Archivo de Septiembre de 2008

2,5 billones de dólares

Jueves, 18 de Septiembre de 2008

Hace una semana, mi padre indicó que se trata de la primera crisis con origen en Estados Unidos donde no sólo hay economí­as poco afectadas, sino que hay paí­ses que están creciendo. Es lo más interesante que he oí­do pero hay poca información. Hoy, Manuel del Pozo da algunos datos en Expansión:

Resulta paradójico que ahora los paí­ses pobres tengan que ayudar a los ricos con el dinero que han ganado vendiéndonos vestidos, juguetes, petróleo y gas. Estados Unidos y Europa miran con envidia los 2,5 billones de dólares en liquidez que tienen China, Rusia, Abu-Dhabi, Kuwait y Arabia Saudí­. Como me decí­a recientemente un analista, a Estados Unidos no le va a quedar más remedio que caer en manos de los comunistas o de los árabes.

El aumento de los ingresos procedentes de la venta de materias primas (como el petróleo) y la acumulación de reservas en divisas extranjeras (en el caso de China) han convertido en objeto de deseo a los fondos soberanos de estos paí­ses. Si siguen con su actual ritmo de crecimiento, en 2015 acumularán doce billones de dólares, una cifra muy significativa si tenemos en cuenta que en el mundo hay alrededor de cien billones de dólares en activos financieros.

Yo observo otra diferencia respecto a, por ejemplo, la crisis del 29. Echo de menos a los financieros tirándose por la ventana.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=T5Hu2Bnx2Bc[/youtube] 

Han aprendido

Ses Majestats

Jueves, 18 de Septiembre de 2008

Se discute sobre un placa de un colegio en Baleares que dice:

Ses Majestats els Reis Don Joan Carles i Donya Sofia varen inaugurar el curs escolar

que recuerda a otra ya pasada

y que revela una tremenda ignorancia sobre las (clásicas) normas de educación: los nombres de las personas de respeto (clásicas), reyes o papas, por ejemplo, se traducen a la lengua vernácula.

17 marcos legales y un marco de pensamiento

Miércoles, 17 de Septiembre de 2008

En el mismo debate en el que se anunció la privatización del agua y la nacionalización de Boadella, se dijo:  

Las empresas que inviertan en Madrid podrán elegir el marco más favorable de los que se aplican en España

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, anunció hoy que el Gobierno autonómico está dispuesto a permitir a las empresas y a los ciudadanos que quieran invertir en la región “elegir entre los marcos legales que se aplican en cualquiera de las 17 comunidades autónomas” el régimen administrativo que crean más favorable para sus intereses y actividades.

Ojo: “elegir entre los marcos legales que se aplican en cualquiera de las 17 comunidades autónomas”.

De esas 17 comunidades:

  • Dos de esas comunidades autónomas (Baleares y Canarias) tienen un marco legal especial porque son archipiélagos.
  • Dos de esas comunidades autónomas (Paí­s Vasco y Navarra) tienen un marco legal especial porque son forales.

Lo que dificultará la traspolación de marcos legales. De hecho, se trata de una medida propagandí­stica porque nadie puede trasladar la legislación de un sitio a otro; sí­ se puede examinar y ‘copiar’ legislación ajena o preguntar a los agentes sociales qué legislación es la más adecuada y ponerla en positivo.

No hace falta ser un lumbrera para darse cuenta de que esta medida creará el caos en la administración madrileña cuyos funcionarios deberán conocer 17 marcos legales. Y, en el caso de que la administración se aclare, ¿qué pasará si alguna de estas empresas es llevada a los tribunales?, ¿serán los de la Comunidad de Madrid?, ¿qué legislación aplicarán, la de la comunidad de Madrid o la de la elegida por la empresa para constituirse?

Pero hay otra cuestión más interesante polí­ticamente:

  • Diez de esas comunidades no tienen gobiernos del PP. Once, si contamos Navarra.

Si yo fuera el asesor de Tomás Gómez, secretario general del PSM, o de Inés Sabanés de IU, que serí­a más propio, le dirí­a que basara su discurso de hoy (en el debate de polí­tica general de la Región) en la siguiente idea:

Esperanza Aguirre ha cumplido su promesa de dimitir si no acababa con las listas de espera y ayer dimitió como presidenta de la Comunidad de Madrid.

Con la coletilla:

  • suponemos que dimite porque quiere aspirar a ser candidata a la presidencia del Gobierno. Ánimo, tendrá que luchar con Mariano Rajoy que es un especialista en perder elecciones.  

Dirigiéndome a ella siempre como presidenta dimisionaria, le dirí­a que entiendo que ha dimitido porque:

  • reconoce que no sabe cómo legislar, no sabe qué hacer y espera que los madrileños busquen por ahí­, seguramente en alguna de las nueve comunidades autónomas socialistas, una legislación más eficiente. 
  • ha reducido la labor de gobierno de la comunidad a ser un mero licitador de concursos. Ustedes que siempre han defendido la gestión reconocen que no saben cómo gestionar y se limitan a publicar las condiciones de privatización.

Aprovechando el marco mental que han creado las ayudas del Tesoro a las hipotecarias añadirí­a:

  • Se limitan a dar el pastel a sus amigos, ayudarlos con el dinero de todos los madrileños cuando tienen algún problema y cobrar las comisiones.

En el murmullo, añadirí­a (o no; no estoy nada seguro. Creo que Gómez deberí­a aprovechar que él no estuvo en el tamayazo pero no tengo claro que sea algo para remover):

  • porque todo sabemos cómo llegó usted donde está; todos sabemos quién le compró ese asiento por primera vez.

Sí­ estoy seguro de dar este titular a los informativos:

  • privatice la comunidad, sustituya a sus consejeros por gestores privados. Nos evitaremos espectáculos como el de la señora Figar aconsejando a los niños que no vayan a clase. 

Para acabar con:

  • sustitúyase señora Aguirre, privatí­cese, por favor.

Completarí­a el discurso el anuncio de que el PSM va a llevar a los tribunales lo del marco legal arbitrario, para evitar el colapso administrativo de la región, la privatización del Canal de Isabel II, cuya gestión se denunciará a la fiscalí­a anticorrupción, la designación de Boadella como director del teatro del Canal y la invitación al absentismo de la consejera de educación.

Mi calle / mi agua

Miércoles, 17 de Septiembre de 2008

Hace algunos dí­as escribí­

Salí­ a la calle, como siempre, mirando la hora en el móvil y comenzando un mensaje diciendo que llegarí­a tarde al trabajo. Estaba tan centrado que no vi la barrera entre la acera y el portal. Sin terminar de escribir, comencé a subir una pierna para saltarla cuando un tipo se me acercó gritando. “Eh, oiga, no se cuele; tiene que pagar el peaje”. “¿Qué peaje?”, respondí­. Me tendió un trí­ptico mientras me informaba de que mi calle habí­a sido incluida en un programa de privatización de ví­as públicas para mejorar su eficiencia y potenciar su productividad.

Hoy leo:  

Aguirre privatiza el agua

El Gobierno regional justifica la venta del 49% del Canal por la falta de dinero para inversiones - La medida se aprobará este otoño en la Ley de Acompañamiento

Escribí­:

Estupefacto, lo primero que me salió fue: “pero la calle es de todos”.

Hoy leo

Gómez (PSM) dice que “el agua es de todos” y que “no puede ser privatizada”

Escribí­: 

El tipo miró un poco para arriba antes de soltar la respuesta aprendida, seguro, en un curso de liderazgo aplicado técnicas empresariales de venta al por menor. “Ese argumento es un tópico que ha quedado obsoleto. Se trata de un sistema puesto en práctica en Estados Unidos con excelentes resultados. Lo que es gratis no se valora. Verá que, en poco tiempo, la calle estará más limpia, incorporará un climatizador e, incluso, música ambiental”. Pasé a la indignación: “¿cuándo se ha decidido esto y quién se ha quedado con las calles?”. Ni se inmutó: “ha sido mediante los trámites legales pertinentes que pueden consultarse de 10:30 a 11 los dí­as impares de los meses que acaben en consonante; si quiere, puede plantear un recurso de 11 a 11:15 en los dí­as de luna llena de los meses pares”.

“Esto es una locura y voy a llegar tarde, ¿cuánto es?”, me rendí­. “Sólo un euro”, respondió, “y hay un bono mensual por 20 que le permite pasar por todas las calles que se han acogido a este nuevo modelo de gestión”. “Pero, ¿hay más?”, solté.  Sin querer, ya habí­a entrado en su juego y estaba discutiendo qué calles se podí­an privatizar y cómo. Me di por vencido y adquirí­ el bono. Con el tí­quet, el tipo me entregó una encuesta sobre la música ambiental que quiero que pongan porque, me recordó, estoy en mi derecho de elegirla.

Hoy leo:

La presidenta autonómica, Esperanza Aguirre, anunció hoy una Ley para crear una sociedad anónima que gestione el ciclo integral del agua en la región cuyo capital será al comienzo al cien por cien de la Comunidad, pero que permitirá posteriormente dar entrada a los madrileños que lo deseen en un máximo del 49 por ciento en los canales de mercados autorizados y en la bolsa.

Aguirre, que hizo este anuncio durante el Debate del Estado de la región, afirmó que con esta medida, además de garantizar al futuro del agua, se dará a los madrileños la oportunidad de ser responsables de su agua para darle una gestión “eficaz y eficiente”.

Esta entidad, que mantendrí­a su titularidad pública, pretende garantizar el abastecimiento y la calidad del agua en la región.

Juro que no sabí­a nada.

Competencia

Martes, 16 de Septiembre de 2008

Leemos hoy:

CNC pide acabar con la colegiación obligada para no limitar la competencia

Tal cosa permitirá a este ciudadano anunciarse como médico, enfermero o fisioterapeuta.

amadou

Ojo, lo único que se repite es la potencia sexual.

Los ladrones de cuerpos comienzan a actuar

Lunes, 15 de Septiembre de 2008

Leí­amos en el magazine de El Mundo:

Boadella entiende la sátira del poder como un deber milenario. Y reivindica que no exista una forma de intervención directa de los estados en la cultura. “Todo el mundo del teatro sabe lo que tienen que hacer para llevarse bien, en el sentido económico, con la administración. Manteniendo un cierto servilismo y no creando problemas se puede llegar muy lejos. Lamentablemente esta intervención artificial está produciendo el caos absoluto de las artes. Han roto el equilibrio de un mundo muy frágil”.

Boadella se muestra pesimista. Está convencido de que el mecenazgo del Estado crea, tarde o temprano, el vasallaje. “No estoy en contra de la inversión de dinero en la cultura. Es mejor que hacerlo en aviones de combate, por descontado. Precisamente lo que hay es poco dinero invertido en cultura”, repite una y otra vez. “De lo que estoy en contra es del procedimiento que se ha utilizado: el estado, los estados, han utilizado el mundo de la cultura y las artes como propaganda polí­tica. Se han dedicado a subvencionar directamente las cosas, en lugar de trabajar en la infraestructura, en la educación…”, afirma un hombre que se considera, ante todo, independiente.

“Se han dedicado a darle a uno diez, a otro cinco y a otro nada. Dirigismo total. Naturalmente no han hecho censura, porque la Constitución no lo permite, pero si a uno le has dado diez y a otro nada, estás cayendo en un agravio comparativo y en una competencia desleal dentro de un sector. Esto es nefasto.

Servilismo, vasallaje, dirigismo. Tremendo. Seguro que este hombre ha sido abducido por los ladrones de cuerpos porque hoy leemos:

Aguirre ficha a Albert Boadella como director del Teatro del Canal

Ay, qué malo es hablar y, sobre todo, pontificar y, sobre todo, escupir.

Canijo

Lunes, 15 de Septiembre de 2008

Enric González está en un estado de gracia, similar al que, en los 90, atravesaban los deportistas aconsejados por Sabino Padilla. En El Paí­s del domingo explicaba un caso práctico de cómo crear un relato mí­tico de fundación.  

El mito del campesino canijo

¿Quieren saber la verdad? Muy pocos equipos italianos han practicado el catenaccio: Milan e Inter, a finales de los cincuenta y principios de los sesenta. El carácter defensivo y oportunista que solemos atribuir al calcio es sólo un mito. El problema de los mitos (nacionales, deportivos, o de cualquier fenómeno social que requiera un sentimiento de eternidad) es que cuesta mucho cambiarlos.

El catenaccio mí­tico fue inventado por una sola persona. Se llamaba Gianni Brera, vivió entre 1919 y 1992 y fue el mejor periodista deportivo italiano del siglo XX. Era un tipo brillante, atrabiliario, amante de la polémica y decidido a hacerse escuchar. Examinemos ahora las circunstancias en que Brera inventó (alguien tení­a que hacerlo) las leyendas fundacionales del calcio.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Italia se habí­a convertido en una potencia futbolí­stica, tras vencer en los años treinta (con alguna ayudita de Mussolini) dos Mundiales consecutivos. Poquí­simas personas vieron jugar a aquella selección encabezada por Meazza, porque no existí­a la televisión, así­ que cada uno se hizo su propia idea.

Terminada la contienda, Italia se habí­a hundido en la miseria. El paí­s, vencedor y vencido a la vez (comenzó en un bando y acabó en el otro), estaba fí­sicamente destruido. Pero quedaba el calcio, e Italia tení­a todaví­a el mejor equipo de Europa, el Gran Torino. Entonces, en 1949, ocurrió la tragedia de Superga: el avión que transportaba al Torino se estrelló contra una montaña cercana a Turí­n. Nadie ni nada sobrevivió. Tocaba comenzar desde cero.

¿Qué hizo Brera? Desarrollar en sus crónicas la teorí­a de que el calcio debí­a adaptarse, como antes de la guerra, a las caracterí­sticas nacionales. Tales caracterí­sticas no existí­an, pero Brera echó mano de sus prejuicios de campesino lombardo: los italianos eran, proclamó, un pueblo de canijos mal alimentados, incapaces de competir de igual a igual con los chicarrones del norte. Era necesario, por tanto, aprovechar sus virtudes (astucia, realismo, capacidad de adaptación) y crear un sistema de juego más o menos parecido al yudo: que ataquen ellos, y nosotros encontraremos su punto débil. La aparición del catenaccio, inventado en Suiza por un austrí­aco, coincidió con la campaña de Brera. La teorí­a racial del campesino canijo y astuto se ensambló enseguida con el sistema del cerrojo.

Las tesis de Brera permitieron que Italia fuera tirando durante largos años de sequí­a. El periodista se convirtió en la referencia imprescindible del público, adquirió un prestigio descomunal y se dedicó a sentar cátedra desde sus crónicas en La Gazzetta dello Sport. La inmensa mayorí­a de los italianos se convencieron de que, en efecto, habí­a que apostar por el posibilismo y el oportunismo, y acabaron convenciéndose de que los éxitos internacionales de antes de la guerra habí­an llegado por esas ví­as.

Los mitos, sin embargo, son voraces. Y el mismo Brera acabó reducido a la condición de rehén de su peculiar corpus teórico. Cada semana tení­a la obligación de ensañarse con los técnicos audaces y con los jugadores creativos. Su ví­ctima preferida era Gianni Rivera, el futbolista más exquisito de los sesenta. Brera le llamaba de todo, porque no se ajustaba al arquetipo del campesino canijo, astuto y propenso a las mezquindades. Para redondear su propio personaje, Brera sólo se trataba con defensas y con técnicos cerrojistas.

Tras la muerte de Brera, ocurrida en un accidente automovilí­stico, algunos de sus amigos decidieron revelar ciertos hechos ocultos. Y se supo que Brera admiraba profundamente a Gianni Rivera, y que no se perdí­a ninguno de sus partidos con el Milan. No habí­a podido admitirlo en vida sin abdicar de toda su obra.

Pep Guardiola nació en 1971. Era un bebé cuando Manuel Vázquez Montalbán, en el vací­o teórico de la pretransición polí­tica, utilizó su inmenso talento para establecer los dos mitos fundacionales de la Cataluña contemporánea: que la izquierda era compatible con el nacionalismo, y que el FC Barcelona representaba, por razones éticas y estéticas, un atributo esencial para una nación sin Estado. Era la época de Cruyff, y Vázquez Montalbán idealizó las caracterí­sticas del holandés eximio para reciclarlas como “tradición estética” barcelonista.

Los mitos se interiorizan y se deforman. Hoy, hasta Eto’o parece convencido de que el Barí§a encarna un tipo inigualable de elegancia, y que los goles en el Camp Nou valen doble si se marcan de tacón y mirando al tendido. Guardiola, un hombre leí­do, es sin duda consciente de lo mucho que pesan los mitos.

Seguro que a Gonzalo también le ha gustado mucho.

Cerdos volando y en tierra

Domingo, 14 de Septiembre de 2008

Hace algunos dí­as, el Financial Times indicó que “los cerdos ya no volaban” refiriéndose a la economí­a de Portugal, Italia, Grecia y España.

El viernes leí­amos:

Un touroperador británico se declara en quiebra y deja ‘tirados’ a miles de turistas

Y hoy:

El operador de viajes K&S Travel se declara en quiebra en el Reino Unido

Ay, qué malo es hablar.

PD: A mi hijo le ha hecho gracia esta canción:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=gGmFHkEbmes[/youtube] 

Mi calle

Viernes, 12 de Septiembre de 2008

Salí­ a la calle, como siempre, mirando la hora en el móvil y comenzando un mensaje diciendo que llegarí­a tarde al trabajo. Estaba tan centrado que no vi la barrera entre la acera y el portal. Sin terminar de escribir, comencé a subir una pierna para saltarla cuando un tipo se me acercó gritando. “œEh, oiga, no se cuele; tiene que pagar el peaje”€. “€œ¿Qué peaje?”, respondí­. Me tendió un trí­ptico mientras me informaba de que mi calle habí­a sido incluida en un programa de privatización de ví­as públicas para mejorar su eficiencia y potenciar su productividad.

Estupefacto, lo primero que me salió fue: “pero la calle es de todos”€. El tipo miró un poco para arriba antes de soltar la respuesta aprendida, seguro, en un curso de liderazgo aplicado técnicas empresariales de venta al por menor. “€œEse argumento es un tópico que ha quedado obsoleto. Se trata de un sistema puesto en práctica en Estados Unidos con excelentes resultados. Lo que es gratis no se valora. Verá que, en poco tiempo, la calle estará más limpia, incorporará un climatizador e, incluso, música ambiental”. Pasé a la indignación: “€œ¿cuándo se ha decidido esto y quién se ha quedado con las calles?”€. Ni se inmutó: “ha sido mediante los trámites legales pertinentes que pueden consultarse de 10:30 a 11 los dí­as impares de los meses que acaben en consonante; si quiere, puede plantear un recurso de 11 a 11:15 en los dí­as de luna llena de los meses pares”.

“€œEsto es una locura y voy a llegar tarde, ¿cuánto es?”, me rendí­. “€œSólo un euro”€, respondió, “€œy hay un bono mensual por 20 que le permite pasar por todas las calles que se han acogido a este nuevo modelo de gestión”. “€œPero, ¿hay más?”€, solté.  Sin querer, ya habí­a entrado en su juego y estaba discutiendo qué calles se podí­an privatizar y cómo. Me di por vencido y adquirí­ el bono. Con el tí­quet, el tipo me entregó una encuesta sobre la música ambiental que quiero que pongan porque, me recordó, estoy en mi derecho de elegirla.  (Publicado el 11 de septiembre)

PD: Lo iba a titular La calle es mí­a pero después me acordé de la canción de Lone Star. Mis viejos disfrutarán con el ví­deo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=tSGfUzrsWLw[/youtube]

¿Alguien puede explicar por qué está rodado en un puerto?

Cuento hipotecario

Viernes, 12 de Septiembre de 2008

Los tres cerditos llegaron a la orilla del rí­o y se construyeron sus casitas. Un dí­a, apareció el lobo pero, en lugar de querer comérselos, les propuso suscribir un seguro. “¿Y éso qué es?”, preguntaron. “Por si pasa algo”, dijo el lobo muy pí­caro. Los tres dijeron que sí­. Con el dinero de los cerditos, el lobo montó una pequeña agencia financiera y volvió a pasarse ofreciendo una hipoteca. “Es que yo os doy dinero por vuestras casas”, informó. “¿Y para qué? Pero si ya son nuestras”, insistieron y el lobo respondió: “para que podáis hacer un viaje o comprar una casa nueva. Los tipos de interés están muy bajos; es el momento”.

Los tres cerditos aceptaron la oferta y se fueron a vivir, respectivamente, al castillo de Cenicienta, al de la Bella Durmiente y al de la Bestia, pagados con un nuevo préstamo. El lobo, con las hipotecas firmadas, pasó de agencia financiera a banco y emitió bonos, obligaciones y otras productos que, tras ser calificados como “excelentes” por la consultora montada por el cazador, fueron comprados por otros bancos aumentando el capital financero en movimiento. La cosa iba bien porque todo el mundo se fiaba de todo el mundo y nadie preguntaba si las casas de los cerditos valí­an lo que se estaba pagando por ellas o qué pasarí­a en el caso de que llegara su San Martí­n.

Un dí­a, las consolas dejaron sin trabajo a los personajes de los cuentos; los cerditos se quedaron en el paro y no pudieron seguir pagando las hipoteca de sus castillos. Ni siquiera, las de las casitas de paja, madera y ladrillo que habí­an hecho al lado del rí­o. Todos ellos acabaron entrampados en la ciénaga del ogro Shrek, lo mismo que la mamá de Caperucita y su abuelita, que habí­a avalado a la dulce niña. El lobo, como ocurre en todos los cuentos, salió huyendo, dejando el pufo para que lo paguemos entre todos mediante las constantes subidas del Euribor y las inyecciones de capital de los bancos centrales. Y colorí­n colorado sin perdices, claro. (Publicado a finales de julio)