Archivo de Junio de 2011

¿Qué coño hacíamos en medio?

Lunes, 13 de Junio de 2011

Hace unos meses, se celebraron elecciones autonómicas en Catalunya. Ganó CiU, se hundió el tripartito y el PP creció un poquito. En Madrid, el resultado se resumió en ‘triunfo de la derecha y hundimiento de la izquierda’ para alimentar la idea de la inevitabilidad de la futura victoria del PP en las Generales. De nuevo, 1996. En Barcelona hubo voces (La Vanguardia, por ejemplo) que insistían en que quien había ganado las elecciones era el catalanismo y que el escenario no iba a ser el mismo que en 1996. No habría una reedición del Pacto del Majestic. Este blog se situó en un punto intermedio. Las elecciones eran el primer paso hacia la constitución de una nueva CEDA (Coordinadora Estatal de Derechas Autonómicas) pero no se iba a repetir el escenario de 1996 porque el descalabro de la izquierda iba a ser mucho mayor.

Las nuevas elecciones municipales apuntan en esta dirección. El entedimiento entre el bloque de la derecha ha sido rápido y silencioso. Los grupos periodísticos que apoyan a la nueva CEDA (unos, por interés, como El Mundo; otros, por convicción, como La Vanguardia) se han ocupado de que la operación sea inodora, incolora e insípida, incluso en casos como el de Badalona (primer experimento de poulismo xenófobo). Por ejemplo, la propuesta del conseller de economía, Mas-Collel, de paralizar las obras del AVE a Extremadura habría provocado un cisco considerable no hace mucho. Como en el soneto, no hubo nada. El silencio provoca la pregunta de si todo fue atrezzo. Si todo, desde el boicot a los productos catalanes al editorial sobre la dignidad de Catalunya, fue puesta en escena de ambas partes; pequeños círculos de tiza cuyo único objetivo era sacar de los distintos gobiernos a la izquierda.

La pregunta insinúa su propia respuesta y establece un escenario muy favorable al cinismo. Todos los grupos que asumieron la defensa de la pluralidad, del establecimiento de puentes, de espacios de concorcia y del resto de metáforas ñoñas, se quedan desubicados; más concretamente, con cara de tonto. Si todo era mentira, ¿qué hacíamos en medio?

El primero, el PSOE, donde sus estrategas electorales (si es que existen) deberían borrar Catalunya de su futuro mapa de proyectos y argumentos, como se hacía en el XIX con los burgos podridos tomados por el caciquismo. La implicación en el nuevo Estatut, seguramente equivocada en las formas, ha hecho perder trabajo y votos sin reportar nada. El ecosistema madrileño de medios permite mejor la retirada del proyecto de la pluralidad que la futura revisión de las formas. Con el lema, nadie más que nadie, el PSOE podría hacer oposición al PP por su pacto con CiU en el resto de autonomías y, en Catalunya, se limitaría a recoger votos en las Generales aprovechando el miedo al PP. Tras el PSOE, IU, donde la política sobre la pluralidad (y sus pactos) es desconcertante.

Y, por último, el resto del personal, que no tenía nada que perder, salvo el tiempo. Esos tipos que perdieron unos minutos discutiendo con la militante del PP que les pedía firmas ‘contra Catalunya’; que comparon cava cuando la familial pedía sidra o champagne; que se molestaron en mostrar su descontento contra la crispación territorial porque créían que la pluralidad es algo positivo, un derecho de cada persona que se puede ejercer individualmente o en grupo. Algunos, que ya oteábamos la CEDA, con su programa común de reparto de comisiones y sobreseimientos, nada hemos perdido. Otros, más valiosos, se han quedado por el camino, desubicados, preguntándose ¿qué coño hacíamos en medio?

Fachalona

Domingo, 12 de Junio de 2011

Dice Gaziel:

“Políticamente hablando, un país en el que las más refinadas inteligencias personales traicionan a la conciencia colectiva es un país muerto”.

Cuya capital es Fachalona, un nuevo marco mental.

PD: Leemos: “El candidato de CiU en la ciudad, Ferran Falcó, compartió la decisión con la ejecutiva de su partido, asumiendo que García Albiol hizo una oposición “asquerosa”. Falcó se hartó de asegurar en campaña que sumaría con el PSC e ICV para evitar ver al PP gobernando”. 

Liberales españoles

Viernes, 10 de Junio de 2011

Algunos ejemplos:

Mariano Rajoy: Licenciado en Derecho, comenzó a preparar las oposiciones a Registrador de la Propiedad en el último año de carrera y las aprobó al año siguiente (1979). Fue elegido diputado en las primeras elecciones autonómicas gallegas, celebradas el 20 de octubre de 1981. Es decir, siempre ha cobrado del erario público.

María Dolores de Cospedal: Es licenciada en Derecho por la Universidad San Pablo-CEU de Madrid e ingresa por oposición en el Cuerpo Superior de Abogados del Estado en 1991. En el año 1992 entra en los servicios jurídicos del Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente. En 1994 y hasta 1996 (victoria del PP) ejerce de Abogada del Estado Jefe en el Ministerio de Asuntos Sociales. Es decir, siempre ha cobrado del erario público.

Soraya Sáenz de Santamaría: Licenciada en Derecho por la Universidad de Valladolid. Con 27 años, se estrenó como Abogada del Estado, siendo destinada inicialmente a León. Es profesora asociada de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid. Es decir, siempre ha cobrado del erario público.

Ana Mato: Es licenciada en Ciencias Políticas y en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Fue profesora tutora de la UNED. Inició su carrera política en 1983 como Jefa del Departamento de Autonomías de Alianza Popular y Coordinadora de la Interparlamentaria Popular. Es decir, siempre ha cobrado del erario público.

Esperanza Aguirre: Cursó estudios universitarios, obteniendo la licenciatura de Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en 1974.En 1976 accedió al Cuerpo de Técnicos de Información y Turismo por oposición. Ocupó una jefatura de servicio, el de Publicidad de Turismo de la Secretaría de Estado de Turismo, donde permaneció hasta 1979. A partir de ahí ocupó diversos cargos administrativos de designación directa en el Ministerio de Cultura, con varios ministros, durante el gobierno de Unión de Centro Democrático. En 1983, entra como concejala en el Ayuntamiento de Madrid. Es decir, siempre ha cobrado del erario público.

Alberto Ruiz-Gallardón:  Se licenció en Derecho por la universidad San Pablo CEU (Centro adscrito a la Universidad Complutense en aquel momento, ahora Universidad propia). Obtuvo el segundo puesto en las oposiciones a la fiscalía (XXVIII Promoción). En 1983 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Madrid. Es decir, siempre ha cobrado del erario público.

PD. Vamos con los pensadores:

Pedro Schwartz: Hijo y hermano de diplomáticos. Cursó la carrera de Derecho en la Universidad Complutense (1957). Tras ser vetado en la carrera diplomática por sus actividades políticas, pese a haber aprobado la oposición, cursó un doctorado en Derecho por la UCM (1966). Realizó otra tesis doctoral en Ciencia Política en la London School of Economics, sobre John Stuart Mill (1965). Tras su regreso a España, trabajó en el Servicio de Estudios del Banco Urquijo, antes de obtener una plaza por oposición en el Servicio de Estudios del Banco de España (1967). Ganó la cátedra de Historia de las Doctrinas Económicas de la Universidad Complutense de Madrid. Desde entonces, ha ejercido como catedrático en la Complutense (1970-1992), la Universidad Autónoma de Madrid (1992-2003) y, actualmente y desde 2003, en la Universidad San Pablo-CEU de Madrid. Es decir, estudió hasta los 30 años porque su familia cobraba del erario público y, después, ha cobrado del erario público hasta hace nada. Y dos oposiciones, oiga.

Libertad de expresión

Jueves, 9 de Junio de 2011

Estas son dos noticias que salen hoy en la prensa cuando se busca este concepto:

El director de la Real Academia de la Historia considera el diccionario «un monumento a la libertad de expresión»

Bildu asegura que exhibir fotos de etarras es “un ejercicio de libertad de expresión”

Es el momento de comenza a buscar otro.

Parabólicos

Martes, 7 de Junio de 2011

Soy parabólico. No es una corriente nueva surgida dentro de IU, calma, sino que Gens ha seleccionado uno de mis relatos, El cuaderno, para la segunda edición de La parábola de los talentos. Tienen la portada aquí al lado. Mi cuento es una historia triste y cotidiana entre un montón de historias hermosas y extraordinarias. El pasado 24 de mayo, celebramos la presentación en la Casa Encendida.

Nos apadrinaron, Luis Llorente, de Gens, Inés Mendoza y María José Codes, de la primera antología, y Julio Jurado, editor, autor y, sobre todo, nuestro pastor. Aquí los tienes. Estas dos fotos son de Sofía Menéndez.

casaendencida

Y aquí estamos algunos de los parabólicos. No se nos ve a todos, claro. Somos quince.

parabola

He elegido esta porque me encanta enseñar las fotos a mis hijos. Mario y Aitana estuvieron allí. También, el resto de mi familia, en la que incluyo a mi amigo Gonzalo, que vino de Valladolid. Tampoco faltó, claro, Magdalena, mi profe de escritura desde hace muchos años. Me quedé en blanco y se me olvidó mencionar a Beatriz. (Ya que estoy escribiendo a la manera de Reig) Bunburizo las palabras de Julio Leiva: “ella sabe lo de lo intento y no me sale”. Después de la presentación, fuimos a un bar donde los parabólicos nos saludamos y pasamos calor, me escapé a un concierto de Antònia Font, invitado por Pedro, donde también pasé mucho calor, y volví al bar justo en el mejor momento.

El pasado domingo, nos citaron para firmar en la Feria del Libro. Decían que iba a llover pero el único que cumplió las previsiones meteorológicas fui yo, que amanecí nublado. Se me cambió la cara al sentarme en la silla de la caseta de Tres rosas amarillas. Por ella habían pasado los culos de Javier Sagarna, Ángel Zapata, Julio Jurado o Ignacio Ferrnado y, si un escritor es lo que descarta, esa silla debía de saber mucho. No me contó nada. O no supe escuchar, ensimismado en mi vanidad. Aquí estoy.

feria

Seguro que te has quedado con ganas de saber quién es la dama demediada. Aquí debajo la tienes, escribiendo algo, seguro, más hermoso y menos tópico que yo. Se llama Irene Cuevas y sus cuentos tienen esa ternura surreal que solía regalar Quim Monzó antes de convertirse en el hombre más airado de La Vanguardia. El de la niña suicida del octavo izquierda es de los que más me han gustado de toda la antología. Y el que más recuerdo. Envidio su falta de cinismo, que es una cosa que estoy intentando suprimir de mi dieta. Mi benecol es Manel, donde todo es de verdad. El cuento de la niña suicida del octavo izquierda podría ser una canción de Manel.

feria

Aquí estamos los dos.

feria

Beatriz dice que estaba muy guapo. Es porque la estaba mirando. También estuvieron mi padre, que se llevo a Mario a las barcas, y Belén, a quien dediqué el libro de parte de los cuatro.

feria

Aquí estoy soltando cuarto y mitad de libro. No voy a hacer ninguna metáfora despectiva de la Feria. Me encantaba cuando era pequeño y me sigue gustando mucho. Fui a que Antonio Orejudo me firmara su libro y también llevé otro de Reig (ambos donados por Pedro) pero no lo encontré.

Te presento al resto de los parabólicos que vinieron. Aquí están Manuel Dorado y Marisa Mañana. En medio, con un sombrero envidiado y sonrisa mefistofélica, Julio Jurado, nuestro pastor.

parabola

Estos son Julio Leiva y Javier Quevedo, men in black. El cuento sobre el jumping de Quevedo es el que más le gusta a Beatriz.

javier

Aquí están Laura Archiles y Mariana Torres.

feria

Y Eduardo Cano y Javier Pascual

pascual

Habrás visto que cada vez hay menos libros. Se acabaron todos. Le regalé el que había llevado a mi tía Nines, lectora y camello de libros que los demás no le devolvemos. Mi amigo Manolo se quedó sin su ejemplar; la señora que había delante de él se llevó tres. Manolo, la mano invisible del mercado que asigna oferta y demanda nos volvió a dejar sin ná. Ya los han repuesto. Puedes pasarte por la caseta 121 cuando quieras a comprar el libro.

Después, Manolo, Pedro, Asier, Laura, Guillermo, Julia y Beatriz nos fuimos a tomar unas cervezas con la tortilla que había hecho por la mañana. Algunas patatas me quedaron un poco duras pero todo el mundo fue muy amable y no dijo nada. Me fui corriendo porque mi madre había reservado en un restaurante.

Por la tarde, sí llovió pero esa es otra historia.

PD: Por la tarde, Aitana estaba merendando. Empezó a contar una historia y terminó diciendo que papá había escrito un libro por la mañana en el parque. Bieeen, dijo, un aplauso. Escribo para que me miren como lo hacía ella. Y para que me aplaudan, claro.

No les dejes comer después de medianoche

Martes, 7 de Junio de 2011

Leemos en la prensa de hoy:

Mas pide a Moody’s que no cree alarmismo y niega que el déficit catalán ponga en riesgo solvencia de España

El presidente de la Generalitat exige a la agencia de calificación que observen “bien” el compromiso “serio” del Govern con el ahorro y la contención

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha negado este lunes que el déficit catalán ponga en riesgo la solvencia de España, tal y como ha advertido Moody’s, y ha reclamado a las agencias de calificación de riesgos que no creen alarmismo y que observen “bien” el compromiso “serio” del Gobierno autonómico con el ahorro y la contención. “Les pedimos que hagan su trabajo y que lo hagan bien, que no creen alarmas innecesarias”, ha dicho Mas al ser preguntado por el informe de Moody’s. “Si en su momento por defecto no evaluaron bien los riesgos, que eran muchos, que ahora no se pasen por exceso”, ha resaltado.

Leímos en la prensa de hace un año:

Por contra, el candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, secundó el dictamen de Moody’s y alertó de que «las condiciones para enderezar todo esto se harán en unas condiciones de dificultades objetivas importantes, y una dificultad en la que habrá muy poco dinero y muchas deudas, que además tendrá que pagarse cara». En un contexto de crisis, según Mas, el próximo gobierno que salga de las urnas tendrá «muchas limitaciones» que deberá afrontar sin más dinero en las arcas públicas, de forma que deberá controlarse el gasto y estudiar cómo se puede devolver la deuda. El líder de CiU recordó que «también habrá que devolver dinero a Madrid por la financiación autonómica», que cifró entre 4.000 y 5.000 millones en los próximos años.

Hace varios años, en un artículo en Metro, propuse que las advertencias de las agencias de calificación se publicaran junto al horóscopo en una sección llamada ‘creencias populares’. Para Mas y su bloque (La Vanguardia) fue muy goloso crear muchos gremlins para destruir al anterior Govern. El problema es que siguen vivos.

Ayer, en Yemen y Madrid se mataron toros para demostrar alegría

Lunes, 6 de Junio de 2011

Nos lo dice El País, en su portada:

yemen

¿Qué se hizo de ‘La dignidad de Catalunya’?

Jueves, 2 de Junio de 2011

Hace año y medio, la prensa catalana publicó un editorial conjunto titulado La dignidad de Catalunya. Fue un texto importante. Partía de la inquietud creada por la entonces futura sentencia del Tribunal Constitucional sobre el proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía y terminaba recogiendo el malestar de la sociedad catalana por la polémica articulada por el bloque de la derecha para usar el proceso estatutario contra el presidente Zapatero (alarmismo con el texto, España se rompe, recursos al TC, presión a los jueces, recogida de firmas, boicot a los productos catalanes, boicot a la operación corporativa de la empresa catalana Gas Natural, alarmismo con la lengua, hay guetos en Catalunya, etc..,; el clásico polaco el que no bote, muy usado en la lucha política española). El movimiento del editorial lo encabezó La Vanguardia, el único actor con capacidad para hacerlo por músculo histórico, físico e intelectual. Era un texto sólido que comenzaba hablando de instituciones comunes (Monarquía o Cortes Generales) para sustentar el diagnóstico, el malestar, y ofrecer la conclusión, la inquietud por la incomunicación y el alejamiento de las sociedades. Muchos confundieron el diagnóstico con la conclusión. Algo muy madrileño.

Se decía “Hay un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada airada de quienes siguen percibiendo la identidad catalana (instituciones, estructura económica, idioma y tradición cultural) como el defecto de fabricación que impide a España alcanzar una soñada e imposible uniformidad” y se finalizaba así, con una advertencia: “nadie que conozca Catalunya pondrá en duda que el reconocimiento de la identidad, la mejora del autogobierno, la obtención de una financiación justa y un salto cualitativo en la gestión de las infraestructuras son y seguirán siendo reclamaciones tenazmente planteadas con un amplísimo apoyo político y social. Si es necesario, la solidaridad catalana volverá a articular la legítima respuesta de una sociedad responsable”. Se dijo que el editorial era un chantaje, una coacción y, cómo no, una quiebra del estado de derecho. Lo dijeron los mismos que sostenían todos los días que cualquier sentencia que no anulara buena parte del articulado provocaría la ruptura del Estado, la Guerra o el Apocalipsis. (Previamente a todo esto, Andalucía había aprobado en 2007 su reforma estatutaria, donde se habla de la “realidad nacional” andaluza, casi sin ruido y con amplio consenso. Meterse con Andalucía).

Siete meses después del editorial, el Tribunal Constitucional acató lo que se le decía desde la prensa madrileña del bloque de la derecha y purgó el Estatut (con morcillas como la mención expresa a la “unidad de la nación española” después de especificar que la definición de Catalunya como nación del preámbulo “carece de eficacia interpretativa”; penalty y expulsión). La “legítima respuesta de una sociedad responsable” mencionada en el editorial se concretó en una concurrida manifestación. Y ya. Un año después del editorial, se celebraron elecciones en Catalunya con la victorial del catalanismo político y el hundimiento de los promotores del cambio estatutario. Meses después, la probable derrota en las elecciones Municipales y Autonómicas provocó la decapitación política del avalador del cambio estatutario, Rodríguez Zapatero (al que el barullo provocado por el proceso, entre otros, por él mismo, le costó un mal resultado electoral en las Generales de 2008). Tras la contundente derrota electoral en las elecciones municipales y autonómicas, Zapatero entregó todas sus armas al abortar unas primarias donde su contendiente iba a ser la cabeza de lista por Barcelona, Carme Chacón.  El vencedor de la rendición fue el jacobino Rubalcaba.

Año y medio después del editorial, el curso de los acontecimientos nos confirma el descalabro de los promotores del cambio estatutario y apunta a un entendimiento interno entre (parte de) la cabeza de la manifestación y los promotores de todo el barullo (alarmismo con el texto, recursos al TC, presión a los jueces, recogida de firmas, boicot a los productos catalanes, boicot a la operación corporativa de la empresa catalana Gas Natural, alarmismo con la lengua, etc…). Es decir, un entendimiento interno de la derecha, la nueva CEDA, obviando todo el proceso estatutario, editorial incluido.

Un cínico podría decir que el objetivo del editorial era coincidente con la belicosa propuesta del bloque madrileño de la derecha: socavar la estabilidad  del gobierno socialista (estatal y autonómico). Las dos divisiones mediáticas, diría el cínico, se repartieron los flancos. Una vez logrado el cambio de gobierno, la “legítima respuesta de una sociedad responsable” se perdió en los pantanos de la historia. El cínico podría sustentarse en la benevolencia con la que ahora La Vanguardia trata asuntos como los cierres de fábricas, las averías en los trenes o los incidentes de orden públicos. Antes, se reclamaban dimisiones de consellers; hoy, son cosas que pasan. También, en el silencio sobre los casos de corrupción del PP y el muy ominoso silencio sobre el exprimento xenófobo de Badalona. Una sociedad responsable debería cerrar el paso a cosas así.

Seguro que el cínico se queda corto para el análisis donde también tendría que figurar el cambio de escenario, una severa recesión económica que apunta a un recorte de servicios públicos y, como consecuencia, a una dislocación de la sociedad. Es posible que estemos ante el primer cambio social serio de la democracia y que esa sea la razón que hace que Catalunya se envaine la “legítima respuesta de una sociedad responsable”. Catalunya es donde primero se han producido los recortes y donde antes ahn surgido las tensiones. El analista podría decir que no hay que dar soluciones rápidas a un síntoma tan complejo como la concreción política de la xenofobia; quizá el remedio puede provocar un estallido. Seguro que hay mucha gente en Catalunya mirando cómo fue el proceso de cocción del FN francés. Tampoco hay que perder de vista el tradicional afán regeneracionista de la política catalana. A pesar del mantra, Catalunya no busca sacar tajada sino cambiar España. Es posible que haya sido uno de sus errores históricos. El castellano entiende mejor alguien que llega, toma algo y se va a uno que llega y se queda para decir cómo se tienen que hacer las cosas; por eso siempre ha sido mejor entendido el PNV que CiU.

Pero en Madrid no se hacen análisis sino puestas en escena y el cínico recobra protagonismo. Pensemos en un asesor cínico del PSOE. Diría, la mayoría de cadáveres del proceso estatutario estás en nuestras filas. El analista trataría de recordar la mala política de comunicación y las salidas de tono pero el cínico zanjaría la discusión pesando los cadáveres. La conclusión, cuya obertura ha sido el aborto de la candidatura de Chacón, es que Catalunya pasa a ser un burgo podrido. Tal cosa no quiere decir que el PSOE renuncie a los votos de esta autonomía pero sí que realice un proceso de alejamiento; de la idea de la España plural se pasaría (se volvería) al ‘nadie es más que nadie’. En la balanza de los cadáveres, el cínico pondría también algunos gobiernos autonómicos, ¿cuánto ha pesado la bandera de España? Se dejaría la Generalitat en manos de CiU, una opción cómoda para la muñición de los pactos en Madrid, y sólo se buscará recobrar las ciudades (el socialismo catalán no lo aceptará y habrá que ver su evolución). Para las Generales, se recogerían los votos sin hacer gran cosa, esperando sólo a que la derecha española se pase de frenada. (La victoria de Rajoy va a dar prestigio al silencio, la innacción y el paso largo; se pondrá de moda la palabra resiliencia).

La retirada del tablero del socialismo español hará más amplias las zonas de incomunicación y más limitadas las de encuentro (un horizonte de sucesos: una hipersuperficie frontera del espacio-tiempo, donde los eventos a un lado de ella no pueden afectar a un observador situado al otro lado; qué poética es la física). Para impedirlo, sería necesario volver al editorial. Se decía “Hay un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada airada de quienes siguen percibiendo la identidad catalana (instituciones, estructura económica, idioma y tradición cultural) como el defecto de fabricación que impide a España alcanzar una soñada e imposible uniformidad” y se finalizaba así, con una advertencia: “nadie que conozca Catalunya pondrá en duda que el reconocimiento de la identidad, la mejora del autogobierno, la obtención de una financiación justa y un salto cualitativo en la gestión de las infraestructuras son y seguirán siendo reclamaciones tenazmente planteadas con un amplísimo apoyo político y social. Si es necesario, la solidaridad catalana volverá a articular la legítima respuesta de una sociedad responsable”.

Esa legítima respuesta puede articularse dentro de unos meses cuando, tras las Generales haya que muñir los nuevos pactos. Será el momento de que CiU, como el representante de esa sociedad responsable, informe al bloque de la derecha de que no sale gratis la política de polaco el que no bote. Andalucía pudo tramitar su Estatuto sin problemas porque todo el mundo sabe en Madrid que el primero fue el iceberg con el que chocó la UCD. Será el momento de abandonar el regeneracionismo y el ensimismamiento y, además de en las históricas reclamaciones tenazmente planteadas, centrarse en una política de cosas físicas, cabezas cortadas o traslado de sedes. Será el momento de decir a los cínicos que no tienen (tenemos) razón.

Capital y mercado explicado otra vez

Jueves, 2 de Junio de 2011

Público publica hoy un artículo de Vicenç Navarro en Público. Esta es la parte más interesante:

Los bancos españoles poseen el 52% de la deuda española. Reciben préstamos de dinero del Banco Central Europeo a intereses muy bajos (1%), y con este dinero compran bonos públicos del Estado español que les dan una rentabilidad de un 6%. Es difícil diseñar un sistema que sea más favorable para los ricos y para sus bancos. Y mientras se hacen superricos, piden a la ciudadanía que se apriete el cinturón bajo la excusa de que “no hay alternativa”.

El artículo completo, aquí.