Archivo de Abril de 2012

El origen de las naciones

Lunes, 16 de Abril de 2012

Leemos:

La presidenta argentina anuncia la nacionalización de la petrolera YPF

A partir de ahora, habrá muchos golpes en el pecho con la palabra España para que pensemos que un problema de una empresa privada que paga parte de sus impuestos en paraísos fiscales nos atañe. Para tal cosa se inventaron las naciones, para dejar de pagar a los soldados en las guerras.

La burbuja alemana

Lunes, 16 de Abril de 2012

Publica El País:

La prima de riesgo toca los 443 puntos en una semana decisiva para España

Donde se lee:

La rentabilidad de los bonos alemán y español siguen caminos divergentes. La primera caía esta mañana hasta el 1,72%, su menor nivel desde el 10 de abril, y sigue acercándose al mínimo histórico que marcó en septiembre en 1,636%. La rentabilidad de un bono se mueve de forma inversa a su precio y la subida del bund refleja su carácter de valor refugio en momentos de incertidumbre.

Por el contrario, el rendimiento del bono español ha superado el 6%, peligrosamente cerca de los niveles que en el pasado reciente precipitaron los rescates de Irlanda, Portugal y Grecia. Esta mañana ha llegado a cotizar al 6,16%, su mayor registro desde el pasado 1 de diciembre. Los seguros de impago (Credit Default Swap o CDS) de los bonos a diez años de España se han llegado a pagar a un récord histórico de 521 puntos básicos.

Es decir, la política alemana de empobrecer al vecino y transformar la crisis de activos en crisis de deuda está funcionando (Alemania lleva meses con las tasas de paro más bajas desde la reunificación). El problema es que está política está cebando una nueva burbuja. La prima de riesgo mide un diferencial y no es tan alta sólo porque España esté pagando un nivel excesivamente alto, sino porque Alemania está pagando un nivel excesivamente bajo. Mucho crédito entrante, mucha creación de empleo… Parece España hace seis años. La burbuja alemana puede ser la última que explote y, esperemos, la que nos lleve a un refundación de la UE más democrática.
PD: Leemos sobre el empleo en Alemania:

IG Metall, el mayor sindicato de Europa con más de 3,6 millones de afiliados, está pidiendo una subida de los salarios del 6,5%, lo mismos que el sindicato Ver.di para el sector público y la banca.

Dos cosas interesantes. La afiliación sindical siempre suele estar relacionada con la actualización salarial por eso molestan tanto los sindicatos. La otra: la teoría clásica dice que las subidas salariales suelen provocar inflación y tenemos la misma moneda que estos señores de IG Metall. Y el mismo BCE, cuyo principal mandato es el control de la inflación.

El 18 de Brumario en Barcelona (de la CEDA al Somatén)

Jueves, 12 de Abril de 2012

No es que las cosas se repitan dos veces, como decía Marx, ni que al destino le gusten las simetrías, como decía Borges. Es más simple. Antes unas circunstancias parecidas, personas parecidas es posible que actúen de forma parecida. Nunca igual ni, tampoco, debemos olvidar que se trata de una fórmula contingente. Puede ser pero puede que no. La gente se ha vuelto loca comprando casas muchas veces en la historia y, en incontables ocasiones, ha comprado papelitos pensando que eran oro: acciones de la compañía de los mares del Sur, del ferrocarril de Louissianna, fondos Madoff o participaciones de Rumasa. La similitud no siempre se reduce al binomio drama-comedia. Posiblemente, lo que nos hace ver la repetición como algo bufo es el directo. La historia da a los nombres una dignidad que nunca tuvieron, elimina el azar de las decisiones y su carácter cerrado permite activar el mecanismo mental del relato donde el vencido siempre encuentra compasión. El carácter buresco lo da el directo, el tener delante a las personas en acción. La cercanía nos permite ver el factor humano de las decisiones (improvisación, contradicción, torpeza, etc…) y el carácter abierto de la escena nos evoca el circo, las variedades o el reality-show; el espectáculo.

La crisis es una de las circunstancias parecidas antes las que personas parecidas actúan de forma parecida. Un clásico es la contracción del grupo directivo. Ante una situación de debilidad económica e incertidumbre general, el grupo directivo busca dotarse de mecanismos que garanticen su seguridad psicológica y material. Hay medidas clásicas, como eximirse de las contribuciones y centrarlas en los otros grupos, tutelar todos los sistemas de control, destruir todos los mecanismos de ascenso social y limitar el espacio público. Tanto si estas medidas provocan protestas como si no, los grupos directivos también buscan la seguridad física mediante recursos como la criminalización preventiva de los posibles discrepantes, la amenaza de exclusión o la limitación del espacio público físico. Este marco mental suele provocar una contracción legal en forma de endurecimiento de las penas vinculadas a otros grupos y una contracción política en forma de sistemas autoritarios. En ese proceso estamos.

Los cambios legales propuestos por la CEDA, el ministro de Interior o el conseller d’Interior, no buscan la seguridad pública, sino la criminalización preventiva de los posibles discrepantes, la amenaza de exclusión o la limitación del espacio público físico. Es decir, no son leyes para los que queman contenedores, sino para los grupos de padres que protesten porque ha cerrado la guardería de sus hijos, para los familiares de pacientes que se quejen del cierre de quirófanos o para grupos especialmente activos como los médicos catalanes o los docentes madrileños. Toda protesta queda encuadrada dentro de un contexto de violencia y con la amenaza de exclusión posterior. 15 días de prisión preventiva como los que llevan Ismael Benito y Daniel Ayyash, detenidos la mañana de la Huelga General, son 15 días de baja que abren la puerta a despidos baratos o, en el caso de funcionarios, diversos grados de sanciones. A Benito y Ayyash les puede costar sus respectivas becas.
Habrá una espiral de miedo pero, como cualquiera que haya visto la Guerra de las Galaxias sabe, el miedo conduce a la ira. Como cualquiera que haya leído historia sabe, la contracción legal y política acaba provocando un choque con, claro, resultado incierto. El problema no es el resultado, sino el choque.
PD: En muchas ocasiones, los mecanismos que activa una clase directiva para defenderse son aprovechados por la siguiente. Enrique Krauze explica en su libro sobre Venezuela que Chávez no cambió demasiadas leyes. Se limitó a aprovechar todos los cambios legales que sus predecesores (el turno COPEI-AD) habían realizado para tutelar todos los sistemas de control, criminalizar preventivamente a los posibles discrepantes, etc…

36.600 millones

Jueves, 12 de Abril de 2012

Leo en Cinco Días:

Los inversores extranjeros han retirado casi 96.000 millones de euros desde marzo de 2011 a enero de este año, según los datos del Banco de España. Son once meses consecutivos de una huida de fondos que empezó de forma tímida a finales del invierno del ejercicio pasado solo para las inversiones de cartera, se acentuó a partir del verano al unirse a ella los préstamos al sistema financiero y tuvo su máximo en diciembre, cuando salieron 36.600 millones en un solo mes.

Tuvo su máximo en diciembre, con el PP ganador y antes de las elecciones andaluzas.

La CEDA ya tiene culpable: Andalucía

Martes, 10 de Abril de 2012

Ante un problema, un buen español no se rendirá nunca hasta encontrar un culpable. La CEDA ya lo tiene: Andalucía. Pedro Jota dijo el mismo domingo: “Lo ocurrido en Andalucia complica mucho la política de ajuste de Rajoy y acerca a España a un escenario de rescate y economía intervenida”. Es un texto del martes 27 de marzo. Desde entonces, han abundado los esfuerzos de la CEDA para vincular los problemas financieros con las elecciones andaluzas. Hoy, por ejemplo, leemos en La Vanguardia un artículo con la idea de Pedro Jota:

Rajoy entra en una vorágine que se inicia con el ‘fracaso’ andaluz del PP

El voto de un jornalero de Osuna ha creado una nueva situación política en España. El sufragio del campesino, la abstención de un camarero de Marbella, la duda de un abogado de Sevilla, decantada muy a última hora… La victoria/derrota del Partido Popular en la región más poblada de España -el segundo Portugal de la península Ibérica- ha cambiado de manera repentina el cuadro y su iluminación. La noche del 25 de marzo se oyó un crujido seco en la calle San Fernando de Sevilla. ¡Crec! La expectativa de una hegemonía colosal del centroderecha español se rompía. Y el ruido fue detectado por lejanos sensores.

Los esfuerzos por vincular ambos hechos triunfarán pero no es cierto. Basta con informarse.

“España tiene peores problemas que Grecia”, según la CNBC (13 de marzo)

O estos titulares de la semana previa a las elecciones, cuando estaba seguro, seguro, seguro que iba a ganar el PP:

El economista jefe de Citi la lía: “España tiene más riesgo de quiebra que nunca”

Las dudas sobre España hacen caer al Ibex un 1,62% . La prima de riesgo escala hasta los 358 puntos

Bruselas pone bajo vigilancia a España

Spain Is Not Out of the Woods Yet.  Officials from Washington to Frankfurt have recently declared that the worst is over for the euro zone

Este último es del NY Times. Un medio que se lee bastante, a pesar de que no hace unas portadas tan graciosas como La Razón o ABC, ni explica unas conspiraciones tan apasionantes como El Mundo o La Vanguardia.

Estaba claro que la espiral de profecias autocumplidas hacia España iba a seguir porque esa semana mucha gente se iba a dar cuenta de que ese país que estaba en el ojo del huracán no había presentado aún sus presupuestos. Y seguirá porque mañana mucha gente leerá que el presidente del Gobierno de ese país que está en el ojo del huracán salió del Senado por la puerta del garaje para no responder a la prensa. Gente de Londres, de Frankfurt o de Nueva York, gente que no tiene la suerte de tener a La Razón, ABC, El Mundo o La Vanguardia para enterarse de que la culpa de todo la tienen los andauces que no han votado bien.

PD: De hecho, el día siguiente de las elecciones bajó la famosa prima de riesgo:

PD: Desde que comenzó la crisis, ha habido una especial fijación por España. La razón está en el Ibex 35. Tenemos varias empresas fuertes, muy internacionalizadas y a un precio razonable, cada día más razonable. Cuando la UE conviertió la crisis financiera en crisis de deuda, el atractivo creció. Somos un país con un sistema financiero que no provocaría efecto dominó y con problemas propios, lo que evita el efecto dominó psicológico. La hoguera estaba. La chispa, si se quiere buscar una, fue la gestión circense de la cifra de déficit. Levantar la mano. Pero lo más inteligente que podríamos hacer todos es desvincular las decisiones del sistema financiero del sistema político y vincular las decisiones políticas, como tardar un mes en ayudar al Este y seis meses a Grecia, al sistema político.

Tendrá la miseria y la intervención

Viernes, 6 de Abril de 2012

Para evitar la intervención, Rajoy escogió los ajustes, es decir, la recesión, es decir, la miseria. Tendrá la miseria y la intervención. De una crisis de deuda sólo se sale dejando de pagar, es decir, con crecimiento, es decir, con política. Y la política ha dimitido en brazos de la economía. No es la primera vez que el gobierno se pone en mano de los adivinos.

De la alternancia al choque

Domingo, 1 de Abril de 2012

La sociedad se basa en que todo el mundo disponga de canales para la participación política. Además de los procesos electorales, hay instituciones como los partidos políticos, los medios de comunicación, la libertad de expresión, las centrales sindicales, las asociaciones ciudadanas, la administración de justicia o el derecho a reunión, manifestación o huelga. Todos ellos están en cuestión. El deseo de la CEDA de ahogar toda discrepancia ha provocado que todos ellos se hayan estrechado. Se busca extender el miedo para crear sumisión. El previsible problema de esta estrategia es que el miedo, como dice Yoda, también crea ira, frustración y violencia. El deseo de la CEDA de ahogar toda discrepancia, de estrechar todos los canales institucionales de discrepancia, puede comenzar a cohesionar un Frente Popular que tenga las mismas ganas de ahogar toda discrepancia y la alternancia se transformará el choque.