Archivo de Julio de 2009

Usos y costumbres del periodismo español: la metonimia (Barcelona enloquece y no lo sabe)

Martes, 7 de Julio de 2009

Ayer leí­amos en la portada de El Paí­s (ojo, sólo en la edición de Madrid; en Barcelona se quedaron sin saber que habí­an enloquecido):

tomas

Suponiendo, aunque sea mucho suponer, que los 19.000 asistentes a la cosa fueran todos de Barcelona, estámos hablando del 1,1758 % de la población de la ciudad. ¿Basta el 1,1758 % de la población para que se considere que una ciudad ha enloquecido?, ¿cuántas veces al año, al mes, a la semana, al dí­a, incluso, enloquece Barcelona?

Dos fotos

Lunes, 6 de Julio de 2009

Recogemos dos fotos sobre colectivos que ocupan el espacio público para mostrar su espacio privado. Ambos colectivos realizan diversos ritos, como el travestismo o la ingesta de drogas, para crear comunidad y buscar la trascendencia a través de esa comunidad.

semana santa
gay pride

Autobunburismo

Jueves, 2 de Julio de 2009

Leemos esta noticia firmada por R.G.G. en El Paí­s:

Juicio a una periodista de EFE por autoplagio

La agencia Efe despidió a principios de año a la periodista Pilar Ferrer por escribir reportajes prácticamente idénticos pero con tí­tulos diferentes durante los últimos años. En el juicio, celebrado ayer, Ferrer ha considerado improcedente su despido. Con una trayectoria de 32 años en la agencia, trabajaba desde casa y enviaba sus textos por correo electrónico. Se trataba de artí­culos de carácter divulgativo. Sobre la alopecia, por ejemplo envió tres (entre 2007 y 2008) muy similares, con parráfos exactos.

Para el abogado del Estado, estos trabajos son un claro caso de “autoplagio”, una negligencia que ha producido un doble daño: a la empresa, por el descrédito causado, y a los clientes, que han pagado dos veces por las mismas noticias. Para el Consejo de Redacción de Efe son, además, “un engaño”. El abogado de Ferrer afirmó que no se puede despedir a una persona que se ha autocitado en algunos artí­culos.

A la hora de arrojar luz, la juez contó con dos peritos: los catedráticos Manuel Núñez Encabo y Javier Fernández del Moral. El primero sostuvo que “el problema de la veracidad es no citar la fuente”, es decir, admitir que se trata del mismo texto con el tí­tulo cambiado. El segundo consideró que acudir a archivos cuando se escriben artí­culos cientí­ficos “no es un acto contra la deontologí­a profesional”. Aunque admitió que la autocita es “petulante”.

La cuestión es que, tras los últimos acontecimientos, servidor no tiene claro que la periodista hubiera sido despedida sin el ‘auto’; es decir, si hubiera bunburizado en lugar de hacer como el ajo, que se repite por arriba y por abajo.

PD: ¿Hay alguna manera de que el caso llegue a un magistrado de la juez-set (la Audiencia Nacional) para que se extienda la querella a Raúl del Pozo, Rosa Montero, Elvira Lindo y otros; es decir, hacer una causa general contra todos los periodistas de su generación? Ojo, su generación, no su edad; se los distingue porque en todos sus artí­culos hay una referencia a un momento del pasado donde las cosas eran de puta madre.