Archivo de Diciembre de 2011

Construyendo el país

Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

país

Noticia de la que nadie se acordará

Miércoles, 7 de Diciembre de 2011

Hoy publica Expansión esta noticia:

La banca, liberada de comprar 1,8 billones de deuda pública en 3 años

La crisis de deuda soberana podría llevar a los supervisores bancarios internacionales a dar marcha atrás en uno de los pilares de la reforma de Basilea III, que se implantará progresivamente entre 2013 y 2019. La incorporación de nuevas ratios de liquidez es una de las grandes novedades de la nueva regulación. Las entidades deberán tener colchones de liquidez estructurales y a corto plazo, para hacer frente a un cierre de los mercados de financiación durante treinta días.
La propuesta elaborada por los reguladores hace un año establece que el efectivo y la deuda soberana son los activos líquidos de mayor calidad. Ahora, sin embargo, los supervisores podrían estar planteándose incluir también en esta categoría deuda corporativa y renta variable, según fuentes consultadas por Bloomberg. Los reguladores intentarían rebajar el elevado protagonismo que la deuda pública tiene en los nuevos requerimientos de liquidez.
Advertencia de la banca
La banca internacional lleva meses advirtiendo sobre este riesgo. Para cumplir con las exigencias de liquidez, el sector financiero global tendría que comprar unos 600.0000 millones de euros de deuda pública al año entre 2009 y 2014, según cálculos del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), agrupación que representa a las principales entidades financieras del mundo, entre ellas, Santander y BBVA. Las conclusiones del estudio de impacto de la reforma que el Comité de Basilea publicó el pasado año ya mostraban que sólo la banca europea necesitaría un colchón adicional de activos líquidos de 1,73 billones para cumplir con la ratio de efectivo a corto plazo (Liquidity Coverage Ratio o LCR).
“Los nuevos requerimientos de liquidez presionan a los bancos para incrementar sus tenencias de bonos soberanos”, indica el IIF en su último informe de impacto económico del nuevo entorno regulatorio. “La reciente crisis de deuda soberana en Europa ha mostrado que la deuda pública no es necesariamente un activo tan libre de riesgo y líquido como se pensaba”, indica el lobby bancario. “Requerir al sector financiero a mantener un volumen excesivo de estos activos podría añadir riesgo de crédito a sus balances y afectar negativamente a su solvencia futura”, advierte el Instituto. Desde su punto de vista, es “desconcertante” que el activo que constituye el eje central del régimen de liquidez sea el epicentro de la crisis de deuda.
Menos compradores
De concretarse el cambio, también podría existir una segunda derivada que trasciende al sector financiero. Si los bancos tienen menos presión para comprar deuda pública, podrían incrementarse las tensiones de financiación de algunas economías, especialmente, las más débiles.

Es la típica noticia de la que nadie se acordará dentro de unos meses, cuando haya problemas.

Cumbre

Lunes, 5 de Diciembre de 2011

cumbre

Los originales:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=zQWokBfxGKo[/youtube]