Archivo de Septiembre de 2012

Transferencias de renta II (De Clot a Valldoreix en tres estaciones)

Lunes, 24 de Septiembre de 2012

Vamos a ver cómo usa la CEDA sus estructuras de estado en Catalunya a través de una transferencia de renta directa. Leemos en La Vanguardia:

Xavier Trias prevé una nueva subida de las tarifas de transporte

El alcalde de Barcelona justifica que “no podemos dejar que nuestros nietos paguen los billetes de metro de hoy”, pero evita concretar los detalles de la subida

El asesor ha usado un discurso de Thatcher previo a la formación de los Smiths, esto es insostenible, lo pagarán nuestros nietos; ideas, ojo, que no surgen cuando se habla de rescatar a entidades financieras o de gestión de infraestructuras; entonces, se usa otro discurso, peor será si no lo hacemos, es muy grande para caer, puede provocar problemas mayores.

Pero no nos desviemos de la transferencia de renta. Leímos en El País:

La Generalitat usa Barcelona como banco ante la falta de liquidez

El Gobierno de CiU arrastra una deuda de 200 millones con el Ayuntamiento

El Ejecutivo todavía debe a los municipios 150 millones del ejercicio de 2011

La caja vacía de la Generalitat de Cataluña tiene en la saludable cartera del Ayuntamiento de Barcelona una de sus fuentes de financiación más recurrentes. Ante la asfixia que sufre el Gobierno de Artur Mas, el alcalde Xavier Trias (CiU) no ha dudado en poner dinero allí donde la Administración autonómica no llega o en ser más permisivo a la hora de cobrar deudas pendientes. Así ha ocurrido cuando el Ayuntamiento ha prestado dinero a la Generalitat para la construcción de la escuela La Mediterrània, en la Barceloneta, o para dar ayudas a la quebrada aerolínea Spanair. La oposición, en especial PSC y PP, denuncia, además, que las condiciones en las que se devolverán esos créditos son demasiado inconcretas, por lo que estos podrían peligrar. En total, la Generalitat arrastra una deuda de 200 millones de euros, según explicó la segunda teniente de alcalde, Sònia Recasens, en el último pleno.

El grupo municipal del PSC calcula, de acuerdo con la Cuenta General del año pasado, que la morosidad del Gobierno de Mas con la ciudad llega al 88,7%. De los 100,3 millones correspondientes a las transferencias corrientes y de capital —recursos destinados a políticas como la ley de dependencia y las plazas de guardería municipal— aún quedan pendientes 89 millones. Los impagos son el 70% superiores a los de 2010. Entonces se pagaron 51,6 millones de los 108,3 millones pendientes ese año. El Ayuntamiento declinó desglosar la deuda que acumula.

Vaya, quizá con esos 200 millones de euros no haría falta subir las tarifas. Sigamos al último paso. Una información del 20 de marzo de 2011:

El Gobierno catalán de CiU prepara una reforma del Impuesto de Sucesiones en el que quedarán exentos de pago únicamente los parientes de primer y segundo grado de consanguinidad que hereden. El resto de tramos -a partir del tercero- seguirá tributando, lo que permitirá a la Generalitat continuar recaudando 120 millones de euros anuales, según ha avanzado el secretario de la Generalitat, Germà Gordó, en una entrevista de Europa Press.

Mas eliminará antes de las municipales esta figura impositiva en las herencias entre cónyuges o entre padres e hijos -primer grado- y entre hermanos o entre abuelos y nietos -segundo grado-. En cambio, se va a mantener el tributo a partir del tercer grado, esto entre tíos y sobrinos, y en adelante, por ejemplo entre primos (cuarto grado) o cuando no haya ningún tipo de parentesco. “El impuesto no desaparece. Lo que desaparece son determinados tramos”, ha explicado el secretario del Gobierno autonómico.

Actualmente, la Generalitat recauda 250 millones de euros al año por este impuesto, del que tiene competencia exclusiva. La merma prevista de 130 millones se compensará mediante una “mejor gestión” de los recursos públicos, por lo que se trata de una cifra perfectamente asumible para las arcas públicas, según Gordó.

El impuesto se suprimió y los 250 millones se dejaron de recaudar. Creo que la línea de la transferencia de renta es clara: Aportadores de rentas/Sociedad contributiva-Instituciones legisladoras, recaudadoras, gestoras y coercitivas-Tomadores de rentas/Élites extractivas.

Estas ya son estructuras de estado y funcionan bastante bien.

La peluquería del Tío Tom (Pilar Rahola explica a José Ignacio Wert)

Domingo, 23 de Septiembre de 2012

Leo:

El objetivo es “incrementar el número de alumnos en FP”

Lo que el Gobierno ofrece como “atender a los talentos distintos” es visto por la oposición y los sindicatos como un intento de separar al alumnado más difícil

(…) Mientras sindicatos como CC OO y UGT, y partidos de la oposición como IU y el PSOE, se quejan de la falta de diálogo (en contra de lo que sostiene el ministerio) y consideran que, lejos de acabar con el abandono y mejorar los resultados, estos empeorarán con las evaluaciones externas y las reválidas (la de bachillerato sustituirá a la Selectividad), y con la especialización de centros que podrían acabar creando guetos, aseguran. También con los itinerarios más tempranos: en 4º de ESO, hacia FP o bachillerato; a los 15 años, con la nueva FP básica (no dará acceso directo a la FP de grado medio como decía la ley de economía sostenible) y a los 13 con programas de mejora del aprendizaje. (…)

La reforma era previsible. Hay demasiados licenciados; demasiada gente en la parrilla de salida. No todo el mundo tiene el mismo coche, los mismos neumáticos o puede parar las mismas veces en boxes, pero el exceso de tráfico proporciona resultados molestos. Por ejemplo, el hijo de un cirujano podía quedarse sin plaza en la Complutense y tener que ir a hacer los tres primeros cursos al CEU o a otra universidad fuera de Madrid; después, el MIR le podía dejar sin la especialidad y tener que hacerse estomatólogo. Ahora, con la matrícula rondando las 300.000 pesetas está todo mucho más claro.
Hace dos años, en una pieza sobre el día de la victoria de Mas, Pilar Rahola explicaba la base ideológica de la reforma educativa del ministro Wert.

Tiene el teléfono! Es así como a las 10.30 Artur Mas i Gavarró puede hablar con Juan Pedro Fernández Fernández, nacido en el Caniles de la sierra granadina. “¿No habíamos quedado a las 11.30?”, pregunta el barbero, que lo conoce desde que tenía unos 15 años y que le afeita la barba con espuma y le corta el pelo cada domingo de elecciones. “Lo hago venir yo. Siempre hay que retocarle un pelín, alguna cosa anormal, cositas de esas así, que siempre están creciendo”.

(…)

Pero el barbero no siente vértigo, sino un franco orgullo que remata con una frase para la historia: “Corto los pelitos de la nariz porque ya tenemos al president en marcha”. Y entonces hará uso de su potestad de psicólogo y le dará consejos mientras le estira la nariz y le acerca la navaja. “Si alguns poguessin tenir ara aquesta navalla a la mà, amb les ganes que em tenen…”, llega a decir Artur antes de recibir un sonoro “cállate”. Y será entonces cuando su barbero esculpirá un consejo para el president: “Que siga con el pensamiento que tiene, que es un pensamiento sano. Y a ver cómo se encuentra las arcas, que sin harina no se puede hacer pan”. Antes de marcharnos sabremos que Mas ya no tiene edad para llevar bigote, que no se tiñe las canas, que nunca ha usado laca, y que tendrá que dar golpes de zapato porque es demasiado buena persona y se mete en un mundo de envidias. Por los golpes de zapato que no se preocupe, “quan m´he de posar dur, m´hi poso, i ho he demostrat”.

“Lo hago venir yo. Siempre hay que retocarle un pelín, alguna cosa anormal, cositas de esas así, que siempre están creciendo”. “Corto los pelitos de la nariz porque ya tenemos al president en marcha”. “Que siga con el pensamiento que tiene, que es un pensamiento sano. Y a ver cómo se encuentra las arcas, que sin harina no se puede hacer pan”. “Señorita Escarlata, señorita escarlata, tiene que comer antes de ir a la fiesta”.

El artículo deja claro el lugar de cada uno, incluso lingüísticamente, en el mundo idílico que estaba a punto de crear taumatúrgicamente el héroe Mas, mitad Rey Arturo, mitad Ulises, capaz de nadar 2.700 metros con unas avellanas. El milagro no se produjo, pero la cosmogonía feudal, no. Hay gente que tiene que ser peluquero, y no abogado, médico o, mucho menos, presidente de la Generalitat (el rival era José Montilla), y gente que puede ser abogado, médico o presidente de la Generalitat. Wert, que comparte partido con Rahola o Mas, la Confederación Española de Derechas Autónomas, sólo le ha puesto cifras a un marco mental previo.

Fraude, impunidad

Miércoles, 19 de Septiembre de 2012

Leo:

“Esto no es un acto contra nadie. No consideramos a nadie enemigo ni adversario sino que queremos construir un proyecto de país”. Artur Mas, presidente de la Generalitat, ha firmado esta mañana un convenio con las cuatro diputaciones catalanas para colaborar en la gestión tributaria y la lucha contra el fraude fiscal, en cumplimiento de la resolución que aprobó el Parlament sobre el pacto fiscal el pasado mes de julio.

La combinación fraude fiscal + Artur Mas ofrece noticias como esta:

El presidente de la Generalitat se ha referido de forma indirecta a las medidas que aprueban los gobiernos, tales como las contenidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2012, que incluyen una amnistía fiscal para que aflore el ‘’dinero negro'’, y ha afirmado que “ante situaciones excepcionales, tiene que haber medidas excepcionales”. “No se puede hacer frente a las dificultades de hoy con las fórmulas de lo que hacíamos años atrás”, ha subrayado el presidente de la Generalitat, que ha añadido que “ahora lo que hace falta es hacer las cosas desde un punto de vista nuevo, cosa que requiere un cierto cambio cultural”.

Según Artur Mas, es importante que en los momentos actuales “Cataluña recupere el espíritu de unidad, tregua, paz, refugio y de cese de hostilidades” y que “seamos capaces de proyectar lo bueno y mejor de nosotros mismos”.

o esta:

El candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, figura, junto a su madre y sus hermanos, como uno de los “beneficiarios” de la cuenta opaca que su padre, Artur Mas Barnet, mantuvo durante 24 años en el banco LGT de Liechtenstein, según publica hoy el diario El Mundo, que cita un informe de la Agencia Tributaria remitido a la Fiscalía Anticorrupción y que le ha facilitado –señala el rotativo –”una de las fuerzas políticas adversarias de CiU”.

Mas ha asegurado que no tenía conocimiento de esta presunta evasión fiscal ni de que su nombre constara como uno de los beneficiarios del fondo evadido al fisco. El candidato nacionalista también ha señalado que su padre ya ha regularizado la situación. De hecho, el Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional archivó este pasado lunes el presunto delito de evasión fiscal cometido por Mas Barnet “por prescripción”.

Según El Mundo, el juez Santiago Pedraz argumenta que el fraude fiscal del depósito del banco de Liechtenstein se cometió antes del 2002 y, por tanto, ya no puede ser castigado. El juez ha aceptado la petición de archivo que le presentó el pasado 17 de noviembre la Fiscalía Anticorrupción.

En el expediente del LGT sobre Mas consta un depósito de 500.000 euros y, según el diario, no se descarta que haya más dinero. El líder de CiU fue supuestamente beneficiario de este fondo incluso en el periodo 1997-2002, en que fue conseller de Economía de la Generalitat. El depósito fue descubierto en el 2008 por las agencias tributarias europeas cuando el Gobierno alemán compró un disquete robado por un empleado del LGT.

Lo que revela la dimensión exacta de todo lo que sucede es esta frase: “El juez ha aceptado la petición de archivo que le presentó el pasado 17 de noviembre la Fiscalía Anticorrupción”. Es decir, que “seamos capaces de proyectar lo bueno y mejor de nosotros mismos”.

Desde la Edad Media, por lo menos los códigos de conducta, castigo y represión que se aplican al resto de la sociedad nunca afectan a los delitos de las élites, protegidas siempre por un circuito de poder que conduce indefectiblemente a su impunidad. Hannah Arendt, en ‘Los orígenes del totalitarismo’.

Por culpa de la Meseta

Lunes, 17 de Septiembre de 2012

Hay gente que no vive, que sitúa su existencia como un bocadillo de nada entre el Gran Arrepentimiento y la Gran Frustración; es decir, entre cómo habría sido su vida si no hubieran tomado esas malas decisiones y cómo podría ser su vida si cambiaran las circunstancias actuales. Es algo que funciona muy bien para no vivir, que es una actitud muy recomendable para no tener problemas. En política, se trata de un marco mental más extendido: el Gran Arrepentimiento se transforma en lo que no hemos podido ser porque no nos dejaron, más el país perfecto que fue que la Arcadia o el Edén, y la Gran Frustración, lo que podríamos ser si nos dejaran, es más el país perfecto que será que la Nueva Jerusalén tras el Apocalipsis o la sociedad sin clases. Funciona muy bien porque centra el foco y elimina culpabilidades, como un enema cerebrovascular.

La CEDA (Confederación Española de Derechas Autonónomas) catalana ha situado el debate político en ese espacio entre el pasado y el futuro. No hemos sido lo que podríamos ser por culpa de los demás, no somos lo que podríamos ser por culpa de los demás y, cualquier cosa que pase, también es culpa de los otros. No hay que equivocarse. Se trata de un nuevo territorio que se separa de la evocación bucólica del pasado y del bucle melancólico para centrarse en la mala hostia. El arrepentimiento y la frustración son espacios íntimos a los que se les ha colocado una respuesta que siempre es inequívoca: ellos. Si no hay dinero para hacer mamografías no es porque hayamos eliminado el impuesto de sucesiones, sino por culpa de la Meseta.

Tras la manifestación, infantilmente escondida por TVE, Artur Mas se presentó en Madrid con un discurso cimentado en la superioridad moral, nos hemos cansado, igual que la Europa del Norte se ha cansado de la Europa del Sur y viceversa. Entre líneas, se leía, nosotros, que tenemos iniciativa, emprendimiento, creatividad y un fondo jansenista, protestante, para darle sentido a todo, tenemos que aguantar a estos vagos y maleantes, hijos de Carmen y Curro Jiménez. Si no hay dinero para pagar a las residencias de ancianos no es porque tengamos un fraude fiscal del 23%, uno de los más altos de Europa, sino por culpa de la Meseta.

El objetivo del discurso era embridar definitivamente la manifestación hacia la cohesión nacional que, para entendernos, quiere decir que la madre de Cornellà que no pude pagar el comedor a su hijo porque le han quitado la beca y lleva las lentejas en el tupper siente como enemiga a la madre de Leganés que no pude pagar el comedor a su hijo porque le han quitado la beca y lleva las lentejas en el tupper y, aún más, que la madre de Cornellà se sienta en el mismo barco que los miembros del Orfeó, que tienen sus cuentas en Suiza y nunca han visto un tupper. El objetivo se ha cumplido. Queda conocer la gestión de la frustración y el arrepentimiento, de la mala hostia. No suele ser fácil.

PD: Es interesante ver que lo poco que ha interesado el tema. Fuera de la CEDA, que quiere centrar la campaña gallega en las banderas, casi nadie ha prestado atención a lo que se presenta como un hito histórico.

El club del castor

Lunes, 17 de Septiembre de 2012

A cuenta de un artículo de Antonio Orejudo donde se dice:

No son sólo los catalanes quienes claman por la independencia. Somos muchos lo que, sin haber nacido en Cataluña o en el País Vasco, quisiéramos estar lejos de esta España arruinada y castiza, patética como el personaje del hidalgo en el Lazarillo de Tormes.

¿Qué son sino manifestaciones independentistas aquellas que hicimos contra la Guerra de Irak o las que organizamos contra los recortes o la marcha sobre Madrid del próximo día 15 o la que rodeará en Congreso el 25 de este mismo mes? La multitudinaria manifestación del otro día en Barcelona y las multitudinarias concentraciones y acampadas del 15-M están alimentadas por la misma fuerza, por la misma ira, por idéntica frustración, por el convencimiento de que este no es nuestro país, el país donde nos gustaría vivir. ¿Acaso no se están independizando también —y de qué manera— los miles de estudiantes, artistas, becarios e investigadores que se marchan de esta nación abortada en busca de otra menos obtusa, menos medieval y más civilizada?

La manifestación de la Diada interpretó en clave independentista un sinfónico malestar de clase, el mismo que alimenta todas la movilizaciones ciudadanas desde el 15-M. No es un conflicto entre naciones, sino el penúltimo episodio de esta renovada lucha de clases.

Mi amigo Manolo me envía este sensacional panfleto documental de Pierre Falardeau. Es el Beaver Club de Montreal, pero el podría ser el Orfeó Català, el Círculo del Liceo, la tribuna del FC Barcelona… Esos lugar donde los que tienen sus cuentas en Suiza hablan de banderas.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=92LsNpoyH7U[/youtube]

Una modesta idea para salvar la prensa de papel

Viernes, 14 de Septiembre de 2012

Tengo la peregrina idea de que la prensa escrita debería especializarse en la inteligencia. La radio, decían en la facultad, es inmediatez y la televisión, la imagen. Internet tiene de todo: inmediatez, imágenes, espacio ilimitado, contenidos ilimitados, personalización, participación, interacción, etc… Cuando finalice el parón tecnológico que vivimos desde hace una década, se lo comerá todo porque es el medio de medios. La prensa debería centrarse en lo que tiene, prestigio, y ofrecer profundización. Si se centra en competir, consigo misma, además, con su Bruto o su Jeckyll, dependiendo de los casos, perderá; perderá la batalla y, con ella, el prestigio.

PD: Los diarios deberían ofrecer dos temas por sección, con cuatro páginas para cada uno de ellos, y, quizá, una página de titulares a modo de recordario, pero sólo quizá. Y todo de pago, aunque no necesariamente directo.

Élites extractivas y tomadores de tributos

Jueves, 13 de Septiembre de 2012

El pasado domingo, César Molinas publicó un interesante artículo en el que sostenía que la clase política española nacida en la Transición se ha convertido en “una élite extractiva”.

Una élite extractiva, en el sentido que dan a este término Acemoglu y Robinson en su reciente y ya célebre libro Por qué fracasan las naciones, se caracteriza por:

Tener un sistema de captura de rentas que permite, sin crear riqueza nueva, detraer rentas de la mayoría de la población en beneficio propio

Tener el poder suficiente para impedir un sistema institucional inclusivo, es decir, un sistema que distribuya el poder político y económico de manera amplia, que respete el Estado de derecho y las reglas del mercado libre. Dicho de otro modo, tener el poder suficiente para condicionar el funcionamiento de una sociedad abierta -en el sentido de Popper- u optimista -en el sentido de Deutsch”.

Abominar la ‘destrucción creativa’, que caracteriza al capitalismo más dinámico. En palabras de Schumpeter “la destrucción creativa es la revolución incesante de la estructura económica desde dentro, continuamente destruyendo lo antiguo y creando lo nuevo”.  Este proceso de destrucción creativa es el rasgo esencial del capitalismo.”Una élite extractiva abomina, además, cualquier proceso innovador lo suficientemente amplio como para acabar creando nuevos núcleos de poder económico, social o político.

El antropólogo marxista Eric Wolf llamaba tomadores de tributos a las élites extractivas y, en su libro Europa y la gente sin historia, situaba el origen en el modelo de la Reconquista:

En el curso de las guerra que sostuvieron contra estados musulmanes en la península ibérica, Portugal y Castilla surgieron como organizaciones venturosas de tomadores de tributos. En ambos reinos, el control real del comercio acrecentó el poder de la monarquía y dio a la élite tomadora de tributos riqueza suficiente para comprar mercancías en el exterior sin alterar con ellos la estructura tributaria interna. Sin embargo, en ninguno de esos dos países, tal riqueza bastó para cubrir los costos de la administración y la guerra. Las bancarrotas y las deudas de la monarquía transfirieron el control de la Real Hacienda y el comercio a manos de banqueros extranjeros. (…) En 1550, la Corona española sufrió su primera quiebra; en 1575-1576, la segunda, que arrastró a las casas comerciales de Baviera.

(….)

Castilla, que marchaba contra los árabes en Andalucia, acabó aprisionada en un papel militar y las tierras se distribuían entre los nobles militares que capitaneaban la conquista. Esto produjo, a fines del siglo XV, que el 2-3% de la población tenía el 97% de la tierra. La ocupación dominante en las tierras de Castilla fue la ganadería, sobre todo, la cría de ovejas, cuya lana de merino se exportaba a Holanda, donde se convertía en finas telas.

Por el contrario, las tierras de la Corona de Aragón fueron colonizadas gradualmente por individuos que creaban comunidades pequeñas donde la tierra se distribuía con mucha más uniformidad que en Castilla. Al mismo tiempo, La Corona de Aragón había conjuntado el Principado de Catalunya, muy orientado hacia el comercio y un Aragón que primordialmente era rural. En los siglos XIII y XIV, Cataluña fue un próspero estado comercial que tenía conexiones marítimas hasta el Levante. Sin embargo, en el siglo XV menguó ante la competencia de Génova, que la superó al entrar en relaciones comerciales y financieras con Castilla (Los comerciantes genoveses aparecieron en Portugal en el XIII y, en el XV, llegaron a Sevilla familias como los Spinola, Centurioni, Guistiniani o Doria; Colón trabajaba para los Centurioni). Esta coalición de financieros genoveses y nobles castellanos productores de lana ahogó el crecimiento comercial de Cataluña y minó la eficacia de la producción y exportación de textiles de Cataluña. A fines del siglo XIV y durante el XV se deterioró aún más la economía de Cataluñañ debido a una serie de fieros levantamientos de campesinos contra los impuestos tributarios (feudales) y a conflictos abiertos en la ciudades entre el patriciado mercantil y los pequeños artesanos y comerciantes.

La unión de Castilla y Aragón unció dos socios muy desiguales y aseguró el predominio de Castilla sobre Aragón, que ya era una sociedad en retirada. Otorgó un papel destacadísimo en el nuevo estado a los nobles propietarios de inmensos hatos de ovejas. Se habían organizado en una poderosa asociación, la Mesta, que podía promover sus intereses sociales y políticos relacionados con el Estado, a cambio de pagar impuestos a la Corona. La exportación de lana castellana por los puertos del norte ligó esta periferia cantábrica a los intereses de la nobleza militar castellana.

La decisiva inclinación castellana hacia una economía pastoral no sólo ahogó el desarrolló industrial de España, sino que redujo la aptitud de otras clases para poner en jaque el dominio de los tomadores de tributos. La guerra y apoderamiento de pueblos y recursos, no el desarrollo comercial e industrial, llegó a ser el modo dominante de reproducción social. Vistas así las cosas, la conquista del Nuevo Mundo no es más que una prolongación de la Reconquista. La afluencia de la plata del Nuevo Mundo a partir del siglo XVI redujo todavía más el desarrollo industrial de España, pues produjo alzas de precios e inflación, lo que hizo que no pudiera competir con los precios industriales de Holanda.

Sin embargo, la plata del Nuevo Mundo acrecentó los ingresos de la Corona. Juntas, las ovejas de España y la plata de las Américas, costearon grandes operaciones militares de España en Europa y el crecimiento de una burocracia real que excedía con mucho las posibilidades de la economía española. Se compensó el déficit en los gastos mediante préstamos de financieros extranjeros, a los que halagaba en extremo prestar sobre futuras importaciones de plata o sobre impuestos que se cobrarían sobre la venta de lana. Fue así como España nunca contó con una política económica coherente. La burocracia imperial se limitó a actuar como conductores de la riqueza hacia los cofres de Italia, el sur de Alemania y los Países Bajos. La expulsión entre 1609 y 1614 de 250.000 musulmanes no conversos que vivían en el sur de España debilitó más la agricultura del país, pues detuvo los pagos por renta a los señores que, a su vez, no pudieron pagar sus deudas e hipotecas. A mediados del siglo XVII hasta las exportaciones españoles de lana empezaron a perder terreno ante la competencia inglesa. Declinó la navegación y, para fines del siglo XVI, los navieros españoles ya no podían competir eficientemente con las nuevas técnicas de los astilleros del norte de Europa. El capital fluyó más y más hacia préstamos privados y bonos del gobierno que ofertaba más intereses que las inversiones directas en empresas productivas. La España de 1600 era ya es mundo en descomposición y de desencanto que Cervantes describe en el Quijote.

Crónica de una psicopatía

Miércoles, 12 de Septiembre de 2012

El problema, como explicaron los filósofos franceses de los 60 que aún no entendemos del todo, está en el ojo, no en la imagen. Cuando surge el debate sobre los toros, siempre hay alguien que explica que los animales de consumo están peor cuidados en las granjas, que viajan en condiciones penosas y que son sacrificados violentamente. También, que hay gente que lo pasa mucho peor que los animales, como los niños que viven en los basureros o los mineros africanos. Sí, pero no hay un ojo. Es decir, no se retransmite el sufrimiento ni se hace una fiesta de él. No hay un canal que ofrezca matadero 24 horas, ni tampoco existe un reality con trabajadores esclavos de las tenerías brasileñas, aunque todo es dar ideas. Si quiere liberar a Zé Manoel, llame al taltaltal; si cree que Mauro merece unos latigazos, envíe LATIGO al taltaltal. El problema, insisto, es el ojo. La crueldad con los animales es un tema insoluble porque lo es la crueldad con las personas. Por más que subamos las penas, por más que cientos de miles de cuentas de twitter se ofrezcan para fumarse el cigarro hecho con el escroto del tipo granadino, seguirá habiendo gente capaz de planificar y ejecutar el asesinato de sus hijos. La cuestión es el ojo que no empatiza con el sufrimiento, sino que disfruta; se llama psicopatía.

Hoy, leemos la crónica de una psicopatía:

(…)

Decenas de lugareños –unos ataviados con bermudas, sandalias, camisetas de tirantes y gorras de beisbol; otros, con el uniforme de peñas y mascarillas o pañuelos cubriéndoles la cara- echaron mano de sus lanzas y se aproximaron expectantes a clavárselas al morlaco. Antes, un lancero experimentado pero demasiado mayor para echar a correr si la ocasión lo requiriera, aleccionaba a los más jóvenes: “No os olvidéis de golpear. Golpear a la vez que claváis, que la piel la tiene muy dura”.

(…)

Dos lanceros a caballo, saltándose las normas sobre cómo debe torturarse al animal hasta darle muerte, le asestaron sendos pinchazos en una zona en la que no debieron haberlo hecho.

(…)

En Tordesillas las críticas por la barbarie de semejante práctica se viven como una afrenta. Hay una especie de jaculatoria que se invoca ante el menor atisbo de desaprobación: “Es la tradición”. Y ya no hay más argumento. A él recurren un grupo de adolescentes y niños que esperan recostados sobre una pared el paso de Volante. “No. No nos da pena el animal”, contestan a coro. “Yo no soy el toro, ¿a mí qué más me da que sufra? Y los que tiran cabras o corderos desde el campanario, igual. Yo no soy la cabra ni el cordero. Me da igual”. ¿Cuántos años tienes? Trece, responde él. A su lado, un chaval que no pasa de los ocho, comenta: “Apunta que el año que viene gané yo el trofeo. Yo voy a matar al toro?”. ¿Por qué tiene tantas ganas? No lo sabe. Es la tradición.

Juan Pablo ronda la treintena y se supone que dispone de más argumentos para justificar los detalles más controvertidos del torneo. “No, no es por demostrar hombría. No es eso. Es, no sé, porque nos gusta. Es la tradición”. También era tradición por estas mismas tierras y más o menos por la misma época quemar brujas con la Inquisición. Mira asombrado y dice: “Pero eso es mentira. Aquí no se ha quemado nunca a ninguna bruja. Eso es leyenda. Lo de nuestro toro, no. Lo nuestro es tradición”.

Han leído bien: normas sobre cómo debe torturarse al animal hasta darle muerte. Un poco más al sur, hay normas sobre cómo deben lanzarle las piedras al condenado hasta darle muerte. Esperemos que a nadie le dé por intercambiarlas. El problema es la psicopatía; la víctima, toros, perros, adúlteras, herejes, da igual.

PD: El expresidente Aznar explicaba, no sé si lo sigue haciendo, que, en una de esas cumbres a las que tanto le gustaba ir, un mandatario asiático, creo que japonés, le preguntó por la principal exportación española. Coches, dijo Aznar. No, respondió el japonés que, probablemente, esperaba algún producto primario como cereal, aceite o vino. Coches, insistió Aznar, Citroen, Opel, GM, Renault, Mercedes, Wolkswagen, todas tienen sus fábricas en España, también Nissan. Aznar completaba su explicación afirmando: él tenía la idea de que España era un país atrasado, el país de los toros y las sevillanas; Carmen y la Guerra Civil; el país del sudor, el polvo y la sangre. Es complicado hacer entender que un país donde la fiesta es sajar a un animal hasta que se desangra es capaz de diseñar tecnología. Eurovegas se ajusta más.

El suicidio del tradicional sistema de partidos

Domingo, 9 de Septiembre de 2012

En un artículo sobre las elecciones en Holanda, Beatriz Navarro se sorprende del hundimiento del tradicional sistema de partidos basado en el consenso de partidos moderados. No se dice que lo mismo sucede en todos los países. En Grecia, donde los dos partidos tradicionales han tenido que unirse o en Italia, donde no está claro quién se presentará a las elecciones de la próxima primavera. En España, según una encuesta, PP-PSOE lograrían apenas un 55%, muy lejos del (aprox.) 75% de 2011 ó 2008 y del (aprox.) 80% de 2000 ó 2004. Tampoco hay mención a las causas. El sistema basado en el turno de centro-izquierda (social-democracia) y centro-derecha (democracia-cristiana) con el partido comunista como comparsa/amenaza/vía de escape era producto y causa de una sociedad concreta basada en el consenso keynesiano post II Guerra Mundial. El consenso se rompió en los ochenta. Los partidos del turno asumieron el nuevo consenso, el neoliberal-neoconservador, y fueron aplicando políticas que cambiaban la sociedad, rompiendo la retroalimentación. El suicidio del tradicional sistema de partidos será lento, pero inevitable. No conviene hacerse esperanzas, ni desilusionarse.

Eurovegas, Barcelona World y Ramón el vanidoso de Pitis

Viernes, 7 de Septiembre de 2012

Eurovegas y Barcelona World. Enric Juliana recomendaba hace dos años “regresar a Pitis cada cierto tiempo, para comprobar que en Madrid casi todo es furia y ruido (…) Desde el desierto de Pitis, la desfachatez, acento básico del actual momento español, se observa con notable claridad. (…) Sí, desde Pitis, algunos paisajes de la España de secano se ven mejor. (…) Sí señor, todo empezó en Pitis en 1999, hace ya más de diez años. Un día llegó el metro y no había nada. Nada. Y de la Nada surgieron las plusvalías.”. No es la única metáfora de Pitis. Uno de los personajes más representativos de la España empachada de la primera década del siglo es Ramón el vanidoso. Se trata de un personaje entrevistado por el programa Callejeros en la estación de Pitis que, con un gran desparpajo, anunciaba sus intenciones durante el permiso de su condena. En lugar de decir que iba a ver a su familia o buscar trabajo afirmaba: “¿qué hago cuando estoy de permiso? drogarme todo lo que pueda y ahora quiero echar un polvo porque llevo cinco años sin meterla”. Eso es lo que les pasa a varios gobiernos autonómicos, el síndrome de abstinencia. Llevan mucho tiempo sin meterse y necesitan algo ya.

Eurovegas y Barcelona World. Llevamos meses, años, diciendo que hemos aprendido del ladrillo, que nunca más otra burbuja inmobiliaria, que hay que apostar por otros sectores…. No sabemos qué hacer con las ciudades desiertas, con las urbanizaciones a medio hacer, con los auditorios y centros de cultura contemporánea que no se pueden abrir, con los secarrales hiperdepreciados, con los créditos fallidos a promotoras quebradas que han acabado con las cajas de ahorros, tejido socioeconómico y cultural cuya terrible muerte tardará en ser apreciada, que han convulsionado la imagen pública de la economía, excusa para aplicar una demencial serie de recortes ideológicos que nos condenan al atraso, y que acabarán en algo llamado banco malo, que se acabará de comer nuestro futuro (y no es una metáfora: educación, infraestructuras y pensiones).

Eurovegas y Barcelona World. Como Ramón el vanidoso, los gobiernos acuden a sus camellos de siempre en sus esquinas de siempre. En la zona donde está proyectado Eurovegas, hace años se planificó uno de los grandes pelotazos madrileños, el ensanche Norte. Decenas de miles de viviendas que nunca se hicieron y acabaron en los juzgados con nombres conocidos en el crematorio madrileño: Arnáiz, Alonso, Bravo, Vázquez, etc… Y también, Metrovacesa o Realia, grandes nombres del empacho. En esa zona, no todo va a ser para Eurovegas. Una parte del terreno irá al proyecto de casinos, hoteles, centros de convenciones y auditorios (estará por ver que se haga), pero otra será residencial y ya tenemos pelotazo. Y, un poco más abajo, en El Álamo, otro aeropuerto. Dinero circulando, sobres, transferencias… “drogarme todo lo que pueda y ahora quiero echar un polvo porque llevo cinco años sin meterla”. Barcelona World da aún más pena. Después de ser rechazado por Eurovegas, de simular apostar por la economía del conocimiento y la biotécnología en una visita al MIT y de criticar durante años el turismo de bajo coste, la Generalitat se saca del sombrero un Marina d’Or más hortera que el original liderado por La Caixa y Enrique Bañuelos, uno de los principales protagonistas del empacho. La Vanguardia publica hoy un confuso y pornográfico lavado de cara del empresario de quien se dice: “entra y sale de los negocios con velocidad” y “si está en un negocio se mete a fondo”. No hay mención al descalabro de Astroc, ni a los problemas de sus negocios brasileños. Dice la información que está previsto que entre en funcionamiento en 2016. No se lo creen ni ellos.

Eurovegas y Barcelona World es el modelo. Tenía razón Juliana. Hay que “regresar a Pitis cada cierto tiempo, para comprobar que en Madrid España casi todo es furia y ruido”. España, vista desde Pitis, va tomando la forma de México. Grandes complejos turísticos atendidos por personal local en competencia con migración del sur que reciben oleadas de turistas en busca de sol, playa, comida, alcohol, drogas y sexo. Maquilas alquiladas por grandes corporaciones, algunas de ellas exespañolas, donde trabaja intensivamente personal local de formación baja y media. Gran presencia del crimen organizado, local e internacional, y una élite muy cohesionada y cerrada. Tenía razón Juliana: “Desde el desierto de Pitis, la desfachatez, acento básico del actual momento español, se observa con notable claridad. (…) Sí, desde Pitis, algunos paisajes de la España de secano se ven mejor. (…) Sí señor, todo empezó en Pitis en 1999, hace ya más de diez años. Un día llegó el metro y no había nada. Nada. Y de la Nada surgieron las plusvalías.”.