Archivo de Septiembre de 2008

Refundación

Martes, 30 de Septiembre de 2008

Hoy leemos:

Sarkozy convoca una cumbre para refundar el sistema financiero

Es su verbo favorito. La refundación. No un cambio, una revisión o una reforma; nada basta. Hay que empezar de cero. Hemos leí­do:

Sarkozy reclama la refundación de la polí­tica agraria europea

Sarkozy aspira a «refundar la escuela» con métodos clásicos como estudiar de memoria

También leí­mos:

Sarkozy propone un “nuevo contrato social”

Como no ha refundado nada en casa, pues a refundar fuera.  

Tras la reunión para refundar la economí­a mundial, leeremos:

Sarkozy propone la salida del sistema solar

El presidente francés Nicolas Sarkozy propuso una refundación de la Tierra que pase por el abandono del obsoleto sistema solar y la búsqueda de otras galaxias más acordes con los profundos cambios que deben producirse. Ante la asamblea anual de Ginecologí­a, el Presidente también lanzó su propuesta de revisar la reproducción viví­para por ser un reducto del estado del bienestar, Sarkozy declaró: “hasta el infinito y más allá”. Por su parte, en declaraciones a TF-1, el ministro de Exteriores, Bernard Kouchner indicó que “esos tipos de ahí­ arriba van a saber quiénes somos”.

5.000 personas

Martes, 30 de Septiembre de 2008

Arcadi Espada está enfadado porque la manifestación del domingo, en la que actuaba en la parte final sustituyendo a los tradicionales coros y danzas autóctonos, salió mal. 5.000 personas, dando por buena la cifra al alza, acudieron a la llamada de quince asociaciones y tres partidos (Ciudadanos, UPD y PP) que, en las pasadas elecciones generales, tuvieron 495.544 votos en la provincia de Barcelona. Sólo un 1% de su electorado acudió a su convocatoria. La cifra se ajusta más se tomamos a los votantes de Democracia Nacional, FE de las JONS, España 2000, Falange Auténtica, Alternativa Española y Alianza Nacional en la misma provincia, 4.347, pero tal cosa serí­a una maldad.

Espada se queja de la cobertura de El Paí­s; en concreto, se queja de la frase, contextualizadora y contextualizante, con la que terminaba el primer párrafo:

A la misma hora, un festival de acrobacias aéreas reuní­a 350.000 personas en la zona del Fí²rum.

Digo terminaba porque se ha añadido otra lí­nea:

Con todo, los organizadores aseguraron que la convocatoria fue “un éxito” y elevaron la cifra de asistentes a “más de 8.000″.

Vaya, alguien llamó a alguien.

Arcadi Espada se queja de la cobertura. Sostiene que una apertura de página en la sección de nacional no basta para una convocatoria de 5.000 personas. Veamos

Estos tres actos también tuvieron una afluencia similiar y carecieron de cobertura en ese medio:

  • Valtierra reúne a cerca de 5.000 personas en la celebración del Dí­a de la Comunidad de Bardenas
  • Más de 5.000 personas asisten a la presentación de las Capitaní­as de  los Moros y Cristianos
  • Más de 5.000 personas disfrutaron de la música de los 18 artistas del “Fuerteventura Summer Experience 2008”

Tampoco tuvo apertura de página este, que se desarrolló en el mismo escenario:

  • Más de 5.000 personas se manifestan junto a los conductores de TMB (Transports Municipals de Barcelona) en lucha

Y este, de temática similar, sólo apareció en el cuadernillo local:

  • ‘Galiza non se vende’ reúne a 5.000 personas para “defender el territorio”

Arcadi Espada echa la culpa al El Paí­s de un problema particular: la puesta en escena de la obra que él tení­a en la cabeza y que su periódico habí­a dado forma en la serie ‘las ví­ctimas de la inmersión lingí¼í­stica’ no ha funcionado. Como todos los que pasan a formar parte de una paranoia, aunque no sean paranoicos, creen que el problema no es suyo sino de la conspiración global: la prensa no informa de la marcha, el gobierno la boicotea, la gente no acude porque tiene miedo, la prensa no informa debidamente de su celebración. No entienden que, quizá, el problema es que lo que tienen en la cabeza está desajustado con la realidad. No hay una conmoción social, ni una revuelta, ni una fractura social, ni nada más que gente que quiere, en las fiestas patronales (la pasada semana fue la Mercí¨), ir a un exhibición aérea.

PD: Sociedad adocenada. í‰so es lo que dicen los que no tienen público pero el problema no es del público, sino de ellos. 

El personaje del conflicto lingí¼í­stico no funciona en su adaptación cinematográfica

Domingo, 28 de Septiembre de 2008

Las adaptaciones literarias son un problema; cuando el personaje de papel se hace real, no suele ser lo que todo el mundo habí­a imaginado mientras leí­a.

Miguel Noguer publica la siguiente información en El Paí­s.

Unas 4.000 personas se han manifestado este mediodí­a en Barcelona en contra la inmersión en catalán en la escuela. El acto estaba convocado por Ciutadans-Partido de la Ciudadaní­a, una quincena de organizaciones y en el último momento también se ha sumado el partido popular. Con todo, la manifestación no ha logrado llenar la plaza de Sant Jaume, con un aforo de 6.000 personas según la Guardia Urbana.

El personaje del conflicto lingí¼í­stico funcionaba bien sobre el papel; la serie que esta haciendo El Mundo sobre ví­ctimas de la inmersión lingí¼í­stica engancha porque tiene el dramatismo que Lenin le pedí­a a la agitación:

En cambio, el agitador, al hablar de esta misma cuestión, tomará un ejemplo, el más conocido y más destacado de su auditorio -pongamos por caso, el de una familia de parados muerta de inanición, el aumento de la miseria, etc.- y, aprovechando este hecho conocido de todos y cada uno, dirigirá todos sus esfuerzos a inculcar a las “masas” una sola idea: la idea de lo absurdo de la contradicción entre el incremento de la riqueza y el aumento de la miseria; tratará de despertar en la masa el descontento y la indignación contra esta flagrante injusticia, dejando al propagandista la explicación completa de esta contradicción. Por eso, el propagandista procede, principalmente, por medio de la palabra impresa, mientras que el agitador actúa de viva voz. (Qué hacer, Lenin)

El problema ha llegado en la adaptación a la pantalla del relato literario; las escenas de masas, tan bien descritas sobre el papel (hay una mayorí­a, la mayor parte de la gente piensa, hay un malestar muy extendido), no han lucido y el conjunto ha quedado muy deslavazado. En Madrid, donde sólo se ha visto un trailer, se dirá que la adaptación callejera del ficticio conflicto ha fracasado por la presión social y, en la Cope, se hablará directamente de miedo; “el mismo miedo que hay en el Paí­s vasco”, seguro que dice alguien. Ay, la conspiración. Miguel Noguer tiene un final del primer párrafo muy divertido:

A la misma hora, cerca de 350.000 personas han seguido en directo un festival de acrobacias aéreas en la zona del Fí²rum.

¿Quién aprobó ese festival para boicotear la manifestación?

PD: A la convocatoria de dos partidos y 15 entidades acuden 4.000 personas, lo que da una una media de 235 manifestantes por sigla. Es el problema de las organizaciones tipo espí­ritu de Ermua, es decir, unipersonales.

Koala

Domingo, 28 de Septiembre de 2008

Este es un blog pingí¼ino y servidor pensaba que lo contrario al sentimiento pingí¼ino era el pájaro bobo. Enric González, cada dí­a más brillante, señala al koala.

El ejemplo del Koala

El koala parece feliz. Quizá lo es. Mí­renlo: una monada. Y, sin embargo, podemos catalogarlo como el mamí­fero más lamentable del planeta. En ciertos aspectos, muestra rasgos que sugieren un alto nivel evolutivo: sus huellas digitales (un elemento raro en la naturaleza) son casi indistinguibles de las humanas. Pero, y eso también es raro, está en regresión. Evoluciona al revés. Cada generación es un poquito más imbécil que la anterior.

Hace unos veinte millones de años, el koala, marsupial arbóreo y herbí­voro, viví­a en las selvas australianas, alimentándose de hojas muy diversas. Cuando el clima empezó a enfriarse, las selvas fueron reemplazadas por bosques de eucaliptos. ¿Han probado una hoja de eucalipto? No lo hagan. Es correosa, tóxica y apenas proporciona alimento. Muchí­simas especies se extinguieron con la llegada del eucalipto. Otras buscaron nuevos lugares para establecerse. El koala, no. El koala prefirió adaptarse y conformarse con lo que habí­a. Desde entonces, su vida ha ido convirtiéndose en una auténtica porquerí­a.

 

Para arreglárselas con la nueva dieta y digerir las hojas de eucalipto, el koala desarrolló una especie de microbio estomacal. Pero eso lo hizo entonces, cuando poseí­a la inteligencia que puede esperarse de un mamí­fero. Ahora, el microbio se transmite por la ví­a más fácil: a partir de los seis meses, y hasta que cumple un año, el koala pasa gran parte de su tiempo amorrado al ano de su madre, sorbiendo un tipo de excremento rico en microbios. En este caso, como en otros, la infancia define la vida.

 

Una vez adulto, el koala puede dedicarse ya a masticar hojas de eucalipto. Dedica a ello unas cinco horas diarias. Luego necesita una siesta de unas 18 horas, para que actúe el microbio intestinal. El animalito es altamente irritable mientras come: ni se le ocurra tocarlo. También es irritable mientras digiere. En eso se le va prácticamente toda la jornada: come, digiere y se cabrea. No hay tiempo para más.

 

La dieta de eucalipto, muy pobre en proteí­na y en cualquier otro elemento nutritivo, ha provocado un progresivo empequeñecimiento del cerebro. Los fósiles demuestran que, antes, en la época selvática, el cráneo del koala estaba lleno de masa cerebral. Ahora, el cerebro es como una nuez pequeña, con dos lóbulos desconectados entre sí­, flotando en fluido. El koala viene a pesar entre 5 y 12 kilos. Su cerebro supone el 0,2% de esa masa corpórea. Si el humano hubiera seguido la tendencia regresiva del koala, ahora, en lugar de poseer un cerebro de 1,4 kilos, tendrí­a uno de 100 gramos. Aún hay tiempo para conseguirlo. Sólo es cuestión de perseverar.

 

No creo que haga falta comer todos los dí­as medio kilo de hojas, como el koala, para convertirse en un imbécil. Quizá sea posible conseguir el mismo efecto con unas cuantas ideas, masticadas durante años y años. Se podrí­a empezar con un par de conceptos básicos, patria y nación, tan correosos, tóxicos y carentes de proteí­na como el eucalipto. Al cabo de un cierto tiempo, más o menos largo, según los casos, el aspirante a koala nota los efectos iniciales: una sensación de pertenencia intensa a un grupo, y de diferencia respecto a otros grupos. El siguiente paso será una inefable sensación de superioridad respecto a otros grupos. Lo principal ya está hecho.

 

Pero no hay que conformarse con eso. Es necesario encontrar un equivalente al microbio que el koala chupa del ano materno. Ahí­ nos valdrí­a, quizá, algo más tenue que un concepto. Como, por ejemplo, lo que algunos llaman “fidelidad ideológica”. Recuerden, sobre todo, que no hablamos de principios y ética, o moral: si se tiene de eso, resulta casi imposible convertirse en koala. No, aquí­ nos referimos a esos prejuicios sectarios que nos llevan a votar a un partido, o a comprar un periódico, o a ver una cadena de televisión, con un único fin: que refuercen nuestros prejuicios; es decir, que nos mantengan firmes en el punto de partida y no intenten inocularnos la funesta maní­a de pensar.

 

Cuando, para nosotros, los buenos sean siempre los mismos y lo hagan siempre bien, y los malos sean siempre los mismos y lo hagan siempre mal; cuando nos moleste la duda; cuando seamos incapaces de percibir nuestra propia ignorancia; cuando nuestro mecanismo mental se limite a conjugar el “yo”, el “nosotros” y el “ellos”, lo habremos conseguido. Basta ponerse a ello. Vocación no nos falta.

No me resisto: en el siglo pasado, cuando todaví­a existí­a un paí­s llamado Yugoslavia, se realizó una encuesta a la población en la que se le preguntaba de dónde se sentí­a ciudadano. La mayorí­a decí­a sentirse ciudadano de la región en la que viví­a y sólo una minorí­a se sentí­an yugoslavos. A estos últimos se les adjudicó el mote de pingí¼inos. (La España de los pingí¼inos, Enric Juliana)

Silencio

Jueves, 25 de Septiembre de 2008

Perdonen el silencio pero es que estoy con estos señores.

acb

Trabajando, claro.

Volvemos el lunes; si es que todo sigue en pie.

Psicofoní­a con Joseph McCarthy que ya tiene una nueva lista negra

Lunes, 22 de Septiembre de 2008

Desde el más allá, o acá, que no se sabe porque las fronteras están dimisionarias, habla Joseph McCarthy.

mccarthy

El senador ya ha hecho su lista para declarar en el renacido Comité. Lo primeros serán:

vigilantes

PD: El artí­culo sobre los vigilantes de la economí­a no es de bromilla. Se publicó en La Vanguardia la semana pasada. Si quieren leerlo entero, aquí­.

Sobre todos

Lunes, 22 de Septiembre de 2008

La nieve cae lentamente sobre todos los vivos y todos los muertos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=WhgMDxBn4fw[/youtube]

I am in blood, stepp’d in so far, that, should I wade no more, returning were as tedious as go o’er.

He ido tan lejos en el lago de la sangre que, si no avanzara más, retroceder serí­a tan difí­cil como ganar la otra orilla.

Macbeth, escena IV. William Shakespeare.

Obama TV / Palin TV / Revilla TV

Viernes, 19 de Septiembre de 2008

Un año de estos, el asesor de algún candidato estadounidense dará el paso y creará un canal que retransmita 24 horas la vida de su asesorado. La preparación de los discursos, las escenas familiares, los momentos de euforia, de debilidad, de ira o de cansancio. Todo. Un fuera de plano para cuando vaya al baño que nos permita recoger si canta, lee, se masturba o habla con el vecino de mingitorio; un desenfocado para las escenas í­ntimas con su pareja donde también se podrí­a distorsionar el audio para no ofender a los colectivos familiares. El lenguaje no resultará extraño ya que, desde hace diez años, siempre ha habido uno o varios formatos de telerrealidad en los primeros puestos de audiencia en todos los paí­ses occidentales.

El primero que lo haga situará el debate; si sólo lo presenta como espectáculo para ganar popularidad, se expone a recibir desprecios pero si lo presenta como un derecho de los electores y contribuyentes, ganará la partida y obligará a los demás a seguir sus pasos. De ‘queremos saber cómo es’ a ‘necesitamos saber cómo es’ hay muy poca distancia. Ya podrí­an estar en marcha, como prueba, Obama TV o Palin TV o Revilla TV, por ejemplo, dándomos la trastienda de su campaña. Estos dos últimos son puros personajes de reallity. Palin TV nos mostrarí­a las charlas entre madre e hija embarazada para preparar la boda o las conversaciones entre madre e hijo en Iraq. La experiencia televisiva nos ha demostrado que la emotividad en estado puro (en las primeras ediciones, antes de que el programa crezca y necesite el cinismo para sobrevivir) es imbatible. Ánimo.

PD: Ya no hay proyectos, sino sólo personas, he leí­do, no se habla de lo que van a hacer, sino de cómo son. No, ni siquiera hay ’sólo personas’, sino personas haciendo de actores con necesidad de tener un carácter que resulte atractivo y una historia que sea interesante. Ya no hay polí­ticos, he leí­do, se venden productos. Tampoco. En la sociedad de consumo ya no se venden productos, sino marcas y todas las marcas polí­ticas pueden tener los mismos proveedores.  

e-Difuntos

Viernes, 19 de Septiembre de 2008

Esto sale hoy en la página de obituarios de El Mundo.

difuntos

Si ustedes no se lo creen, yo, que soy de pueblo, menos.

Adelanto de la programación del Teatro del Canal bajo la dirección de Albert Boadella

Jueves, 18 de Septiembre de 2008

El poder más restringido y cercano suele ser el más opresor, por ello se hace imprescindible ampararse en la tradición liberadora del humor, la sátira y el sarcasmo a fin de compensar la prepotencia. Si Ubú President(a) consigue cumplir esta función terapéutica, no duden que aceptaremos con satisfacción las contrapartidas que de la juerga pudieran derivarse. La misma satisfacción que durante 34 años nos ha hecho generar risas sobre dictadores, generales, obispos, presidentes y toda clase de pesados en general que no han conseguido parar nuestro juego.  

boadella

Programa de mano de Ubú President, estrenada el 18 de octubre de 1995 en el Teatro Municipal de Girona.

La tradición perdida

..Más os valdrí­a
un mal epitafio
después de la muerte
que los maliciosos
epí­tetos de los comediantes
durante vuestra vida…
(Hamlet a Polonio).  

En el año 1981 Operación Ubú era recibida como un fenómeno excepcional dentro del moderado panorama teatral de aquellos tiempos. Posiblemente los ingredientes de sátira polí­tica directa, así­ como el sarcasmo implacable sobre las megalomaní­as de nuestros dirigentes, encendieron las opiniones adversas de quienes creí­an que la joven democracia y el floreciente nacionalismo no debí­an ser materia de farsa. Quince años después esta excepcionalidad sigue vigente, y no sólo por el entorno polí­tico-social, sino porque de nuestros escenarios ha desaparecido todo rastro de parodias, sátiras o comedias basadas en el poder real, próximo y contemporáneo. Sorprende cómo un acto higiénico tan esencial a lo largo de la historia del teatro desaparezca, sin más, de nuestra escena, dedicada hoy, fundamentalmente, al humor blanco, el musical y la metafí­sica.

El pasado está repleto de conflictos entre comediantes y distintos poderes. Es obvio que las contrapartidas que comportaba incomodar a reyes, presidentes, obispos o generales eran bastante más graves de lo que hoy supondrí­a una acción parecida. Hay que buscar, entonces, razones más complejas para justificar la extinción de un género indiscutiblemente catártico para el público.

Los elevados costes de las producciones actuales, tan alejados del carromato farandulero, pueden ser uno de los motivos esenciales para no incomodar ni a las administraciones ni a hipotéticos sectores de público, ello serí­a buscar más riesgos de los necesarios, exponiéndose a una catastrófica ruina, que es hoy el auténtico fracaso. Me refiero aquí­ exclusivamente al teatro privado, ya que el institucional, obviamente, no merece un solo comentario sobre estas aventuras de libertad. Precisamente en la pérdida del género, algo tiene que ver el perverso proteccionismo de las administraciones públicas.

Este Ubú President es una remodelación de aquella Operación Ubú estrenada en el Lliure. Los cambios han sido obligados por el paso del tiempo, pero sobre todo, porque el Ubú-Excels penetra diariamente en nuestra intimidad y, amparado por su cargo, reprende, aconseja, amenaza, moraliza y pontifica a todo un pueblo de “seny” (sensatez). En una palabra; nos explica cómo tenemos que orinar los catalanes.

Pero que nadie se confí­e. Los Excelsos están por todas partes. No son exclusiva de ningún paí­s. Para Alfred Jarry, creador del personaje en 1896, Ubú era su propio maestro. El poder más restringido y cercano suele ser el más opresor, por ello se hace imprescindible ampararse en la tradición liberadora del humor, la sátira y el sarcasmo a fin de compensar la prepotencia. Si Ubú President consigue cumplir esta función terapéutica, no duden que aceptaremos con satisfacción las contrapartidas que de la juerga pudieran derivarse. La misma satisfacción que durante 34 años nos ha hecho generar risas sobre dictadores, generales, obispos, presidentes y toda clase de pesados en general que no han conseguido parar nuestro juego.

Albert Boadella