Archivo de Agosto de 2009

Ufoeconomistas (Carlos Jesús, el Penumbra o Sala i Martí­n)

Jueves, 20 de Agosto de 2009

El ufoeconomista es una modalidad friki de economista, si es ambos conceptos no son redundantes, que busca presencia en los medios a base de anunciar panoramas apocalí­pticos en tiempos de crisis sobre los que no ofrece ningún dato ni sustento. Hace un año describí­an un escenario Mad Max porque el petróleo se iba a poner a 200 dólares y hoy nos dibujan un mundo cercado al de Rescate en Nueva York o Soy Leyenda, si cruzan sus predicciones con las de los ufomédicos sobre la gripe A.  

Uno de los principales ufoecononistas es Xavier Sala i Martí­n que ayer dijo:

España puede ser un problema para Europa y “ser expulsada del euro”

Tomá. ¿Dijo cómo se expulsa a un paí­s del euro?, ¿qué criterios se seguirán?, ¿cómo se votará?, ¿qué instituciones serí­an competentes?, ¿la comisión, el Parlamento u otra?, ¿qué recursos podrí­a interponer el estado español ante qué instituciones?, ¿cómo se realizarí­a el regreso a la nueva moneda? No, nada. Ni siquiera dijo si serí­a la peseta, el real o los doblones de a ocho. Y sin introducir la no descartable posibilidad de que España sea atacada por una epidemia zombie.

Como los ufólogos televisivos, se limitó a apoyarse sobre una pincelada para augurar lo más terrible.

Sala i Martí­n recordó que en el seno de la Unión Europea existen unas reglas que impiden que los gobiernos tengan déficits demasiado grandes. “España se ha saltado estos lí­mites de una manera extravagante; ya veremos como regresa al lí­mite del 3%”.

Evidentemente, no recordó que muchí­simos paí­ses han superado esa tasa en ocasiones anteriores, con maquillaje de Eurostad o no, ni que actualmente España no es la peor.

Leí­mos en 17 de junio:

España, entre los paí­ses menos endeudados de la eurozona en un plazo de seis años, según Deutsche Bank

España, Finlandia y Holanda serán los únicos paí­ses de entre las once principales economí­as de la zona euro que tendrán un ratio de endeudamiento sobre su Producto Interior Bruto (PIB) inferior al 80% en 2015, según las conclusiones de un informe elaborado por la entidad Deutsche Bank.

Concretamente, el informe prevé para España un endeudamiento del 50,8% en 2009, del 58,6% en 2010 y una subida progresiva hasta el año 2014, en el que alcanzará el 73,1% para relajarse levemente en 2015 en el 71,8%.

(…)

En este este contexto y asumiendo que no se tengan que realizar más rescates financieros, en 2009 cuatro de las once principales economí­as europeas –Francia, Bélgica, Grecia e Italia– ostentarán un endeudamiento del 80% en adelante.

No obstante, en 2015 se ampliará a ocho el número de paí­ses que superen este umbral de endeudamiento, con Portugal, Alemania, Austria e Irlanda.

Según el informe, uno de los paí­ses que está afrontando mayores costes para rescatar el sistema financiero es Irlanda, debido a los 90.000 millones de euros de su programa Nama. De hecho, subraya las similitudes de la situación del paí­s y España con un abrupto descenso de los precios de la vivienda tras haber crecido notablemente en los últimos años.

(…)

Además, el informe subraya que, en el peor de los escenarios, España situarí­a su endeudamiento público en el 90% de su PIB, una cifra sustancialmente mejor que en el caso irlandés y recuerda que esta misma semana, Moodys destacó que el deterioro del mercado financiero español es “menos prioritario” que el caso de Irlanda.

Deustche Bank prevé que la economí­a española se contraiga un 3,6% en 2009 y un retroceso del 2,1% para 2010, frente a unas previsiones de contracción del PIB irlandés del 8,5% y del 2%, respectivamente.

Un informe que no prevé nuevos rescates ni un efecto dómino en el Este

Cielos, qué dirá Sala i Martí­n, pues que los demás no tienen ni puta idea. Sólo él.

Sala i Martí­n también pronosticó que España tardará a salir de la recesión, aunque dejó claro que hacer predicciones en economí­a es complicado, sobre todo en un momento de turbulencias y curvas. “De hecho, todas las predicciones que han hecho en los últimos dos años el FMI, la OCDE o el BCE han sido equivocadas; lo que diga ahora el FMI se debe tomar con precaución”. 

Son estrategias normales dentro de vedettismo esotérico. Si hay una conspiración, tiene que estar la CIA, el Papa o los templarios y su objetivo tiene que ser el control del mundo, la ocultación de la descendencia de Cristo, el control mental a través de los farmacos o la preparación de un plan para establecer una colonia humana en Marte. Hay que ir a lo grande y con cosas conocidas. Dar datos es muy aburrido y establecer contextos, más. Lo mejor es hacer predicciones y, cuanto más se acerquen a El dí­a después, mejor. El problema es que aún hay gente que cree a los ufoeconomistas y el problema llegará cuando todos los economistas tengan que ser ufoeconomistas para publicar.

PD: Veamos a precursores de Sala i Martí­n:

Carlos Jesús 

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=8gWmTCY-zAU[/youtube]

o El Penumbra

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=HooViMyrpl4[/youtube]

O el contactado Sombrita, creado por el maestro Juan Antonio Cebrián.

PD2: Hace meses, discutí­a con amigos sobre la posibilidad de que el Barí§a tuviera un reinado de mil años. Todo va por ciclos, expliqué, aunque los principales jugadores sean muy jóvenes y el entreneador, además de muy joven consiga hacer virtudes casi todas sus caracterí­sticas, el fútbol tiene un karma que todo lo equlibra. Leo que Laporta, actual presidente del Barí§a, quiere que el ufoeconomista Sala i Martí­n le suceda en el cargo. El karma es sabio. Su única actuación en el mundo del fútbol como presidente de la Comissió Econí²mica i Estatutí ria del club fue devaluar a varios de sus activos.

Rajoy en Bahí­a de cochinos

Jueves, 13 de Agosto de 2009

Rajoy es un escarabajo; con perdón. Como animal polí­tico, quiero decir. El escarabajo es un animal sorprendente que es capaz de desarrollarse en los habitats más hostiles; incluso podrí­amos recurrir al tópico de que serí­a uno de los animales que sobrevivirí­an a la bomba atómica. También es provervial su fuerza. Los hay que levantan 850 veces su propio peso y no importa que el objeto, proporcionalmente 50 toneladas para un humano, sea una gran bola de mierda. Rajoy ha resistido a Esperanza Aguirre, Pedro José Ramí­rez y Federico Jiménez Losantos y ha podido con marrones de peso considerable, como las oposiciones a registrador de la propiedad, la tormenta provocada por el decreto de humanidades de Aguirre con sus entonces socios de Gobierno (CiU y PNV), el Prestige o el caso Gí¼rtel, caso este último donde se ha podido ver el mayor punto en común del escarabajo con Rajoy, el exoesqueleto, el esqueleto externo continuo.

El exoesqueleto de los artrópodos cumple una función protectora, de respiración, y otra mecánica, proporcionando el sostén necesario para la eficacia del aparato muscular; es decir, el exoesqueleto sirve para aguantar los golpes, tomar aire y sostenerse, siempre polí­ticamente hablando, claro. El exoesqueleto está organizado en células hexagonales y, en algunos casos como el del escarabajo hércules, tiene la capacidad de cambiar de color según el grado de humedad del ambiente; es decir, Rajoy, en tanto que escarabajo, muta si está en una manifestación de la AVT, una conferencia de la FAES, un pueblo de Andalucí­a o en la cadena SER (los tí­tulos de Rajoy en acción son clarificadores: Rajoy, un canario más; Rajoy, con los pescadores; Rahoy vuela como tú). Como Rajoy, los escarabajos pueden volar pero con poca destreza y sólo si es imprescindible porque sus alas delanteras están transformadas en duros escudos llamados élitros para proteger la parte posterior del tórax, donde más duelen los golpes.

El escarabajo es un animal muy posmoderno. Es solitario, come de todo (los hay coprófagos o filófagos a depredadores), puede recurrir a la partenogénesis si no hay plan y simboliza la resurrección que, en la era pop, se ha traducido en reinvención. Rajoy, siempre polí­ticamente hablando, también es solitario, come de todo, puede recurrir a la partenogénesis si es necesario para crear un equipo y se reinventa con gran facilidad. Puede hablar de la descentralización como si nunca hubiera sido ministro de Administraciones Públicas; de Inmigración o seguridad ciudadana como si nunca hubieran sido sus competencias como ministro de Interior o de la Educación como si nunca hubiera sido ministro del ramo. O hablar de la contratación de agencias de comunicación por parte del PP como si no hubiera dirigido varias campañas electorales. Es puro pop. Hace unos dí­as, uniendo al Dalai Lama con Georgie Dann o a King Africa con el Eclesiastés, afirmó desde el chiringuito que igual viene el corralito (post que tiene tres comentarios en el videoblog). La solemnidad de lo frí­volo, la nominación de Gran Hermano como escenificación de la tragedia.

El gran problema del escarabajo Rajoy es la herencia de la hiena Aznar, polí­ticamente hablando siempre. Aznar no quiere ser posmoderno pero ha acabado siéndolo, aunque en otro estilo. Aznar es la portada del disco de Mari Trini en un bar del Born; lo sólido en lo lí­quido convertido en kitchdeluxe. La posmodernidad todo se lo come. La herencia de Aznar es la confianza en la uniformidad, el autoritarismo y la caña, mucha caña. La herencia de Aznar es Bahí­a de Cochinos.

Bahí­a de Cochinos

En La guerra del Mundo, Niall Ferguson analiza aspectos laterales de los conflictos como la toma de decisiones y, llevando el ascua a su sardina (y a la mí­a) llega a la conclusión de que la democracia es mejor que la dictadura y que la pluralidad es mejor que la uniformidad y que el contraste de ideas es mejor que las fuertes convicciones. Ferguson pone varios ejemplos de decisiones desastrosas de Hitler, Stalin y Churchill en la II Guerra Mundial, subrayando que las ideas de este último no se llevaron a cabo porque, a pesar de la situación excepcional, tení­an que pasar por los controles propios de una democracia liberal.

Otro ejemplo es la administración Kennedy y las diferencias en la toma de decisiones en Bahí­a de Cochinos y la crisis de los misiles. En el primer caso, el presidente estuvo aconsejado por un cí­rculo cerrado de personas muy implicadas emocionalmente que diseñaron en secreto una operación rí­gida. Este sistema tiene el grave problema de la retroalimentación emocional (gente que se da la razón unos a otros) y la construcción psicológica de mundos ideales en la que el resto (todo el que no participa de ese mundo ideal y no asiente es un enemigo; enemigo, no sólo ‘otro’). La retroalimentación y la construcción psicológica hacen que los escenarios sólo manejen opciones ganadoras, minimizando las informaciones negativas, y no se tengan en cuenta posibilidades no optimistas, opciones racionalmente posibles ni personas ajenas y no implicadas emocionalmente. El fracaso de Bahí­a de Cochinos provocó un cambio en la toma de decisiones que se puso en práctica en la crisis de los misiles. Se pasó a cí­rculos abiertos y transversales, expertos y no expertos, militares y civiles, optimistas y pesimistas, emocionales y racionales, etc… (sin pasarse, claro) para conseguir que se manejaran todas las opciones. Hay que tener toda la información, pensar siempre (sin mostrarlo) que te puedes estar equivocando para tener la flexibilidad de variar el rumbo y minimizar la emotividad en la toma de decisiones.

Aznar, que siempre prefirió la uniformidad y las fuertes convicciones, eligió el modelo Bahí­a de Cochinos para gestionar el atentado del 11 de Marzo de 2004. Esa mañana se reunió con un cí­rculo cerrado de personas (del ámbito de la comunicación) muy implicadas emocionalmente que minimizaron las informaciones negativas para construir escenarios ganadores, retroalimentados por cada una de las personas pertenecientes al cí­rculo. Los sucesos del mundo real (la manifestación del viernes, las concentraciones del sábado y el resultado electoral del domingo) no se ajustaron a la construcción psicológica realizada y se señalaron enemigos (partidos, medios de comunicación, grupos sociales como los artistas o personas individuales). Como ocurre con los grupos cerrados con fuerte implicación emocional, admitir el error es imposible; todo es una conspiración. Lo hizo Ruiz-Gallardón algunos meses después (“algo habremos hecho mal”) y fue silenciado.

Rajoy, escabajo posmoderno, gran personaje lí­quido capaz de juntar corralito y chiringuito en la misma frase, heredó entonces un partido resquebrajado (sólo las cosas sólidas se resquebrajan) con un fuerte sentimiento de ataque provocado por el shock de la sucesión ‘atentado-plan de Aznar-sucesos del mundo real-derrota electoral-pérdida del poder’, unidos en un relato donde, aunque no se asumiera del todo la construcción psicológica del cí­rculo cerrado (la mayorí­a de ellos abandonaron la primera fila) no se podí­a matar la figura del lí­der y se pasó a compartir enemigos en tanto que se compartí­a la trinchera de aquél. La emotividad acelerada dominó la primera legislatura fuera cual fuera el tema escogido; el PSOE tuvo la tentación, concretada muchas veces, de aprovechar esa emotividad para movilizar a su electorado. Una emotividad que se retroalimentaba en los medios y en los actos públicos (nunca un partido se manifestó tanto) construyendo un relato sentimental de providencialismo, apocalipsis y persecución sin el que es imposible entender la escalada de crispación de estos últimos dí­as.

Rajoy, gran escarabajo al sol, primero secretario general y después presidente, dejó que el partido fuera colonizado y autogestionado localmente con tal de no tener que ponerse al frente de nada ni tomar decisiones. La falta de secretario general (para Rajoy es un marrón transitorio más, Acebes sólo quiere limpiar su honor tras el 11-M y de Cospedal nuca sabremos si no quiso o ni lo pudo) se suplió primero con el autoritarismo de Aznar, palo y zanahoria, y, después, con la permanente movilización mediática, hasta las pasadas elecciones. El escarabajo Rajoy no quiere ser pisado y como en Bichos, se junta con orugas y hormigas para hacer frente a los saltamontes pero, tras la batalla, queda la realidad. El partido está colonizado y se autogestiona localmente. No es débil, no corre peligro de romperse ni de desaparecer; no es la UCD, aunque muchos de sus dirigentes lo piensen. Es un partido con músculo, como demuestra cada elección, pero no es fibroso; no tiene flexibilidad ni tránsito intestinal para depurar lo que le sobra.

Rajoy, escarabajo solitario, pudo reinventarse una vez más y aprovechar el caso Gúrtel para ampliar el cambio generacional que comenzó con la promoción de rostros jóvenes que los colonizadores del su partido, en proceso de expulsión, llamaron sorayos. En cambio, ha vuelto a Bahí­a de Cochinos. El giro no fue el tesorero, defendido con el exoesquelto y después trasladado como cualquier otra bola de desperdicio, sino Valencia. La autogestión provocada por la falta de secretario general, de fibra, o la necesidad de devolver el apoyo prestado en el congreso anti-saltamontes, provocó el regreso a la Bahí­a. Emotividad acelerada, retroalimentación, construcción de escenarios psicológicos que, cuando no se ajustan con la realidad, es culpa de la realidad y un relato sentimental de providencialismo, apocalipsis y persecución. Ahora ya manda él, ya no hay herencia, él ha recuperado el viejo relato. Otros, los que ahora callan, esperan.

Guí­a para evitar el periodismo figurante

Martes, 11 de Agosto de 2009

Periodistas21 (Juan Varela) propone una interesante guí­a para evitar el periodismo figurante que enlaza con la trazabilidad que propuso Arcadi Espada (para las informaciones de la competencia).

1. No informar de ningún acto ni publicar manifestaciones realizadas sin posibilidad de preguntas y acceso abierto de los periodistas a la información.

2. Publicar siempre las condiciones en las que se realizan los actos oficiales, con qué presupuesto y quién paga y organiza, quiénes son los asistentes y con qué finalidad se celebran.

3. Exigir la entrega de todos los documentos, estudios o pruebas a las que se aluda y ponerlas a disposición del público.

4. Hacer constar siempre la disponibilidad de los comparecientes para aceptar preguntas. Especificar si alguna relevante no ha sido respondida.

5. Reducir drásticamente los entrecomillados y declaraciones de los polí­ticos, especialmente en los titulares y entradillas.

6. Informar más de qué se hace y menos de qué se dice. Sostener el seguimiento y la evolución de las promesas, proyectos y otros futuribles de los cargos públicos.

Lo hace con poca esperanza de que prospere porque

¿Dónde están los responsables del abuso y el fraude informativo? Son los polí­ticos lenguaraces y falsarios, pero también los directores de los medios que publican esas barrabasadas. Esos directores que se preocupan tanto de que las declaraciones de los polí­ticos se extiendan lo suficiente en sus páginas e informativos y tan poco de avisar al público del fraude, de las negativas a las preguntas, de respaldar a sus periodistas ante la manipulación de la burocracia polí­tica y comunicativa.

Yo tengo todaví­a menos porque en los mcdonalds no te hacen reducciones al Pedro Ximénez.

Periodismo almorranero

Martes, 11 de Agosto de 2009

Es uno de los subgéneros más importantes del columnismo español. Se caracteriza por el uso de la vida privada del periodista (por ejemplo, la aparición de hemorroides) como recurso ante la falta de imaginación y talento, dando lugar a artí­culos grises y casposos en los que, además, el periodista suele alardear de una supuesta complicidad con el lector (de almorrana a almorrana) o de la creación de un estilo propio por la proliferacón de vocativos (mi almorrana es tan-tan original). El autor suele creerse alguien con una intensa vida interior (y exterior) que merece ser contada sin tener en cuenta que la referencia de la exposición pública de los sentimientos ya no es Baudelaire o Virginia Wolf, sino el llorón de OT o el transexual de GH.

Las columnas de la última página de ADN o El Paí­s suelen tener buenos ejemplos. Sánchez Dragó también suele hablar de lo que le molestan los ruidos, de lo puro que es el aire en Soria o de lo de mucho que folla,,en fin, de su almorrana. Ojo, el problema no es estrictamente la temática, sino el talento y el trabajo del escritor. Escribir sobre la propia almorrana evita pensar y reescribir. Hay escritores con capacidad para transformar anécdotas propias en textos magistrales, como Paco Umbral, sin ir más lejos. O Tom Wolfe, yendo más lejos.

El pasado fin de semana, el suplemento del Mundo nos regaló un buen ejemplo de periodismo almorranero. El diario le pidió a Sánchez Dragó que tomará una pí­ldora para la eyaculación precoz. Supongo que la referencia estaba el periodismo Gonzo pero el problema vuelve a ser la desestructuración de la referencia por todo lo que ha pasado desde entonces, desde las webcams, los realities (incluido el programa 21 dí­as. ), los blogs o twitter. No se puede hacer como si nada hubiera pasado. No se puede decir “Ojo, chata… Que yo no lo necesito. No pienses mal. Cuando quieras, si tu jefa lo permite, te lo demuestro” como si Torrente o Aí­da no hubieran existido.

Si tienen curiosidad por el texto completo está aquí­.

PD: Como curiosidad, descontextualizo sesgadamente las frases más casposas. ¡Qué obsesión tienen el periódico con el sexo de pago!

[…]

¿Quieres que hinque el pico sobre una chavala después de tirarme ocho horas dale que te pego?

[…]

- Si me pagáis una puta de lujo…

- ¡Ja, ja! ¡Siempre tan gracioso! Estamos en crisis.

[…]

Tanto más cuanto que a estas alturas de mi ancianidad, para levantar el ánimo y otra cosa una vez a la semana, porque de ahí­ no paso, me enjareto una galleta Marí­a (sí­, sí­, Marí­a… Ya saben), una petaca de whisky, media dormidina y 10 miligramos de Cialis.

¡Menudo mejunje! Eso sí­: mano de santo. Resisto dos o tres horas con la bandera izada.

[…]

También me tomo, aparte de los 10 miligramos en situaciones de emergencia, una dosis de mantenimiento de cinco miligramos al dí­a. Eso sirve para estar en permanente situación de ataque. ¿Pasa una gacela? Pues el tigre se abalanza y la adentella. ¿No pasa? Pues tan tranquilo.

[…]

Junto a la farmacéutica, que ya no es una chiquilla, veo, mirándome con guasa y de soslayo, a una dependienta que sí­ lo es. ¿Por quién me toma?

-Ojo, chata… Que yo no lo necesito. No pienses mal. Cuando quieras, si tu jefa lo permite, te lo demuestro.

Se rí­e, pero ni flores. Las jovencitas son así­.

[…]

Llego a casa con la pócima. Cada polvo sale por 12 euros. Carito, ¿no? En Bangkok, por ese precio, te vas a la cama con dos preciosidades. Abro el envase, saco el prospecto y… La sangre se me hiela en la zona que el Cialis debe y suele irrigar.

[…]

Pongo manos a la obra. Sólo me falta la chica. O las chicas, en plural, que eso devuelve el vigor. Paso revista a las posibilidades. Hago la cuenta del viejo. A ver, a ver…

¿Mi santa? ¡De ningún modo! ¡Eso ni se contempla! No está bien enredar en semejantes cochinadas a quien quizá sea algún dí­a madre de nuestros hijos. Y, además, necesito estí­mulos, y la novedad lo es, que aceleren la eyaculación, no rutinas que la retrasen.

Abro la libreta de teléfonos. La repaso ex por ex, novia por novia, ligue por ligue y aventurilla por aventurilla. Poca cosa.

Las ex ya son, por lo general, mayorcitas y, además, no me aceptarí­an en sus lechos. ¡Así­ de raras son las mujeres! Que se lo pregunten a Racionero. Su libro (Sobrevivir a un gran amor, seis veces. Yo voy por la séptima, sin contar las de paso) es una joya literaria y un manual de utilí­simas instrucciones conyugales… El perfecto casado, de este segundo Fray Luis.

Las novias lo son ahora de otros o, incluso, ¡qué desconsideración!, se han casado con maromos celosí­simos. Tampoco es cosa de terminar en calzoncillos y con los zapatos en la mano haciendo equilibrios sobre una cornisa.

Los ligues y las aventurillas… ¡A saber por dónde andarán! Sic transit. Seguro que han cambiado de teléfono.

[…]

Tampoco me voy a ir de putas, porque me meterí­an prisa, y se trata justamente de lo contrario. Hacer eso, además, es ahora deporte de mucho riesgo. Lo mismo aparece una lechera (no es alusión) y acabas en el trullo. Con Franco tampoco ocurrí­a eso.

[…]

Dios no ahoga. Lanzo un S.O.S. desde el gabinete de Julia Otero, en el que oficio de contertulio, y una chica de Cantabria se me ofrece. No voy a decir su nombre. Soy un caballero.

La llamo y… Todo en orden. Está dispuesta. Le pido foto. Me la enví­a. Nota alta.

[…]

Salgo del estudio de Onda Cero y, a portagayola (¿gayola?), se me acerca un angelito, un querube, una monada… Dice que estaba deseando conocerme. ¡Pues ya lo ha conseguido! Es cantante, se llama Virginia Maestro y vela las armas de su primer disco: 10 canciones llenas de soul, funk y jazz. Lo sé porque me da un tarjetón donde lo dice. Le pido el teléfono. Me lo da. Me pellizco. No la pellizco (aunque me gustarí­a hacerlo). Dios, en efecto, no ahoga. ¿Será ella la candidata al Priliqué que la providencia me enví­a? Quedo en llamarla. Se va. Me voy. Miro el tarjetón y descubro que el compositor es Risto Mejide. ¡Glup! Más vale poner pies en Polvorosa.

[…]

-Oye, Manu… Que yo, con 20 abriles, aguantaba otros tantos minutos y siempre he ido, en eso, al paso de la edad. Ahora puedo resistir 72, tirando a más, y tan fresco.

-Bueno, ¿y qué? Mejor para ti, fanfarrón.

-No, mejor para ellas, pero no es fanfarria, sino ancianidad y control. Tengo mis trucos. Te lo decí­a porque el comprimido en cuestión retrasa el orgasmo tan sólo siete minutos. Acabo de leerlo. ¡Y para eso, tanta bulla! En mi caso es inútil. Voy a quedarme tal cual. ¿Qué importancia tienen siete minutos sobre un total de 72, calculando por lo bajo? Ahora bien: si te empeñas…

[…]

En fin…¡Allá que voy! ¿Dónde? ¡Pues a un club de intercambio de parejas! Más estí­mulo no cabe. Es un plus. Es un extra. Es llegar y besar el santo (y otras cosas), aunque no abunde allí­ la santurronerí­a.

[…]

Veni, vidi, vici. Siempre cumplo en las orgí­as. El gatillazo, en tal circunstancia, es imposible. ¡Hasta en el túnel de Raymond Moody se me empinarí­a!
[…]

72 (al principio dos o tres horas), oiga, ni una hora ni hora y cuarto, 72. ¡Qué estress cronometrarse!

Pepevergencia

Miércoles, 5 de Agosto de 2009

Si yo fuera el Bruno Gianelli del PSC (personaje ya ocupado y superado por Pepe Zaragoza, admirado y respetado en este blog) , aprovecharí­a este titular:

Rajoy asegura que el PP está ya en el centro y que puede pactar con PNV, CiU o el BNG 

para presentar en sociedad un nuevo concepto:

pepevergencia

primo de esa señora respetable llamada sociovergencia, tan querida en Madrid como desdeñada en Catalunya. Ay, las provincias.

Como todas las nuevas palabras, lo primero es parirla en un sesudo artí­culo (preferiblemente en La Vanguardia), dejar que se amamante con referencias en otros artí­culos menos sesudos (en varios medios) y que zascandilee en su adolescencia por ruedas de prensa, tertulias, programas de humor y barras de bar hasta que alcance su madurez a inicios del nuevo año en, quizá, un librico de 120 páginas de esos que dan gratis con un vino si te enteras de dónde es la presentación.

Así­, el concepto pepevergencia llegarí­a hecho y derecho a las próximas elecciones autonómicas, donde Pepe Zaragoza lo podrí­a usar en una de esas campañas (tan bien diseñadas) que tanto le gustan, ¿qué tal un Artur Mas quitándose una careta al estilo Misión Imposible para dejar salir, sucesivamente, a Alicia Sánchez-Camacho, Duran, Rajoy, claro, Aznar?, ¿qué tal aprovechar el parecido de Artur Mas con el prí­ncipe de Shrek para hacer una escena con la princesa Sánchez Camacho?, ¿algún juego entre Pepe Vergencia y Pepe Montilla? Todo está por hacer.

Pequeña lección de comunicación polí­tica en siete diferencias

Lunes, 3 de Agosto de 2009

La semana pasada, se publicaban estas dos imágenes:

aguirre

ZP

Las siete diferencias nos dan una pequeña lección de comunicación polí­tica:

1.- En la primera foto, el acto se desarrolló en la calle (ante una afluencia ridí­cula para Madrid donde hay 1.000 personas para todo) pero sirvió para que hubiera imágenes de la protagonista saludando al personal. En la segunda foto, el acto se desarrolló en un marco habitual en las recepciones.

2.- En la primera foto, se preparó un escenario con plafón y atril para la ocasión (quizá encargados a LosquequedamosdelaGúrtel SL), como los que encargaba el ex consejero de deportes López Viejo. En el segundo caso, no se encargó nada. (Ojo: la persona de la primera foto tiene imagen de austeridad y suele acusar de derrochador al de la segunda foto. No es su mayor logro en imagen. Tiene cartel de liberal cuando ha cobrado toda su vida de la administración pública; desde 1976, cuando accedió al Cuerpo de Técnicos de Información y Turismo, hasta hoy).

3.- La persona de la primera imagen ‘captó’ simbólicamente los elementos del deportista,  como en otras ocasiones. La persona de la segunda foto no se trasvistió.

4.- La persona de la primera imagen logró ‘fabricar’ una anécdota (el himno) audiovisual. La persona de la segunda imagen no fabricó nada.

5.- La persona de la primera foto, aprovechó el momento para insultar al de la segunda. El de la segunda foto no insultó a nadie. [Albert Medrán precisa que “sindicalista piquetero” no fue en este acto sino en otro de la misma mañana, el Comité de dirección del PP de Madrid. Gracias. Déjenlo en seis y medio]

6.- La mano de la persona de la segunda foto señala al deportista. En la primera foto, las manos del deportista señalan al polí­tico.

7.- (corolario) La segunda foto es ‘Zapatero recibe a Contador’; la primera, ‘Esperanza Aguirre’.

PD: Si buscamos en Noticias Google encontramos:

zp 

aguirre

Sólo un bloque de Zapatero-Contador (337 artí­culos) y varios bloques del Aguirre-Contador, siempre con la presidenta mandando. El de la anécdota del himno, más de 3.000 artí­culos. Y, ojo, con vida posterior en chuflas (de quienes no saben que lo importante no es el contenido, sino el ruido porque al primero siempre se le puede dar la vuelta) o metaanécdotas a mayor gloria posmoderna de la presidenta.