Archivo de Septiembre de 2009

La puerta de los tramposos

Martes, 29 de Septiembre de 2009

Leo en la prensa de hoy:

El PP aprieta a Camps para que reaccione ante el escándalo Gí¼rtel

Cospedal mantuvo una tensa conversación con él para pedirle contundencia - El presidente valenciano está enrocado en resistir porque el caso le toca a él  

El pasado 16 de enero, el entonces presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, nos explicaba cómo se sitúa la dimisión en la polí­tica española.

“Podrí­a dimitir pero éso es cobardes. Cuando alguien dimite o es un cobarde o tiene algo que ocultar”

Entonces, como ahora, la dimisión no tiene que ver con la responsabilidad, que es un concepto civil, sino con la culpabilidad, que es un concepto moral. Por eso mismo:

Ricardo Costa cree que antes que él debe salir Rambla 

No se está dilucidando la responsabilidad polí­tica, que está ya clara, sino la culpabilidad, la vergí¼enza. El que resiste, gana. Miren a Trillo, Fabra o el alcalde de Getafe.

PD: Ese factor clave de la polí­tica española, la ausencia de responsabilidad, permita a Marí­a Dolores de Cospedal, la primera acusadora de la teorí­a de la persecución (corre, corre) decir:

Cospedal ha insistido en que “lo que no se puede hacer -como se está haciendo- es elevar un informe policial a la categorí­a de condena, porque los informes policiales después sufren muchos avatares”, y ha recordado que en este paí­s “hay que demostrar la culpabilidad, no la inocencia”.

Se puede tener más morro pero es complicado.

PD2. Ramón Calderón dimitió al dí­a siguiente de esas palabras. La prensa tituló

“Calderón se va por la puerta de los tramposos”

En fin.

Els anys perduts

Viernes, 25 de Septiembre de 2009

El maestro Enric Juliana suele decir que Catalunya no ha entendido de Valencia las Fallas y la Geperudeta, la Virgen de los Desamparados. Yo añadirí­a que esa falta está más extendida e incluye a la izquierda valenciana, que tampoco comprende la gran contribución levantina a la comunicación pública, el programa Tómbola, ejemplo del nomimalismo posmoderno donde el nombre no necesita la cosa para existir, sino salir en la tele. Catalunya, pudorosa, más cerca del espí­ritu protestante del trabajo que de la hidalguí­a, y la izquierda valenciana, más cerca de Catalunya que del miquelet, no han entendido que a la gente le gusta salir en la tele porque así­ saben que existen. Antes, esta capacidad taumatúrgirca correspondí­a a los mapas y, así­, la gente construí­a grandes catedrales, palacios o universidades o, más efectivo, ‘descubrí­a’ alguna reliquí­a (siempre ha habido Costas, Bigotes y pastuquis) para figurar en los mapas o los caminos.

Valencia quedó ninguneada en los 90 entre los Juegos barceloneses y la Expo sevillana y, desde entonces, la voluntad de estar en los modernos mapas mentales ha primado frente a los inconvenientes que tal cosa creaba. Durante años, la izquierda valenciana ha sostenido su labor de oposición en la crí­tica a las obras faraónicas sin tener en cuenta esa pulsión por existir. Es complicado predicar castidad en la mansión Playboy. Ahora que la fiesta ha acabado, cabe la tentación de decir ‘ya lo sabí­a’. Hay que caer en ella pero con mucha moderación evitando sobre todo las risitas. Son tiempos de gesto grave. Decí­a el maestro que un spin-doctor ha aconsejado al President Montilla recogimiento y silencio cartujano. Buen consejo. Caer en la necesidad posmoderna de opinar de todo y responder a todo y hacer algo para cualquier cosa que suceda deja el escalón del ridí­culo un poco más cerca; la confusa y estival prestación a los parados es un buen ejemplo.

La izquierda valenciana se frota las manos ante las informaciones de hoy sobre financiación ilegal pero la única fruta que cae del árbol cuando está madura es la bellota; el resto, van al suelo sólo cuando están pochas. Incluso esas informaciones sobre financiación ilegal hay que meterlas dentro de un relato polí­tico, un proyecto en positivo. Más que las noticias de hoy, si fuera el asesor de la oposición en Valencia, tendrí­a guardadas estas noticias.

Valencia no celebrará la America’s Cup en 2010

Del ´coste neutro´ a 90 millones más para salvar la Fórmula 1

El Ágora de Calatrava costará unos 90 millones, el doble de lo presupuestado

Para cambiar el modelo de la crí­tica, dos mensajes del foro de cadenaser.com nos dan claves importantes:

Paco (05-08-2009 13:30:41h) dijo:

Perfecto, nos gastamos el dinero en F-1, en Papas, en encuentro de familias, en Equitación, en Copa America, luego las infraestructuras no sirven para nada durante el año y además no se recupera ni de lejos la inversión. Sigue así­ Rita. Ah, por cierto, los bosques se están quemando porque no hay presupuesto para limpiarlos, pero no hay problema, siempre nos podremos comer los ladrillos.

carles 05-08-2009 16:41:09h

Pues si que ha quemado la sentencia eh… la mayoria de mensajes alegrandose de la noticia y haciendo juegos de palabras con Camps, y tal y cual…. fenomenal, ahora a lo mejor sabeis los socialistas por que no ganais en Valencia, por que preferis el mal de todos si puede hacer daño al PP, que tener eventos importantes. Per molts anys!!

No es problema la celebración de grandes acontecimientos televisivos en Valencia, sino el aprovechamiento de los mismos. Es decir, la oposición, mientras sea oposición, no puede oponerse sin más a que se celebre el premio de Fórmula 1 pero sí­ puede criticar la falta de un proyecto que premita la creación de focos productivos con vocación de continuidad y meter ahí­ las informaciones sobre corrupción. Es decir, “¿por qué no se ha creado en Valencia un centro de I+D+i para investigar sobre el coche eléctrico?, ¿dónde estaba el dinero para infraestructuras?, ¿dónde estaba el dinero para modernizar la oferta turí­stica? Un traje de Camps es un puesto de trabajo menos en ese centro tecnológico. Nos han costado muy caros esos trajes. Estos últimos años han sido (uno de los tópicos mejor asentados en el cerebro) los años perdidos. Ellos son lo viejo; nosotros, lo nuevo”.

PD: En el colmo del cinismo, este argumento puede proporcionar una excusa (miserable pero excusa) para la moción de censura de Benidorm: “no estoy de acuerdo en las formas pero es una muestra de que el tiempo del PP ha pasado”.

Fotos y calles

Viernes, 25 de Septiembre de 2009

Leo:

Rodolfo Ares: “¿Alguien se imagina Berlí­n repleta de fotografí­as de asesinos nazis?”

No pero no estábamos hablando de Alemania, sino de España.

madrid

calles

callejero

Benidorm/Melilla

Miércoles, 23 de Septiembre de 2009

Se habla mucho de lo que pasa en Benidorm pero nada de lo que pasó en Melilla hace algunas semanas (12 de septiembre) . Leí­ esta información de Ignacio Cembrero en El Paí­s.

Melilla incluye en su calendario laboral una fiesta musulmana

La decisión, pactada entre Ayuntamiento y comunidades islámicas, no tiene precedentes en España desde 1492

Por primera vez desde la Reconquista, una ciudad española incluirá en su calendario laboral una fiesta religiosa no católica. Las cuatro principales asociaciones musulmanas de Melilla y el Ayuntamiento de la ciudad autónoma pactaron ayer que la principal fiesta musulmana (Aid el Kebir o Fiesta del Sacrificio) sea festivo a partir de 2010 y consensuaron incluso una fecha: 17 de noviembre. Por primera vez en la historia del Islam, una comunidad musulmana, los cerca de 40.000 habitantes de Melilla que profesan esa religión, saben con 15 meses de antelación -y no sólo con dí­as en función de la observación ocular de la luna- cuando celebrarán esa fiesta.

El Aid el Kebir, también llamado Aid al Adha, conmemora la orden dada por Alá a Abraham para que en lugar de sacrificar a su hijo matara un cordero. Quedó entonces establecido que el Islam no permití­a sacrificios humanos.

“Es una decisión que no tiene precedentes en el mundo quitando, por supuesto, los Estados islámicos”, declaró satisfecho a este periódico Abderramán Benyahia, portavoz de la Comisión Islámica de Melilla. “Es un paso histórico del que nos felicitamos”, añadí­a Miguel Marí­n, consejero melillense de Administraciones Públicas. Melilla está gobernada por el Partido Popular.

La clave, claro, es la última frase. Si Melilla estuviera gobernada por el PSOE, ¿alguien cree que no llevarí­amos dos semanas hablando de la entrega de las ciudades a Marreucos, de la alianza de civilizaciones, del libro de Máximo Cajal, del proarabarismo de Moratinos, del pañuelo de Zapatero y bla bla bla?

Dialéctica generacional

Jueves, 17 de Septiembre de 2009

Enric González escribe hoy en El Paí­s sobre los suicidios en France Télécom:

En la empresa quedan unos 70.000 trabajadores “antiguos” (funcionarios) y el resto, los nuevos, carece de privilegios. Es muy curioso comprobar que quienes soportan mal la situación son “los antiguos”. Sin generalizar, la presión por la rentabilidad ha convertido a muchos jefes en tiranos y a muchos empleados de base en mártires vocacionales, a los que se les abre una úlcera cada vez que se habla de traslados o cambios de horario. Los “antiguos” tienden a calificar como insufrible la actual situación. Los “nuevos”, fácilmente despedibles y fácilmente trasladables, vienen a decir que France Télécom, con su poderoso comité de empresa, es, en comparación con otras empresas, un lugar bastante cómodo.

No sé ustedes, pero yo, que soy un “antiguo” en este periódico, con mis trienios, mis pagas y mi indemnización en caso de despido, soporto cada vez peor que existan dos clases de trabajadores. No tengo ganas de perder mis derechos, pero tampoco considero admisible que los de la otra clase, en general más jóvenes y mejor preparados, tengan que resignarse al contrato-basura, el sueldito y la amenaza permanente. ¿No hay que reformar el mercado de trabajo? ¿Hay que dejarlo para siempre así­?

Esta semana, leí­ en los comentarios de una noticia del mismo medio:

Tengo 34 años. Dos carreras, que he estudiado con becas y sin pedir ni un duro en casa desde los 18, edad en la que empecé a trabajar. Muchos de mis amigos están en una situación parecida, y seguimos y seguiremos cobrando poco más de 1000 euros. La generación de nuestros padres se colocó en puestos de responsabilidad SIN FORMACIí“N NI EDUCACIí“N, puestos que a sus más de 50 años no tienen ninguna intención de soltar. Y siguen pensando que nosotros, “la juventud”, no tenemos ni puta idea de nada, ni de la vida, ni del trabajo, ni de nada. En este paí­s no creer en la juventud, en su fuerza, en su ilusión, es un mal endémico de una generación educada bajo el fascismo y que cree que ha salvado el paí­s sólo por haber dejado pasar el tiempo yendo a ver las pelí­culas de Marisol y haciendo guateques con Tang y discos de Mocedades. Este sí­ es un paí­s para viejos.

Ay, la dialéctica generacional.

Bunburismo como modo de trabajo

Jueves, 17 de Septiembre de 2009

Leí­mos:

El cartel de Coixet, denunciado por plagio

coixet

La explicación, puro bunburismo:

“Isabel Coixet nos ha reconocido que recortó la fotografí­a de una revista y que la usó como portada del guión, le gustaba mucho e hizo un collage con ella”.

Cogí­ esto de aquí­ y eso de allá.

PD: Pero pensemos un minuto. Uno y otra no son tipos con los que quedarí­a para cenar pero no son el vaguete de la cope o la jeta de la Junta. Son dos creadores con obra interesante (aunque yo no sea capaz de encontrárselo) y que no pillan para ganar tiempo sino como modo de trabajo. El concepto que hoy tenemos de la autorí­a y de los derechos de autor no ha sido siempre así­ y tiene que evolucionar como lo hace todo. Quizá habrí­a que mirar a ese párpado como a una catedral, una obra colectiva, y pensar que las cosas, también las obras, dejaran la solidez e incluso la liquidez para hacerse gaseosas. También las obras de ambos. Las reglas son para todos.

Mandar callar

Martes, 15 de Septiembre de 2009

Ayer, en la Asamblea de Madrid:

La presidenta ha asegurado que los profesores gastan un tercio de su tiempo en mandar callar.

Ayer, en el Senado:

pp

Los senadores del PP han pedido hoy la oreja del jefe del Gobierno, José Luis Rodrí­guez Zapatero, cuando el presidente les acababa de llamar “insolidarios” al responder a una pregunta de su jefe de filas, Pí­o Garcí­a Escudero, sobre la subida de impuestos. Como no tení­an pañuelos de tela a mano, los parlamentarios del PP han recurrido a sus carpetas, folios y papeles oficiales con el orden del dí­a para hacerlos ondear en alto y hacer visible su requerimiento. El presidente del Senado, Javier Rojo, les ha tenido que llamar al orden y recordarles que estaban en el Parlamento.

Ayer.

 

Diálogo

Lunes, 14 de Septiembre de 2009

Leí­, estupefacto, el siguiente diálogo:

Hugo Chávez. Brufau… ¿qué vamos a hacer con tanto gas?

Antonio Brufau. Alguna utilidad le encontraremos.

Y pensé que el socialismo del siglo XXI se parece mucho al caciquismo del siglo XIX.

Encrucijada diabólica (nominalismo y ufologí­a)

Jueves, 3 de Septiembre de 2009

El nominalismo explicó que los universales eran sólo nombres sin sustancia; no seres ni entidades concretos, sino meras abstracciones, sonidos de la voz (”flatus vocis”), palabras que pueden denominar a varios individuos indistintamente y, por lo tanto, sólo existentes en el campo intelectual, no en la realidad. Los universales tení­an, según los nominalistas, una realidad lógica, no ontológica, como pretendí­an los universalistas, que eran llamados realistas, pues otorgaban a los universales existencia real. Los universales, según los realistas, son anteriores y están fuera de las cosas. Los nombres, claro, encierran otros nombres ordenándose, las más de las veces, en forma de relato, unas cosas delante de otras creando la sensación de causa-efecto o pecado-penitencia. Las cosas, crisis, power-pop o dios, no pueden vivir sueltas, sino con otras cosas dentro de un ecosistema más grande. El famoso marco de George Lakoff.  

La posmodernidad, el happening, la performance o el Tomate introducen la liquidez en el nominalismo provocando que ya no sea necesario ser universal. Al desaparecer la sustancia de la realidad, ésta pasa a estar fuera de las cosas. Hay cosas que son creadas en el campo intelectual para pasar después, mediante happening, performance o Tomate, a reintegrarse en la realidad. Podrí­amos decir crisis o power-pop, pero el mejor ejemplo es dios, la gran performance, el gran happening, el gran Tomate. La ufologí­a llegó primero al nominalismo posmoderno o tomatero. La ausencia de la cosa provocaba la existencia de la misma en tanto que nombre y la negación de la cosa, la reforzaba. El ‘caso Roswell’ o el ‘incidente Manises’. La autoridad está atrapada. Si decide investigar qué pasó, le da entidad a la cosa; si decide no investigar, da entidad a la sombra de la cosa y, por tanto, a ella misma. Es una encrucijada diabólica.

El PP jugó a la ufologí­a la legislatura pasada. Por ejemplo, la entrega de Navarra por parte de Zapatero a la Comunidad Autónoma Vasca. Era una cosa de esoterismo medieval, Zapatero, cual Nuño III, entregaba unas tierras al Conde Ordoño por su buen servicio. No habí­a ningún enganche con la realidad, donde cualquier modificación del mapa autonómico precisa de una serie de trámites, leyes y referenda, nada despreciable. Pero era una encrucijada diabólica. Si el Gobierno trataba de explicar su tramitación, mal porque le daba entidad nominal; si lo negaba, mal porque sombreaba, y, si callaba, aún peor, porque el que calla otorga. Una vez instalada la encrucijada diabólica no hay solución, salvo esperar el dí­a.

EL Gobierno vuelve a estar atrapado en otra encrucijada diabólica, las escuchas. Haga lo haga, el gobierno está atrapado porque todas las opciones refuerzan el nominalismo posmoderno, ya no es necesaria la cosa para el nombre (para existir), sino que haya miles de resultados en google noticias. Y los hay. El Gobierno podí­a haber optado por situar el tema en el terreno del enemigo y decir claro que hay escuchas: Aguirre escucha al PP nacional y lo filtra para destruir a Rajoy. Fernando Múgica informó en el Mundo de que el PP Nacional habí­a hecho un barrido cuando el caso de los espí­as de la Comunidad de Madrid salió a la luz. Podí­a haber tirado, como después hizo Elena Valenciano por elevación y decir inmediatamente que no se iban a tomar en serio las denuncias de Cospedal por su delicada situación personal. ¿Qué situación personal? Ninguna pero el nominalismo tomatero ya habrí­a comenzado su proceso de creación de la cosa.

Pero la encrucijada diabólica ha crecido y, ahora, todas las opciones son malas porque ya existe el ‘caso de las escuchas al PP’ y, un escalón más abajo, la ‘persecución polí­tica al PP’. Ya no hay remedio. Sólo queda esperar a que se haga de dí­a.