Archivo de Junio de 2011

Esto no se va a acabar

Miércoles, 29 de Junio de 2011

El parlamento griego ha aprobado sus medidas de ajuste. Esto no se va acabar porque el negocio es imbatible. El BCE presta dinero a los bancos al 1,25%. El interés de los bonos soberanos (deuda pública) a 10 años es del:

  • 16,8 % (Grecia)
  • 12.09 % (Irlanda)
  • 11,68 % (Portugal)
  • 5,69 % (España)
  • 4,98 % (Italia)
  • 4,18 % (Bélgica)
  • 2,87% (Alemania)
  • 2,97% (EEUU)

Esto quiere decir que yo recibo 100 millones de euros del BCE, los invierto en deuda española y tengo garantizada una ganancia de 4,4 millones de euros sin hacer nada más. Es el 4,4%, justo lo que ofrezco en depósitos de pasivo para conseguir liquidez. Con ese dinero captado (ojo, es una cantidad que se detrae de la inversión productiva para convertirse en capital financiero) puedo jugar. Por ejemplo, invertir en deuda griega a seis meses y en un seguro de impago sobre la misma. Invierto en rojo y negro pero con un dinero ‘regalado’; todo es ganancia.

Y no soy el doctor No, metido en una cápsula en una isla del Pacífico acariciando un gato, sino que trabajo de nueve a siete en la ciudad financiera del Santander, Boadilla del Monte, Comunidad de Madrid, y cobro nómina más bonus.

Debate

Martes, 28 de Junio de 2011

Nace un gran ex presidente (cada día más Suárez), el jefe de la oposición (cada día más Arias Navarro) renuncia a parecer presidente y cede el discurso de la patronal al portavoz de CiU, que habla como si su partido siguiera sin gobernar.

Capital y mercado (dos ejemplos)

Martes, 28 de Junio de 2011

Leemos en la prensa de hoy:

“Nos estamos jugando el sector”. Así de contundente es el análisis de Luis Sánchez Salmerón (Madrid, 1962) cuando reflexiona sobre la situación de las autopistas de peaje en España. El director general de Globalvía, el grupo de infraestructuras controlado por FCC y Bankia, vive en primera persona el difícil estado del sector, ya que su empresa es accionista de, al menos, tres sociedades concesionarias que se encuentran en una delicada situación financiera: el corredor entre Cartagena y Vera, la Autopista del Henares (R2) y la empresa Accesos de Madrid (R5 y R3).

Son tres de las ocho autopistas de peaje españolas que, debido a los sobrecostes de construcción y de expropiaciones y a un incumplimiento sistemático de las previsiones de tráfico, han entrado en una espiral de pérdidas insostenible. “Hay autopistas que podrían suspender pagos este mismo año”, advierte el directivo de Globalvía.

Entre los destinatarios de este mensaje, además del Gobierno, se encuentran los sindicatos de bancos que financiaron estos proyectos millonarios que ahora se encuentran entre la espada y la pared. Varias de estas concesiones participadas, además de Globalvía, por Abertis, Ferrovial y ACS, entre otros, tienen que abordar en las próximas semanas y meses complejos procesos de refinanciación. “La situación es complicada, ya que la banca extranjera, que participa en esos sindicatos de acreedores, tiene instrucciones claras de reducir el riesgo de exposición a España”. En su opinión, hay tres tipos de afectados: “Las entidades financieras, la Administración y el operador. A día de hoy, los únicos que han cobrado religiosamente han sido los bancos”.

Lo que este señor está pidiendo es lo mismo que solicitó el presidente de la patronal hace años: la suspensión del mercado, y lo mismo que piden todos los empresarios cuando reclaman “un marco regulatorio estable que facilite la inversión”. Quieren una garantía de que no perderán el dinero, algo profundamente destructivo. El mercado debe tener ganadores y perdedores; debe tener gente que se haga rica y gente que pierda su dinero. Sus deseos se están cumpliendo. El mercado, sistema abierto con ganadores y perdedores, se está convirtiendo en un sistema cerrado donde sólo hay ganadores. Todos los gobiernos están disponiendo marcos regulatorios estables que faciliten la inversión. Están sustituyendo la economía de mercado por la economía de capital y el capital no existe.

Hoy también leemos:

Facebook alcanza una valoración de 70.000 millones de dólares

La valoración de Facebook continúa con sus idas y venidas. Si la última valoración de Goldman Sachs era de 50.000 millones de dólares, la compra del fondo GVS Capital de una participación en la red social ha situado su valor en 70.000 millones de dólares.

Son 70.000 millones de euros que no existen porque Facebook no existe. Como no existían Myspace o Second Life.

La cosa generacional

Martes, 28 de Junio de 2011

Leo en una entrevista de Diego Manrique a Joaquín Sabina.

P. Una curiosidad. ¿Conoce algo de música indie?

R. Nada. Me suenan algunos nombres pero solo he escuchado a Lagartija Nick en Omega.

El disco es de 1996. Apliquen ese esquema mental al resto de su generación.

El hombre de la tijera

Lunes, 27 de Junio de 2011

Si yo fuera el asesor de Rubalcaba, le diría que hablase con Griñán para convencerlo de que se debe incorporar a su proyecto, un grupo (de Javier Solana a Rodríguez Ibarra) lleno de canas, benecol y vieja política, la de cupos, ingenio y caciquismo, la manera española de llamar a la cercanía política. Le diría que convocara un congreso del PSA para mediados de enero en el que saliera elegida María Jesús Montero, actual consejera de sanidad. Su campaña electoral sólo tendría un punto fuerte: los servicios públicos, sobre todo, la sanidad. Con la que estará cayendo en el resto de autonomías, no debería ser difícil colgar a Javier Arenas el sambenito del hombre de la tijera.

Quizá llego tarde. Quizá la entrevista de ayer de Público quiere decir que alguien ya lo ha pensado.

PD: Recuperar a Javier Solana o a Rodríguez Ibarra quiere decir renunciar a renovar electorado. Correcto pero también es recuperar parte del terreno perdido. Todos los de más de 40 los verían con simpatía, como las fotos de Espinete o los fraguel. Rostros de una época en la que todo lo malo ha sido borrado, una época en la que duraban las erecciones y no las resacas.

El PSOE ya tiene foto para el cartel electoral

Viernes, 24 de Junio de 2011

Bien manejada, esta foto:

cospedal

Puede mover a bastante gente que tiene muchas, y razonables, ganas de quedarse en casa.

Navidad en Catalunya

Jueves, 23 de Junio de 2011

La escena es pura Navidad, una sonrisa inocente, un papel lleno de fantasía y un señor con barba. Joujoujou. 

sanchez camacho

Expliquemos la escena. La sonrisa inocente es de Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP de Catalunya, el papel que tiene en la mano es una instancia para que su hijo sea escolarizado en un modelo educativo bilingüe y el señor con barba es Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana, que entregó otras 500 peticiones a la Conselleria de Ensenyament.

Lo que convierte a la escena en navideña es que el día anterior, el grupo parlamentario que preside Sánchez-Camacho había aprobado los presupuestos autonómicos, incluidos los de la Conselleria de Ensenyament. Los presupuestos no se plantean modificar el actual modelo de inmersión lingüística que Catalunya ha aplicado desde los años 80. Paga una cosa y pide otra; o simula pedir otra. De la primera, los presupuestos, la importante, no hay foto; de la representación sin sustancia, sí.  

PD: Obsérvese que esta señora está metiendo su vida privada, la escolarización de su hijo, en el debate político. Es un gesto populista que busca tanto la demagogia como una cierta inmunidad: es una decisión personal, no te metas con mi hijo, etc…  

PD: 500 peticiones a la Conselleria de Ensenyament. Me da pereza hacer el porcentaje de lo que son 500 respecto al total de personas escolarizadas en la comunidad pero sí estoy convencido de que el club de fans de Star Wars de Barcelona logra en menos tiempo más instancias para que el estudio de la Fuerza se convierta en asignatura obligatoria.

La toma de la Bastilla

Viernes, 17 de Junio de 2011

Dentro de un mes, habrá fiesta en Francia. Se conmemora la toma de la Bastilla, la simbólica cárcel de la monarquía francesa que, en el momento del asalto, ya no ejercía como tal y custodiaba sólo a siete prisioneros (ya sería casualidad que fuesen todos hermanos gemelos del rey, descendientes del maestre de los Templarios o marqueses de Sade, como nos cuentan las novelas históricas). Las versiones del hecho varían. Hay documentos que hablan de una feroz lucha con decenas de muertos y otros que explican que apenas hubo contienda porque el edificio estaba casi abandonado. La cuestión fue que todo el mundo conocía la Bastilla y el suceso fue de las primeras noticias globalizadas. En días, se conocía en Berlín, Roma, Londres o Madrid; en semanas, en Nueva York, Moscú o Buenos Aires. El mundo no volvió a ser el mismo.

Calma, no estoy comparando el cerco al Parlament con la toma de la Bastilla pero el ejemplo nos sirve para ver que la violencia suele estar presente en los cambios históricos y no tiene mala prensa. Sólo hace falta que escriban los beneficiados por ella. De momento, los que crean el relato son los beneficados por la violencia ejercida desde los poderes públicos (clase directiva). No cuestionaré que se trata de una violencia legitimada por multitud de instituciones, entre ellas, el sufragio, pero las instituciones están siempre en permanente revisión. Los que tomaron la Bastilla desafiaban algo más que la democracia, retaban a Dios. Y, entonces, Dios existía. Tampoco aplaudiré la violencia ejercida sobre representantes institucionales. Ya lo han hecho durante muchos años todos los diarios que ahora se quejan; justa ira del pueblo, decían cuando se abucheaba (o se lanzaban objetos) a políticos del actual gobierno en actos públicos sin tener en cuenta que el marco, cuando se rompe, lo hace para todos. (No se pregunte el lector qué diría la prensa si los agresores del miércoles hubieran sido del Foro de la Familia y los agredidos, políticos de partidos de izquierda; no vale la pena perder el tiempo en demagogias).

La mayoría de la prensa ha despertado. Se ha dado cuenta que cambio es cambio; de que una impugnación de las reglas de juego también conlleva un cambio de tablero y, claro, del propio juego. Los titulares del jueves alertaban que se había atacado a la democracia y un (muy buen) editorial de La Vaguardia de hoy habla de antipolítica. Todo es miedo, cuidado, líneas rojas, todo está a punto de romperse, no sé sabe dónde podemos ira a parar. Y una desesperada búsqueda de hilos. La agenticidad siempre es más cómoda que el análisis. De momento, la solución escogida es enroque: más control, más policía, jucios, detenciones; nadie puede quedar impune (claro, la impunidad es un privilegio de la clase directiva, no del resto de grupos). Ningún atisbo de autocrítica ni, tampoco, nuevos caminos.

El problema sigue ahí y seguirá. Ha habido una recesión económica fuerte y el ajuste se ha hecho exclusivamente por abajo. No ha habido ninguna consecuencia por arriba, ni real ni escenográfica. El modelo es el mismo y cuenta con los mismos actores porque la clase directiva también se ha constituido en red; cargos políticos, financieros o judiciales se protejen entre ellos dejando una sensación de impunidad corrosiva. El ajuste por abajo deja una larga estela de empobrecimiento que podría ser asumido si hubiera también un ajuste por arriba: no hace falta que se suiciden los banqueros como en el 29 pero alguien debería haber ingresado en prisión (el consejo de administración de CCM o el Consell de Camps). Para preparar el recogimiento privado siempre viene bien un auto de fe público.
El ajuste por abajo termina de demoler el incierto futuro de varias generaciones. Tenemos un problema generacional que nos explicarán los demógrafos dentro de un par de décadas. La clase directiva española nace en los 70 y no se aceptan nuevos miembros que cuestionen el marco. La clase funcionarial española (los que cuentan con empleo estable) también nace en ese momento y no ha tenido continuidad. Por debajo de los 40, hay una generación a la que no se le ofrece nada. Tendrá un trabajo precario y mal pagado que le impedirá desarrollar su proyecto de vida (que suele ser formar comprar una casa y formar una familia; nada revolucionario). Tendrá, volvemos al ajuste, menos servicios sociales y el futuro a largo plazo es aún peor. Si logra formar una familia, no podrá dedicarse a ella por los horarios y sus hijos tendrán menos posibilidades, ya que el ascenso social tiende a desaparecer. La reducción de las ayudas por desempleo y las prestaciones por jubilación (si es que siguen existiendo) le dibujan un futuro desolador. La prensa conservadora se empeña en poner el foco en el Magreb (políticamente, hay que mirar a Islandia). De acuerdo: unas 140.000 personas en Catalunya comen de la Cruz Roja. El 20% de la población está en el umbral de la pobreza; la pobreza infantil llega al 23,3%. Son datos de Cáritas, impropios de Europa.

Estéticamente, que siempre es importante, se trata generaciones sin voz, sin presencia en los medios tradicionales (la famosa portada del libro de Martínez-Albertos sobre redacción periodística debería sustituir el cigarro y el whisky por benecol y viagra), donde tipos que llegaron a puestos directivos con menos de 30 años cargándose a los anterios les dicen que tienen que esforzarse. Toca mucho los cojones que te hablen de esfuerzo después de estar 12 horas vendiendo estanterías en Ikea por menos de 1.000 pavos al mes. Hasta ahora, se trataba de una generación que se conformaba con desarrollarse en el ciberespacio pero las noticias tampoco pintan bien allí. Habitualmente, se olvida que uno de las principales fuentes de este movimiento es la oposición a la Ley Sinde.

El problema sigue ahí y seguirá. No siempre tomará la forma de acampada, de red o de cerco a las instituciones. Los que han votado a los xenófobos Anglada o García-Albiol también están indignados. (No olvidemos este dato: García-Albiol no sería alcalde de Badalona si no lo hubiese querido La Vanguardia y recordemos un párrafo anterior: más control, más policía… Decía Gaziel que la burguesía catalana busca mucho la espada. Atentos, que las modas en la península entran por Barcelona). Las mismas políticas de ajuste por abajo que hoy vemos en el Mediterráneo se aplicaron con fuerza en América Latina hace años. Allí, los indignados hicieron salir en helicóptero varios gobiernos y terminaron votando opciones populistas. Se dice que el movimiento quiere acabar con la democracia. Mentira. No quiere pero puede ser una consecuencia a largo plazo si no se realiza un ajuste por arriba. Cuando un sistema, por bueno que sea, crea frustración y no proporciona un futuro, comienza a tener fisuras y, si no se controlan, estalla. Y nadie sabe dónde quiere llegar cuando empieza. Los que tomaron la Bastilla o los que años antes tiraron los sacos del té en el puerto de Boston no sabían exactamente dónde querían llegar. Había un problema y los prejudicados removieron la realidad. Es la historia.

Los hombres de Puig, Felip Puig

Miércoles, 15 de Junio de 2011

Aquí están.
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=YcmvzRvsf8g[/youtube]

Y aquí, el lumbrera.
PD: El problema existe y seguirá existiendo. Puede adoptar mil caras (una de ellas puede ser el populismo que viene). Hay una generación que no puede desarrollar su proyecto de vida. Cuando en una sociedad sucede algo así, pasan cosas. Y no dependen de la política, sino de la demografía.

Helicóptero y política

Miércoles, 15 de Junio de 2011

Leemos en la prensa:

Mas y otros consejeros llegan al Parlament en helicóptero para evitar a los indignados

Leímos en la prensa hace 10 años:

De la Rúa abandonó la Casa Rosada en helicóptero