Archivo de Julio de 2012

PP y CiU llegan ahora con Pacto Fiscal, una nueva y divertida actuación de los títeres de cachiporra

Martes, 31 de Julio de 2012

Bienvenidos y acérquense a la nueva y divertida actuación de los títeres de cachiporra. Tras el éxito hace dos años de Estatuto de Autonomía, PP y CiU llegan ahora con Pacto Fiscal, una nueva y divertida comedia de declaraciones, enredos y peleas en broma. En los próximos meses, verán tensiones institucionales, entrevistas apocalípticas y aparatosas puestas en escena con mucho símbolo. Nada en serio; nada irreversible. Escojan uno de los lados y siéntense cerca del escenario para poder gritar muy fuerte y que no se oiga nada. Si se quedan afónicos, pueden usar los aplaudidores que regala la prensa de cachiporra. No se queden en medio, tratando de entender a ambas partes y buscar una solución, porque puede que reciban un garrotazo perdido. Tampoco se vayan muy lejos, buscando una visión de conjunto, porque se decepcionarán. En los bastidores, podrán ver a todos los actores intimando y pactando el desmantelamiento de los servicios públicos, el blindaje de su estatus de clase o la impunidad de sus respectivos casos de corrupción y, señores, el espectáculo debe continuar.

No se olviden de entregar su cartera a la salida. Si no lo hacen, el sistema será insostenible.

PD (actualización): si el conflicto es con Andalucía, la cosa va en serio. Al menos, es lo que dice la experiencia.

Oposición irresponsable + legislación ideológica = rescate

Miércoles, 25 de Julio de 2012

Hoy que leemos:

Catalunya pide rescate. El conseller de Economia solicitó por escrito la ayuda financiera hace semanas

Es interesante recordar dos noticias. Una, del 20 de octubre de 2010:

Moody’s, una de las principales firmas de calificación de riesgos, ha rebajado el «rating» a largo plazo de deuda de la Generalitat de «A1» a «A2», debido a su progresivo aumento del coste de la financiación. Esta circunstancia, según indica la agencia en un comunicado, obliga a la comunidad a «acelerar la aplicación de medidas de reducción de costos», algo que considera «difícil» por sus competencias en universidades, salud y educación.

(….)

Por contra, el candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, secundó el dictamen de Moody’s y alertó de que «las condiciones para enderezar todo esto se harán en unas condiciones de dificultades objetivas importantes, y una dificultad en la que habrá muy poco dinero y muchas deudas, que además tendrá que pagarse cara». En un contexto de crisis, según Mas, el próximo gobierno que salga de las urnas tendrá «muchas limitaciones» que deberá afrontar sin más dinero en las arcas públicas, de forma que deberá controlarse el gasto y estudiar cómo se puede devolver la deuda. El líder de CiU recordó que «también habrá que devolver dinero a Madrid por la financiación autonómica», que cifró entre 4.000 y 5.000 millones en los próximos años.

Y esta otra, del seis de marzo de 2011:

El Govern aprobó ayer el proyecto de ley para la bonificación del 99% de este figura impositiva para los parientes de primer y segundo grado con efectos retroactivos al 1 de enero de 2011. Mas advirtió además, en rueda de prensa, que quiere rebajar otros tipos incrementados por el tripartito, como fue el IRPF.

Esta medida supone prescindir de 150 millones de ingresos por Sucesiones durante este año y de 102 millones el año que viene. Ante las críticas de aplicar esta rebaja cuando se están ejecutando recortes sociales, Mas aseguró que “servirá para retener y recuperar capital para Cataluña, una medida de recuperación económica”, señaló. El president sostuvo que, con la nueva reforma, “el sistema queda mejor que en Madrid y Valencia”, el listón que había prometido Mas.

Oposición irresponsable y legislación ideológica que acaban en rescate. Es lo que pasará a nivel estatal.

Por qué era probable que pasaran las cosas que han pasado

Martes, 24 de Julio de 2012

Un conocido me recuerda una entrada del 13 de octubre en la que se hablaba de la mutualización de la deuda autonómica y privada, de la reforma laboral con 20 días y sin convenios, de la subida del IVA, de la amnistía fiscal o de la reforma de la ley del aborto. No había que ser muy listo; bastaba con leer. Si uno leía a la CEDA en la oposición, la política o la periodística, llegaba a la conclusión de que habían interiorizado su palabrería taumatúrgica; es decir, estaban convencidos de que todas las tensiones financieras desaparecerían con su llegada al poder. Esto quería decir que no se habían preocupado de conocer la situación y que cualquier problema pillaría descolocada a la parte política, el PP, que se vería obligado a acudir a la parte ideológica: Faes, CEOE, servicios de estudios de bancos y cajas, etc… Para saber lo que iba a pasar, bastaba con leer lo que proponían en sus informes. Si uno se interesaba por el funcionamiento del PP, veía que era un partido con un líder que no quería serlo, que se había rodeado de gente de confianza sin más criterio que la confianza, y que ese grupo carecía de programa común. Por lo tanto, era sencillo prever que muchos de ellos, o todos, acabarían acudiendo a la parte ideológica de la CEDA.

Los problemas iban a seguir porque, en 2009, el directorio franco-alemán había decidido sacrificar la periferia para salvar al Este (y salvarse ellos mismos). Recordemos:

El dos de marzo de 2009, nueve países del Este de Europa (Chequia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Polonia, Estonia, Letonia y Lituania), todos fuera del euro, solicitaron mercanismos de ayuda a la UE en una cumbre de urgencia convocada por el presidente checo, Topolanek. Todos estos países habían tenido su propia burbuja financiera (e inmobiliaria) financiada con dinero centroeuropeo, Austria, Alemania y Benelux. El directorio franco-alemán se negó inicialmente a la petición, pero cedió en menos de un mes. El 21 de marzo, la UE movilizó 50.000 millones para las economías del Este, sin intervención, ni mecanismos de control. Probablemente, en la mente del directorio estaba la quiebra del banco austriaco Creditanstalt en 1931, suceso que provocó un fatal efecto dominó en Alemania y el Este de Europa. En octubre de ese año, Grecia pidió ayuda, pero su crisis se dejó pudrir para que afectara al resto de la Periferia, Portugal, Irlanda, Italia y España. Se trataba, salvo el caso de Italia, de una explosión más controlada porque no provocaba efecto dominó. Tras meses y meses de discusiones, cumbres, reuniones, planes de ajuste y llamadas de auxilio, el 25 de marzo de 2010 (19 días - seis meses) Francia y Alemania acordaron un plan para rescatar las finanzas griegas. Un plan con mucho menos dinero, con intervención de otros actores, como el FMI, con intervención y mecanismos del control y con condiciones que condenaban a Grecia al desastre.

Como era de esperar, la Periferia se contagió y nadie planteó dudas sobre cómo una crisis de activos tóxicos que afectaba a países ahorradores centroeuropeos se había convertido en una crisis de deuda pública de países gastadores. El marco mental de perezosos mediterráneos trabajando poco y evadiendo impuestos cortó cualquier debate. El hundimiento de la Periferia significó un alivio para el Este y un gran empujón para el Centro, lo que terminó de completar el círculo vicioso. Mientras la Periferia se freía en medio de tensiones de deuda, Alemania se financiaba a costes, incluso, negativos y tenía cifras récord de empleo (una situación con todo el aspecto de una burbuja). El marco mental de Periferia derrochadora y perezosa permitía a Alemania establecer normas para garantizar el hundimiento económico de la Periferia. Por ejemplo, el 23 de octubre de 2011, la UE admitía que los activos tóxicos, de la banca centro-europea, pudieran valorarse al 100%, mientras que se recortaba el valor de la deuda soberana periférica, donde había invertido la banca periférica. El rescate de la banca española se convertía en inevitable y, probablemente, también el de la italiana. Era el objetivo alemán: sacrificar a la Periferia para salvar al Este.

Volvamos a España. Como era previsible, la CEDA ganó las elecciones y la única cuestión que quedaba por ver era la velocidad del desastre. El PP optó por aumentarla con varias decisiones propias que, se mire como se mire, no se pueden achacar a nadie más. Por ejemplo, el aplazamiento de la presentación de los presupuestos hasta la celebración de las elecciones andaluzas y, sobre todo, la circense gestión del proceso de déficit culminada el dos de marzo de 2012, el día en el que España firmó caer al abismo. Recordemos:

España protagonizó este viernes la gran historia del día, y puede que una de las grandes historias del año, en la Cumbre de la Austeridad de Bruselas: se enfrentó abiertamente a las reglas de la Unión, como nunca lo había hecho en más de 25 años, y tras dos días de indisimulado silencio, de perfil bajo, el presidente Mariano Rajoy anunció ante la prensa lo que no quiso decirles a los 26 jefes de Estados y de Gobierno presentes en la reunión: que el déficit de 2012 será del 5,8% y violará así, de largo, lo pactado con Bruselas. Ese órdago tiene un presente y un futuro inciertos: provocó una sacudida en los intereses que paga España por su deuda (lo que anticipa problemas en los mercados) y, sobre todo, un choque de trenes en la UE (más problemas, esta vez con las instituciones, que tienen la última palabra). (El País, 3 de marzo)

Mariano Rajoy también incurrió ayer en la táctica de tierra quemada, y dejó Bruselas sembrada de enemigos. Diversas fuentes comunitarias aseguraban ayer que sus socios de la UE se enteraron con estupor de que Rajoy anunció, en una rueda de prensa al término de la cumbre europea de este jueves y viernes, que los presupuestos españoles contemplaban cerrar 2012 con un déficit público equivalente al 5,8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), en lugar del 4,4 por ciento que prometió el Gobierno Zapatero bajo las exigencias del resto del Viejo Continente. Para más inri, el presidente español alardeó de no haber comunicado la cifra a sus socios durante la cumbre por ser una decisión soberana.

Esa misma mañana, acababa sin embargo de firmar un pacto que, como el grueso de las negociaciones desde que se desencadenara la crisis de la zona euro, supone una cesión de soberanía en materia presupuestaria. En los pasillos comunitarios se aseguraba que el desplante de Rajoy era un desprecio y una provocación innecesarios. Que con un poco más de mano izquierda, en mayo o en junio hubiera logrado la bendición de sus socios porque mantenía la parte más importante del compromiso: cerrar 2013 con un déficit del 3 por ciento.

Ahora bien, como advirtió públicamente el conservador belga Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, el Gobierno Rajoy corre el riesgo de subestimar la mala imagen internacional de su precipitación, y de que los beneficios para el crecimiento económico y el empleo de retrasar la contención del déficit se diluyan por una subida de los tipos de interés que los mercados demanden a la deuda pública española.  (El Economista, 3 de marzo)

Han leído bien: “Ese órdago tiene un presente y un futuro inciertos: provocó una sacudida en los intereses que paga España por su deuda (lo que anticipa problemas en los mercados) y, sobre todo, un choque de trenes en la UE (más problemas, esta vez con las instituciones, que tienen la última palabra)”, “Mariano Rajoy también incurrió ayer en la táctica de tierra quemada, y dejó Bruselas sembrada de enemigos”, “el desplante de Rajoy era un desprecio y una provocación innecesarios” y “el Gobierno Rajoy corre el riesgo de subestimar la mala imagen internacional de su precipitación, y de que los beneficios para el crecimiento económico y el empleo de retrasar la contención del déficit se diluyan por una subida de los tipos de interés que los mercados demanden a la deuda pública española”. La CEDA se empeña en decir que todo es culpa de los demás, la derrota en Andalucía, la herencia recibida, Almunia, el BCE o Alemania, pero la película de hoy se escribió ese dos de marzo.

Desde entonces, lo previsible era que los problemas crecieran, que descolocaran al Gobierno y que éste, sin programa, ni liderazgo, tuviera que echar mano de la parte ideológica, Faes, Patronal, servicios de estudios, y convertir en leyes sus informes: mutualización de la deuda autonómica y privada, reforma laboral con 20 días y sin convenios, subida del IVA, la amnistía fiscal, privatización y copago de todos los servicios públicos. La situación irá a peor porque son medidas ideológicas; es decir, que no tienen en cuenta la realidad. Estamos en manos de la Guardia Roja de Esade que, como Mao, dejará morir a la gente al lado de los silos de trigo sólo para conseguir que se cumplan sus previsiones (es una metáfora: las pymes morirán al lado de bancos llenos de liquidez del BCE que no usan). La recesión se agravará y seguiremos en la espiral de la deuda; deuda para pagar deuda. De la deudocracia sólo se sale dejando de pagar. Todo lo que tardemos, será más hundimiento.

La situación irá a peor porque somos una explosión grande pero delimitada; incluso, geográficamente, lo que quiere decir mentalmente. España es un país con un gran botín en forma de empresas que, en los últimos años, se han internacionalizado con tanto éxito que el mercado nacional es una rémora. Lo lógico es que muchas de ellas, muy baratas por las bajadas del Ibex, sean compradas y dejen de ser españolas. Habrá rescate, se profundizará en la intervención y habrá nuevas medidas que serán las que se han negado, como la reducción de las pensiones. En marzo, añadí que esperaba equivocarme. Ya no lo sé. Quizá Zizek tenga razón y sea necesario que las cosas vayan muy mal para que haya una toma de conciencia y todo cambie.

Las cosas pasan

Jueves, 19 de Julio de 2012

En España, si uno dice que va a pasar algo, es probable que se le acuse de desearlo, promoverlo o instigarlo y, si pasa, puede suceder que se le trate de listillo o que las acusaciones anteriores se intensifiquen. Son resortes basados en un partidismo de raíz infantil que domina la política desde hace años. Quizá desde que Aznar decidió que la derecha dejara de leer a pensadores e historiadores europeos y se centrará en estrategas electorales estadounidenses. Zapatero extendió esa decisión al PSOE y, durante años, hemos vivido en la idea de que bastaba con desear una cosa para que sucediera o que, para que no existiera, sólo había que dejar de hablar de ella. Busquen sus propios ejemplos.

Sin embargo, las cosas pasan.

Por ejemplo, es probable que la escalada de ira y tensión que vivimos no nos lleve a nada bueno y que, al final, pase algo. El problema no es la crisis, sino su gestión: el reparto desigual del sacrificio. Las crisis se aceptan porque venimos de un mundo agrícola y la idea de los ciclos está metida en la mentalidad colectiva de todas las culturas. La prosperidad sostenible es otro crecepelo del honesto John. Lo que no tiene tan buena aceptación es la desigualdad cuando no existen recursos lenitivos, como la religión (danza de la muerte para todos; cielo para los pobres) o el ocultamiento. La desigualdad se acepta si no hay contacto físico entre desiguales; en palabras de Sennet describiendo el París prerrevolucionario“La desigualdad se convirtió en una provocación que la gente podía percibir cuando se desplazaba por la ciudad. (…) En la calle Varenne, en la orilla izquierda, que se había llenado de nuevos palacios privados, el viajero habría visto grupos de casas miserables entre los palacios, cabañas construidas al borde de sus jardines. (…) Sedimentos de pobreza en las grietas de la riqueza. (…)”.

Hoy, la ciudad de grandes espacios diseñados para el ocio que acaban usando las multitudes es internet. La desigualdad se convierte en una provocación: La secretaria general del PP pide sacrificios viviendo en una casa valorada en 2,5 millones de euros.

O se puede retirar la prestación a un parado con la sospecha de fraude mientras se invita a los grandes defraudadores a lavar su dinero. En el primer caso, hablamos de 400-800 euros imprescindibles para la subsistencia de un grupo y cuya ausencia puede provocar problemas sin solución, como el deshaucio.

España bulle en ira y twitter. Las palabras van subiendo de tono. Las instituciones de masas, como los sindicatos o los partidos, han sufrido un desprestigio, propio y provocado, que los inhabilita para encauzar la protesta. (Ya hemos dicho aquí que la derecha acabará echando de menos a UGT y CCOO; basta leer un poco historia). El mantenimiento del orden depende de gente que no da la sensación de tener la capacidad de gestionar lo imprevisto; en algunas ciudades importantes, como Barcelona o Valencia, están inmersos en casos de corrupción.

La ira bajaría de tono con una gestión del sacrifico más equitativa. Es decir, que las cúpulas directivas de las cajas de ahorros fueran detenidas o que los casos de corrupción no quedaran impunes. Es necesario un símbolo lenitivo y no basta la bandera ni la palabra dignidad. Si Rajoy existiera, hoy por la tarde debería dimitir Andrea Fabra. Nada de esto es probable.

Esperemos que no pase nada porque, si pasa algo, será un punto y aparte.

Panorama dieciochesco

Jueves, 19 de Julio de 2012

Según los cálculos del historiador Léon Cahen, cuando Luis XVI accedió al trono quizá había en París 10.000 clérigos, 5.000 nobles y una burguesía de manufactureros, comerciantes acaudalados, médicos y abogados que alcanzaba la cifra de unos 40.000. El resto de la ciudad, unas 600.000 personas o más, vivían al borde de la pobreza”. (…)

Rudé estima que en la última década del Antiguo Régimen se construyeron diez mil casas y un tercio de París. Mercier [cronista del País del XVIII] nos deja entrever lo agradable que era la vida en el nuevo París. (….)

Para que esta vida fuera posible, hacía falta un número creciente de artesanos, sirvientes, empleados y obreros de la construcción. No hacía falta que estuvieran bien pagados y, de hecho, no lo estaban. (…) Los salarios reales disminuyeron de 1712 a 1789.

La desigualdad se convirtió en una provocación que la gente podía percibir cuando se desplazaba por la ciudad. (…) En la calle Varenne, en la orilla izquierda, que se había llenado de nuevos palacios privados, el viajero habría visto grupos de casas miserables entre los palacios, cabañas construidas al borde de sus jardines. (…) Sedimentos de pobreza en las grietas de la riqueza. (…)

Carne y piedra, Richard Sennet. Alianza (1994).

PD: El gran motín del pan de octubre de 1789 comenzó en París la mañana del día 5 cuando una mujer se negó a pagar el precio de venta del pan de ese día, 16 sueldos. [Los trabajadores no especializados ganaban alredededor de 30 sueldos diarios. Una familia comía dos o tres hogazas al día; un quinto se gastaba en verduras, recortes de carne y grasa y vino]

Estructura pornocorporativa

Martes, 17 de Julio de 2012

La defensa de las políticas basadas en la dilatación del ano, como las aprobadas el pasado viernes, tiene tres posibilidades intelectuales. La primera, abundante en los medios de comunicación, es el margen de mejora, es decir, la expectativa de lograr un cargo o prebenda, una vez que el trueque ha caído en desuso. La mayoría de firmas y voces que reclaman aguantar mediante palabras como sacrificio, modestia, dignidad, etc… lo hacen desde la razonable perspectiva de, por ejemplo, llenar los espacios ya libres en el ente público, lograr un ascenso interior provocado desde un resorte gubernamental o conseguir un Schwartz.

La segunda es el partidismo, que no la ideología, porque una de las características fundamentales y fundacionales de la derecha española es la ausencia de tronco de pensamiento; nada más allá de la defensa de las tradiciones propias y las propiedades tradicionales. Sólo así se entiende que el presidente de la valenciana Mercadona, Juan Roig, diga que los ciudadanos han vivido por encima de sus posibilidades sin hacer ninguna mención al partido que ocupa todos los espacios de poder de su Autonomía y que contabiliza más de 300 cargos públicos imputados, 100 sólo en el Alicante y sólo en caso Brugal. La tercera es la estupidez que, relacionada con la anterior y complementaria de la primera, tiene su base en la falta de lectura, el exceso de tertulias y en esa extraña convicción española de que lo que sucede aquí no tiene nada que ver con lo que ha sucedido antes en otros lugares, aunque se parezca mucho.

A estas tres debemos añadir una cuarta, aunque sólo a modo de hipótesis: el abuso de la pornografía.

No es que se produzca una extensión de los gustos alemanes, siempre basados en la desmesura y la humillación, fluidos en el rostro, sado-maso (en bruto, nada de bondage best-seller) y fist-fucking, introducción del puño en los orificios. Su industria ha quedado al margen de la edad de oro centroeuropea, localizada en Chequia, Eslovaquia o Hungría, por cuestiones económica, pero también estéticas. Es feista. Pese al mito, el gusto por la pornografía no conlleva la pérdida total de sensibilidad.

El problema de los opinadores de los medios españoles nace de los contenidos tipo gonzo o falsos amateurs. En ellos, una cámara en mano sigue a un grupo de tipos que, tras una conversación y, a veces, una subasta monetaria, convencen a una mujer para que yazca con ellos. A partir de la bajada de pantalones, todo va rodado, incluso el sexo anal. Ahí está la trampa. Cualquiera que haya disfrutado de está práctica, sabe que se necesita una precisa preparación culinaria, limpieza y maceración, para que todo sea disfrute. Un cierto tipo de consumidor, sin interés por el género y acostumbrado a relatos con suspensión de la veracidad, como la religión o la portada de La Razón, puede pensar que la escena es real y que, no sólo hay un mundo de pecado donde se folla mogollón, sino que hay gente capaz de cualquier cosa por un dinero convenido en el momento y con anos limpios y elásticos. Es el tipo de trabajador y, sobre todo, de ciudadano que se propone: emprendedor, flexible, productivo, sacrificado y autónomo; callado, salvo para gemir; pasivo, salvo para felar y, siempre, agradecido.

No todo es chiste. La filósofa Beatriz Preciado indicó que la actual estructura económica, basada en los servicios de bajo coste, tiene un modelo laboral que se inspira en el de la prostitución. La contratación es directa y flexible; no hay horarios, ni lugar de trabajo; no hay relación laboral, ni contractual, ni emotiva; no hay posibilidad de defensa legal o física, más allá de la contratada directamente por el trabajador y no hay sentimiento colectivo porque esa situación laboral se considera transitoria. El modelo coloniza el resto de comportamientos e, incluso, el propio cuerpo. En su libro Pornotopia, Preciado señala, a través del ejemplo de la empresa Playboy, cómo el universo laboral se introduce en el resto de ámbitos vitales a través de la ocupación del espacio y el tiempo. Los empleados de la revista trabajaban en la casa del editor, donde también comían, bebían, jugaban, bailaban o follaban; incluso, pasaban temporadas viviendo allí. Las conejitas tenían que hacerlo y acostarse con el editor era un privilegio, sólo superado por el matrimonio. Fue el nacimiento de la cultura corporativa, después llego el ‘allí donde estés, está tu oficina’ y lo que ella llama mundo farmacopornográfico. Para entendernos, dejar que el cuerpo sea ocupado por Mercadona.

Era previsible que ese modelo laboral, propio del sector servicios, empresas de limpieza o seguridad, o de los centros comerciales, diseñados como barrios rojos, se trasladara a la ciudadanía. Es el proceso en el que estamos. Los sistemas políticos se adaptan a las necesidades de la realidad socio-económica y la que tenemos, con grandes áreas de miseria y precariedad que trasladan su capital a pequeñas islas de bienestar y lujo, requiere un sistema autoritario basado más en el uso extensivo del entramado burocrático que en el intensivo de la fuerza. Por ejemplo, a través de palabras como sacrificio, modestia o dignidad que toman el relevo o complementan a conceptos como nación o religión, los históricamente usados como lenitivo para que los grupos productivos aceptasen financiar a los improductivos, como ahora.

La magnitud de las transferencias de renta desde el sistema productivo, funcionarios, asalariados, autónomos, pymes y empresas, hacia el improductivo, sistema financiero o rentista, provocará una depresión a la que seguirán nuevos pasos como privatizaciones, venta de empresas y deslocalizaciones o la entrega del capital acumulado de las pensiones. La periferia, como otras veces en la historia, quedará descolgada de Europa, rearmada por las transferencias de capitales a través de la deuda pública y las previsibles políticas de desglobalización. Era previsible. En 2009, Alemania tomó la decisión de sacrificar el Mediterráneo para salvar al Este.

También, es un suicidio social. Las decisiones tomadas desde el inicio de la crisis conducen al acuartelamiento del grupo directivo y su red social, familiares, amigos, militantes, afines, etc… y la precarización del resto de la sociedad a través de la transferencias de renta. Por ejemplo, un trabajador mileurista cuyos hijos van a la precaria escuela pública no tendrá acceso a becas de estudios, ni de libros, ni de comedor, ni de transporte, pero sí financiará con sus impuestos, a través de las deducciones fiscales, la escolarización en un centro de élite de los hijos de un miembro del grupo directivo. Un desempleado puede dejar de recibir la prestación por desempleo con la sospecha de fraude mientras que los defraudadores son invitados a lavar su dinero. La lista de ejemplos de políticas basadas en la dilatación del ano sería demasiado pornográfica.

La solución, como en cualquier crisis pasa por un sacrificio generacional. La cuestión no es de qué generación, sino de cuántas. Es decir, si optamos por creernos las palabras de sacrificio, modestia, dignidad y asumimos la consolidación de un corte social similar al que dejó la Guerra Civil o, modestamente, aceptamos con dignidad nuestro sacrificio, incluso penal, para lograr un cambio económico, político y social. De nosotros depende.

Titulares del verano

Sábado, 14 de Julio de 2012

El asesor del alcalde de San Sebastián deja Bildu e ingresa en la Policía para, según sus declaraciones “poder amenazar y agredir dentro del estado de derecho”

En su primer viaje de estado, la vicepresidenta sufre un lamentable incidente y es encerrada en una jaula para hamsters. Solucionada la confusión, afirma: “es como una rueda de prensa del consejo de ministros”

Esperanza Aguirre inaugura en Móstoles el centro de experimentación humana Doctor Moreau minimizando las acusaciones de la oposición. Creará puestos de trabajo, afirma.

Ana Mato anuncia que sustituirá los tratamientos de diálisis por agua de la fuente de San Isidro. Añade que los enfermos tendrán que llevar su propia garrafa porque, si no, el sistema será insostenible.

La Razón reparte aplaudidores y vuvuzelas para celebrar el fin de los tratamientos de diálisis.

El asesor del alcalde de San Sebastián deja Bildu y se afilia al PP para, según sus declaraciones “no tener que pasar de nuevo por el mal trago de dimitir”.

Vicente Martínez Pujalte afirma que el PSOE fue quien decidió entrar en la guerra de Irak. Si se fijan, el que sale con Bush y Blair en las Azores es Rubalcaba; sólo hay que mover mucho la foto y poner los ojos así.

Montoro anuncia nuevas medidas para reaminar la aministía fiscal. No tendrán que pagar nada, afirma, y les daremos el 10% en corticoles.

Duran i Lleida publica La cultura de la subvención. Una historia personal.

Eulén celebra una selección de personal para el centro de experimentación humana Doctor Moreau. Dos millones de personas se presentan para veinte vacantes. La dirección de la empresa afirma que, de momento, no tienen más capacidad. Estamos esperando un envío de material desde Camboya.

Tras ser condenado en Argentina por robo de niños, Videla logra escapar de la cárcel y decide hacerse monja española. Siempre lo he tenido en mente, afirma, por eso me dejé bigote.

Ana Mato anuncia que sustituirá los retrovirales contra el VIH por ramitas de romero. Huelen mejor, afirma.

María Dolores de Cospedal recupera el auto de fe. Afirma que es una tradición muy española y que creará puestos de trabajo.

Artur Mas, dolido al saber que Esperanza Aguirre improvisó una felación en Barajas al magnate de Eurovegas. Sabremos responder a esta nuevo agravio, afirma, el señor Adelson no sabe lo que puede dar de sí esta mandíbula.

Ana Mato anuncia que sustituirá la dirección general del Medicamiento por la Contra de La Vanguardia.

El PP de Valencia suspende de militancia a los militantes no imputados.

El asesor del alcalde de San Sebastián deja Bildu y se hace articulista de El Mundo para, según sus declaraciones, “poder insultar y amenazar amparado por la libertad de expresión”.

Cansado de que no se cumpla su predicción sobre el fin del periodismo de papel, Juan Luis Cebrián decide asumir de nuevo la dirección de El País.

Tora, tora, tora

Lunes, 2 de Julio de 2012

Titulares de La Vanguardia:

  • Desesperación en Valencia: los fuegos avanzan sin control
  • Devastación en Valencia: las llamas arrasan más de 50.000 hectáreas
  • Catástrofe en Valencia: las llamas pierden fuerza

Tora, tora, tora, apocalipsis ahora.

Si cambiamos Valencia por la economía y las llamas, por los mercados, tenemos los titulares de la semana pasada. No sabemos si la realidad se ha hecho muy grande o las palabras, muy pequeñas o si, quizá, ambos universos se han separado.