, etc.) y, quizá, algún tipo de beneficio relacionado con servicios públicos, como descuentos en el transporte.

Llega la crisis. El Ayuntamiento contrata a nuevos cargos de confianza, sin filtro, para la racionalización de los servicios. Esos cargos de confianza contratan a su vez, por concurso de urgencia, a una consultora que elabora un plan de racionalización de los servicios. La conclusión imaginativa es echar a gente. El Ayuntamiento despide a los docentes y saca a concurso la concesión. A diferencia de la oposición, filtro abierto y transparente, el concurso es un filtro cerrado y opaco: no todo el mundo tiene acceso.

Lo más probable es que, tras el shock inicial, sea el propio docente quien gane la oferta y acepte pasar de 1.000 euros al mes a 200. También es probable que, tras la indignación incial, los alumnos no le den importancia a nada. Quizá antes no pagaban y ahora, sí y, además, les han subido los impuestos (el valor del producto se ha disparado). Por lo menos, siguen teniendo el curso e, incluso, es probable que con el mismo profesor. Si no es así, y la calidad baja, se achacará a la desidia del nuevo profesor. La cultura del esfuerzo, se dirá. La transferencia de renta es clara entre los productores (profesor y ciudadanos que acuden a sus clases) y élites extractivas (cargos de confianza, consultora y concesionaria, etc)

Para la institución pública, el negocio parece redondo. Pierde un coste fijo, el empleado, y gana un ingreso, la concesión; además de los nuevos cargos de confianza y el coste de la consultora. Menos empleados, menos preocupaciones, en línea con los valores de la cultura del esfuerzo. La cuestión es si al Ayuntamiento le interesa dejar de existir y lanzar el mensaje de que estaba haciendo una cosa innecesaria, que la calidad de la formación pública es una cosa innecesaria y que él mismo es innecesario porque todo puede ser subcontratado. Tampoco sé si a las instituciones les interesa que la sociedad experimente una devaluación tan fuerte. El nivel de gasto de una persona que cobra 200 no es el mismo que el de una que cobra 1.000 y, si no hay gasto, no hay consumo y, si no hay consumo, no hay sociedad de consumidores.

Este proceso se llama sistema maquila. Una empresa privada, Nike o Apple, solo acoge en su sede una alta dirección. y, quizá, innovación y comunicación. Todo lo demás se subcontrata a través de empresas, habitualmente, situadas en países sin regulación laboral, zonas de sombra. Los trabajadores no tienen ninguna capacidad de coerción porque no existen, no son visibles. Si se deciden tener voz, el sistema permite trasladar la producción con agilidad y vuelven a dejar de existir. En un principio, el sistema se estableció entre Canadá y EEUU con México, pero ya está globalizado. Si en Honduras quieren cobrar más de un euro al mes por coser botas, se traslada la producción a Filipinas.

Como era de esperar, el proceso se ha extendido. Ya no solo son grandes multinacionales, sino instituciones públicas y empresas medianas o pequeñas y, lo más interesante, las zonas de sombra aparecen dentro de los países sede. Ya no es necesario irse fuera porque el coste salarial ha descendido drásticamente. Una empresa es un logo, una alta dirección y un grupo heterogéneo de subcontratas y autónomos.

El proceso de los talleres de escritura del Ayuntamiento de Madrid es el modelo de los servicios públicos. Hoy, nos parece imposible que la enseñanza de la Complutense pueda subcontratarse a una empresa externa o que los hopitales tengan médicos que cobren por consulta u operación. Seguro que, hace años, los 200 euros también nos parecían imposibles.

No estamos hablando de desequilibrio en el reparto de los recursos, no se trata de caridad hacia los débiles o los desfavorecidos. Se trata de élites extractivas que utilizan todos los resortes para captar las rentas de los productores. El principal es el cambio en el modelo de tributación: de impuestos proporcionales, directos y controlables a tasas indirectas, extractivas y discrecionales. Son élites extractivas que construyen zonas de impunidad siguiendo el modelo de las zonas de sombra sin regulación laboral. Los derechos legislados y tutelados dejan de existir; ese es el objetivo de, por ejemplo, los cambios legales sobre el derecho de reunión o, más evidente, el sistema de tasas judicial. Son élites extractivas que no se constituyen a través del esfuerzo, sino de las transferencias de renta. Un ejemplo: en la ciudad de Alcorcón, una multinacional ha quedado exenta de pagar el impuesto de bienes inmuebles; el resto tendrá una subida cercana al 100% en los próximos años. Otro ejemplo: en la ciudad de Alcorcón, 300 trabajadores municipales van a tener una reducción del 50% de empleo y sueldo y 60 serán despedidos; 51 cargos de confianza cobran una media de 60.000 euros.

El proceso es imparable porque está asumido por toda la sociedad. No es una cuestión de partidos políticos, sino de pensamiento global; no es una partida concreta, sino las reglas de juego. No se trata de los discursos, sino de los conceptos que se usan. No se puede hablar de la gravitación universal cuando todo el mundo tiene claro que la tierra es plana.

La solución pasaría por recuperar el equilibrio perdido entre los grupos sociales. Para llegar a ese punto, hay dos caminos, el largo y el corto. El primero requiere un cambio en la hegemonia cultural, una modificación de las reglas de juego, entender que la tierra no es plana y que gira sobre sí misma y alrededor del sol. A partir de ahí, se puede entender la gravitación universal. Se trata de un tránsito largo y que requerirá que los productores tomen conciencia de serlo y creen nuevos resortes de equilibrio. Confiar en la recuperación de los viejos, como la legislación o las instituciones colectivas, es una lucha inútil. No se trata de resistir, sino de atacar. Será un camino lento; es probable que no lo veamos.

El otro camino, el rápido, pasa por la eliminación de zonas impunidad, la desaparición de espacios ajenos al sufrimiento, la extensión de la crisis a todos los ámbitos y revertir las transferencias de renta. El proceso actual se produce, como todos en los primates, por un desequilibrio en la capacidad de coerción. Los productores la han perdido, mientras que las élites extractivas, gracias a la globalización económica y, sobre todo, a su hegemonia cultural, la han acumulado. Hay que recuperar la capacidad de coerción, ser de nuevo visibles porque, sin existencia, no hay derechos; sin voz, no hay palabras.

Evidentemente, se tratará de un proceso con conflicto porque nadie acepta ceder recursos sin coerción, pero no es una llamada a un estallido concreto porque todos son inútiles. Se trata de compensar la violencia que las élites ejercen con la misma contundencia y sistematicidad. También, usando los resortes institucionales. Todo el mundo se debe sentir implicado por la crisis. No puede haber zonas de impunidad. Es necesario tomar conciencia de que se trata de una lucha constante, que no basta con un día, hay que hacerlo todos los días, palabra por palabra, casa por casa.

Habrá que ir al monte, claro, a buscar a las empresas concesionarias, a las altas direcciones a los cargos de confianza. Habrá que ir al monte a buscar a los partisanos de nuestra miseria. Ya no es lucha de clases. Estamos en guerra, pero solo ellos lo saben.

El nuevo Mapa de Europa

Martes, 20 de Noviembre de 2012

mapa Europa

La CEDA arrasará el #25N (como ya se sabía)

Lunes, 19 de Noviembre de 2012

Los últimos sondeos sobre las elecciones catalanas destacan que CiU no logra la mayoría absoluta y que, ni de lejos, tiene ese gran apoyo reclamado en la disolución del Parlament. Los análisis dicen que la táctica de CiU ha sido un fracaso, algo que revela una gran ingenuidad porque se acepta que las intenciones de los partidos se ajustan a su discurso público. El resultado se ajusta a lo previsto porque no se puede ver a CiU aislada, sino como parte de la CEDA, Confederación Española de Derechas Autónomas.

Esta formación, la CEDA, ha ganado las dos elecciones celebradas este otoño y ganará la tercera.

Esta formación, la CEDA, nunca ha tenido como objetivo romper el marco constitucional, sino reforzarlo para evitar cualquier evolución y el resultado permitirá a su delegación catalana volver a colocar el barco de la soberanía en medio del océano, siempre camino de Ítaca.

Esta formación, la CEDA, usará el apoyo recibido en las urnas para continuar la política de redistribución social, una separación más definida entre clases gracias a la sustitución del sistema de impuestos redistributivo por un sistema de tasas extractivo.

Esta formación, la CEDA, ganará las elecciones con el voto de la gente a la que está arruinando porque aún no se ha enterado o no quiere enterarse o no se enteraría de ningunda manera.

Después, pase lo que pase, todo se asumirá porque llegará el shock del rescate (y porque no habrá oposición).

PD: Todo el barullo formado en las últimas semanas en torno a la independencia es una lucha interna dentro de la CEDA, como el caso Madrid Arena, y en ese marco hay que entender las revelaciones de El Mundo sobre ambos temas.

El Armagedón no sucederá en Alcorcón (gracias al Ayuntamiento)

Lunes, 19 de Noviembre de 2012

A finales de octubre, los diarios publicaban que el Gobierno accedía a las peticiones del promotor Adelson, vehiculadas a través del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Su complejo quedaría exento de varios impuestos; por ejemplo, el IBI. Por esas fechas, los vecinos de Alcorcón, una de las localidades candidatas a albergar el complejo de Adelson, recibíamos el recibo del IBI con una subida del 28%. Resumen para tertulianos: el multimillonario Adelson no paga impuestos; una familia con un único ingreso tiene una subida del 28%. Resumen para tertulianos defensores de la familia: un complejo de casinos y burdeles no paga impuestos; una casa familiar devota de Bob Esponja tiene una subida del 28%. Sí, es un sistema ya aplicado en el exterior; concretamente, en México. Las maquilas y los resorts no pagan impuestos.

El recibo se completaba con una carta del Ayuntamiento donde se nos decía que eran ciertos los rumores. A la subida de este año, 28%, le sucederán otras hasta casi duplicar el recibo en 2017. La culpa es toda del equipo de gobierno anterior y el actual nada puede hacer. Es decir, que al tiempo que promueve la exención del IBI para el multimillonario Adelson, me dice que no puede hacer nada con el IBI de mi casa. Es decir que, en 2017, España puede estar fuera del euro o ser una República o estar integrada en los Estados Unidos de Europa, pero el IBI de Alcorcón no se puede tocar. En 2017, Andalucía puede ser independiente o podemos estar en guerra con China o, incluso, puede llegar el Armagedón maya o el de Carlos Jesús, pero el IBI de Alcorcón no se puede tocar. No logro sentir el placer de saber que, aunque todo se haya ido a pique, el Ayuntamiento de mi pueblo permanecerá en pie para cobrarnos el IBI.

PD: La conclusión a la que he llegado es que se creen que somos tontos. Y tienen razón. Concretamente, como dijo el anterior alcalde de Getafe, tontos de los cojones.

La Vanguardia y el Front d’esquerres

Lunes, 12 de Noviembre de 2012

Dentro de las derivas insólitas de La Vanguardia, quizá la más singular sea el buen trato que recibe la formación CUP (Candidatura d’Unitat Popular). Para los que no conozcan la política catalana, dice Wikipedia:

En 1987 se inscriben como partido siendo la marca de gentes del Moviment d’Esquerra Nacionalista (MEN) y del Moviment de Defensa de la Terra (MDT) para presentarse en la elecciones municipales. […]
La CUP acoge gente de sensibilidades diferentes dentro de la izquierda independentista, pero destaca el elevado número de gente vinculada a “casals” (centros okupados) y colectivos de ámbito local, así como a organizaciones de la izquierda independentista como Endavant, el MDT, Maulets o CAJEI.
En octubre de 2012 anunció que se presentaría a las elecciones al Parlamento de Cataluña por primera vez; contará con el apoyo de En Lucha, Corriente Roja, Lucha Internacionalista y Revolta Global.

El MDT se creó a partir de una resolución de la II Asamblea de Terra Lliure y, para completar el cuadro, un dato: hace algunas semanas, una delegación de la CUP viajó a Bilbao a estrechar lazos con EH Bildu. Con esa luz, hay que leer el artículo de Antonio Puigverd, articulista de posiciones muy moderadas (CUP no tiene representación en el Parlament):

Durante años las CUP han ido tejiendo y reelaborando las diversas tradiciones del radicalismo catalán. No son una fuerza más. Ni un invento precipitado. Son activos y reflexivos. Siendo indignados, no son tan sólo el resultado de una emoción. Siendo alternativos, no son teatrales. Han articulado un pequeño movimiento puritano, insobornable, que evoca el de aquellos fraticelli medievales que agrupaban a los pobres abanderando la hermandad. Los fraticelli fueron aplastados. No por lo que decían, sino porque la hermandad en aquel tiempo era contagiosa. No está claro que hoy también lo sea.

Guau. Recordemos: En Lucha, Corriente Roja, Lucha Internacionalista y Revolta Global. Guau, de nuevo, ¿verdad?.

Caben tres posibilidades. Una, no tan extraña como pudiera parecer: ese es nuestro 15-M y no el importado. Los adjetivos no son inocentes. “Siendo indignados…. Siendo alternativos…”. Hace años y medio sonaron muchas alarmas en Barcelona: se copiaba lo que se hacía en Madrid sin darle ningún barniz propio. La otra posibilidad es que La Vanguardia juegue, como la prensa de derechas madrileña a quien tanto se parece últimamente, a dar cancha a los que pueden debilitar al contrario. Es decir, si el voto de izquierdas se divide aún más, la ley d’Hont multiplicará los escaños de CiU aunque los votos no crezcan. Desconozco la tercera posibilidad.

Del diagrama electoral del 25-N, lo más interesante a largo plazo no es si CiU logrará la mayoría absoluta o quién será el segundo o si hay cinco o nueve fuerzas en el Parlament. A largo plazo, lo más interesante es que, como sucedió el Galicia la tarta presentará una izquierda muy dividida y, la evolución lógica será una coalición, un Bloque de la Izquierda (la prensa de izquierdas, el diario o maspublico lo llamará Syriza y la prensa de derechas lo llamará Frente Popular y dirá uhhhhhhhh). La social-democracia se dividirá o se desgajará, que no es lo mismo porque, en el segundo caso, podrá prestar su infraestructura a este nuevo Bloque. Liderazgo, no.

Los cuadros de este nuevo bloque, como Alberto Garzón, estarán bastante preparados, muy ideologizados y, ojo, serán un cambio generacional. Es probable que llegue gente que no se ponga al teléfono, que no le dé miedo romper el concordato o no reconocer el déficit de tarifa. en efecto, serán activos y reflexivos; no sé si puritanos; pero sí, insobornables. No querrán remontar el partido o perder honrosamente, sino cambiar las reglas y jugar a otra cosa.

Brindar con champán

Viernes, 9 de Noviembre de 2012

Hace años, en la magnífica Pelota Vasca, alguien -no recuerdo quién- señalaba el  20 de diciembre de 1973 como el hito que condicionó la prolongación de la violencia. Esa mañana, decía, tres personas [el presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco, el inspector de Policía, José Antonio Bueno Fernández, y el chófer, José Luis Pérez Mogena] fueron asesinadas y toda la gente de mi entorno, mi trabajo, mi barrio o mi familia, lo celebró. Se descorcharon botellas de champán y se brindó. No éramos gente violenta, ni apoyábamos a ETA, pero celebramos el atentado y fuimos incapaces de ver que eran tres personas. En ese mismo documental, Iñaki Gabilondo completaba el argumento. Hay un momento en el que una sociedad asume que, en unas determinadas circunstancias y para conseguir algo concreto, se puede matar. Ese es un naufragio moral del que no se sale, aunque cambien las circunstancias o el objetivo. Otra persona decía que se asume enseguida el “algo habrá hecho” y Sádaba recordaba a Shakespeare: “He ido tan lejos en el lago de la sangre que, si no avanzara más, retroceder serí­a tan difí­cil como ganar la otra orilla” (Macbeth, escena IV).

Nunca estamos tan lejos del lago de la sangre como para no olerla. Siempre hay gente que pierde los nervios.  El 14 de diciembre de 2010, Pere Puig, preocupado por su posible despido, mató a cuatro personas en Olot, dos empresarios que le debían varias facturas y dos bancarios de la sucursal que había cursado una orden desahucio. En aquel momento, fue considerado un caso aislado, un problema psiquiátrico. Se dijo que era “extraño y solitario” y que, muchos días, tras el trabajo, se disfrazaba de ’sheriff’ y caminaba por las calles de la localidad con un sombrero, una pistola de juguete y una estrella en el pecho. El problema nunca es la sangre, sino el champán.

Hoy, una mujer de 53 años ha fallecido tras arrojarse del segundo piso de su vivienda en Barakaldo (Vizcaya) cuando iba a ser desahuciada. El pasado 26 de octubre, un hombre de 53 años, que llevaba en paro desde hace alrededor de cuatro años, se tiró también por la ventana de su vivienda en Burjassot (Valencia) cuando iba a ser desalojado. Un día antes, José Miguel Domingo, de 53 años, fue hallado muerto en el patio interior de su domicilio, en el barrio de la Chana en Granada. Poco después, aparecieron en la vivienda los agentes que iban a desalojarlo. También hemos leído que “Un Juzgado de Almería ha reclamado a una anciana de 77 años que se encadenó en una sucursal bancaria, para tratar de evitar su desahucio, el pago de una multa de 60 euros por una falta de coacciones y una indemnización de 201,52 euros a Unicaja por el gasto derivado de retirar el cristal de la fachada. La juez le da “el plazo de un día” para pagar”. También que “Raúl de la Hoz, procurador en las Cortes de Castilla y León por el PP, pidió al juez que embargase la prestación por desempleo de una mujer a la que el banco reclamaba dinero tras la ejecución de una hipoteca”.

Si mañana alguien pierde los nervios como Pere Puig y asesina a los dos empresarios que no le han pagado y lo van a despedir y a los empleados del banco que lo va a desahuciar es posible que haya una terrible división de opiniones. Es posible que el foco no esté en la gente que ha perdido la vida, que no se sepa ver que eran personas y solo se vea a la empresa y la entidad financiera. También, que haya comprensión hacia el asesino y no haya un análisis psiquiátrico, sino social. Es posible que gente no violenta brinde con champán en Twitter y que se produzca ese naufragio moral del que hablaba Gabilondo. Nunca pasa nada, hasta que pasa.

PD: Este blog siempre ha confiado en la inteligencia de sus escasos lectores, pero nunca se sabe: no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada…

Transferencias de renta internacionales

Miércoles, 7 de Noviembre de 2012

Leemos:

La Comisión Europea, el FMI y el BCE han planteado reducir la indemnización por despido, acabar con los aumentos salariales por antigüedad e imponer la semana laboral de seis días, así como eliminar los convenios colectivos.

Las dolorosas medidas, requeridas por los acreedores externos como condición para continuar pagando el crédito de ayuda al país con el fin de salvarle de la quiebra, incluye además elevar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años, así como recortes en salarios públicos, pensiones y prestaciones sociales.

Y, también:

Alemania retira el copago sanitario por consulta en año electoral

La capacidad de aguante del pueblo griego es menos sorprendente que la frivolidad alemana y, aún menos, que la credulidad generalizada: ¿laboriosos alemanes y perezosos griegos?, ¿Y ya?