Archivo de Julio de 2007

Vacaciones

Domingo, 15 de Julio de 2007

Este blog estará sin actividad las próximas semanas. Ya les contaré a la vuelta.

 Porec

Normas II

Domingo, 15 de Julio de 2007

Hablamos en la Tertulia del viernes de la propuesta del PP para cambiar el reglamento electoral presentada por Alberto Núñez-Feijoo. En Galicia, el problema del PP, ganar sin gobernar, es más gráfico: no ha conseguido la alcaldí­a de ninguna ciudad importante por los pactos. Núñez-Feijoo, polí­tico que tendrá largo recorrido, hace un repaso por los reglamentos electorales de otros paí­ses sin tener en cuenta que los sistemas electorales, los sistemas polí­ticos y los sistemas sociales (tres cí­rculos que se retroalimentan) de cada uno son diferentes. Allí­ es allí­ y aquí­ es aquí­. Nuestro sistema electoral se ha cargado a casi todos los partidos nacionales nacidos en la Transición, salvo el PSOE, el PP y el PCE, aunque este último esté en coma (veremos a Savater). Los problemas de representatividad territorial, que en otros paí­ses no se producen porque hay una elección por cada circunscripción (piensen en lo de Congresista por Virgina, en EEUU, o parlamentario por los Brighton, en Reino Unido), se han suplido con la aparición de partidos o personalidades territoriales (en Cantabria, León o La Rioja o Rodrí­guez Ibarra o Francisco Camps). Habitualmente, no es preciso tocar nada. Los sistemas electorales, los sistemas polí­ticos y los sistemas sociales se retroalimentan haciendo que surjan nuevos partidos (piensen en los Verdes o en Ciudadanos) u otros desaparezcan (piensen en los partidos agrarios o en UCD/CDS).

Hay un aspecto que hace aún más interesante este debate. Hay seis provincias en las que el PP es tercera, cuarta o quinta fuerza polí­tica: Barcelona, Girona, Tarragona, Leida, Vizcaya y Guipúzcoa. Casi todos los sistemas que serí­an beneficiosos para el PP en Galicia, los que le darí­an el gobierno con mayorí­a simple, le perjudicarí­an severamente en las provincias anteriores. Las segundas vueltas, la formación de coaliciones previas, la declaración de los pactos antes de las elecciones serí­a muy dura para el PP en Catalunya. CiU puede entenderse con el PP después de las elecciones y tratar de hacer asumible el pacto en los cuatro años siguientes pero si CiU si tiene que desvelar el pacto antes o ir en coalición… El PP busca cambiar la ley para solucionar no un problema del sistema electoral o el sistema polí­tico, por éstos se solucionan interactuando entre ellos y con el sistema social, sino un problema concreto y, ojo, en un momento concreto. Llevamos 30 años con estas normas, ¿por qué están mal ahora?

PD: Escribe hoy Vargas Llosa en El Paí­s que, en Latinoamérica se poní­a en consideración el sistema en cada elección y que miraba con admiración la madurez de Estados Unidos donde jamás se cuestionaban las reglas. En Latinoamérica se poní­a en consideración el sistema porque, los que perdí­an, nunca aceptaban su derrota. Es algo que, en España, también conocemos.

Fernández Ordóñez II

Viernes, 13 de Julio de 2007

Si yo fuera el asesor de la oposición, le recomendarí­a, al partido, prescindir de casi todas las caras de estos cuatro años. Le aconsejarí­a presentar a Rodrigo Rato con Josep Piqué y Esperanza Aguirre de vicepresidentes y recuperarí­a a gente como el ex alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, o la candidata de Castilla-La Mancha, Marí­a Dolores Cospedal. Le dirí­a al nuevo candidato, si es que hay que decirle algo, que criticara, sobre todo, la forma con la que se han hecho las cosas, no tanto el fondo. El PP tiene mucha culpa de la forma por el fomento de la crispación pero, como ya habrí­amos prescindido de los crispadores… Eliminarí­a todo lo que tenga que ver con Eta del debate polí­tico y prometerí­a seriedad, mucha seriedad, necesaria para consolidar los derechos adquiridos, elogiables en el fondo pero criticables en la forma.

Pero Fernández Ordóñez ya nos da la clave en su libro: la derecha, cuando tiene miedo, extrema las posiciones conservadoras y cava madrigueras.

Fernández Ordóñez

Viernes, 13 de Julio de 2007

Leo La España necesaria de Francisco Fernández Ordóñez (Taurus) y es un libro que recomendarí­a al Sam Seaborn del Presidente Zapatero, el redactor de discursos. Los dos primeros capí­tulos son una revindicación del reformismo y una historia de la voluntad reformadora española. Si yo fuera el asesor del Presidente, buscarí­a un relato de mi acción de gobierno que eche raí­ces en esa voluntad modernizadora que, en la historia de España, suele frustarse. Y, claro, atacarí­a la crí­tica más acertada que me pueden hacer, todo ha sido desordenado y poco claro, con un argumento: habí­a que hacerlo.

El mayor riesgo es una cuarta posibilidad. Que no nos propongamos nada. Que consideremos polí­ticamente la crisis como una coartada para una inacción melancólica. Que profeticemos las dificultades como un hecho externo que se trata de conjurar y no un desafí­o que puede ser asumido y respondido. Fundamentalmente se va a plantear un proceso de adaptación al cambio y todo va a depender de la capacidad y la voluntad colectiva de aceptar sus consecuencias. Jamás la historia ha sido una lí­nea recta. De crisis en crisis, de desafí­o en desafí­o, quizá también de fracaso en fracaso, los hombres han avanzado trabajosamente, tratando de ofrecer respuestas nuevas a las nuevas situaciones: la inteligencia es la capacidad de adaptarse a circunstancias nuevas, porque el presente tal vez no existe y el hombre llega al mundo cada mañana.

También, recordarí­a que los derechos han sido una tarea de todos y que hay que defenderlos pero no pensar que así­ se ganarán las siguientes elecciones. Estamos hablando de construir el relato. Lo que se ha hecho, como siempre y más en este paí­s tan autosatisfecho, se da por conseguido y hay que fijar nuevas metas.  

Hay que comenzar por afirmar que la lista de derechos fundamentales y libertades es el resultado de una apasionante lucha histórica. Cada una de esas libertades ha sido conquistada. (…) Estos derechos, estas declaraciones de nuestra Constitución, tienen el valor de una planta frágil, trabajosamente cultivada, crecida en un ambiente hostil, vulnerable ante el fanatismo, la intolerancia, el integrismo, o sencillamente, ante ese deseo español de acercarse, de cuando en cuando, al vértigo de grandes precipicios.

Y tratarí­a de ligar la expansión de derechos con la palabra clave de mi adversario, libertad. Los dos párrafos siguientes los puede usar Zapatero para su próxima sesión de investidura sin mover una coma.     

La moral social no puede nunca instalarse de espaldas a la realidad histórica, si no se quiere apoyar en una caricatura. Los códigos de valores sociales no siempre coinciden con los valores de una u otra religión. (..) La secularización de la moral social puede configurar un modelo de convivencia que sirva para todos, los creyentes y los no creyentes, y sólo desde esta plataforma podrá construirse una sociedad libre, es decir: plural y abierta. En suma, no es libre, en su sentido pleno, el joven sin trabajo, o el enfermo y anciano desvalidos, como piezas rotas del aparato productivo, o la mujer discriminada en su remuneración y en su papel ante la sociedad, o el padre que tiene que pagar un alto precio por la enseñanza mediocre de sus hijos. Hay una lucha planteada para afrontar la eliminación de todas las formas de dominio, o de injusticia, que impiden el desarrollo de la libertad en su sentido positivo, es decir, en las raí­ces de la profunda libertad del hombre. Este sentido positivo del concepto de libertad es absolutamente fundamental para entender el proyecto progresista, que impone básicamente una profundización en la existencia real de las libertades, tanto individuales, como colectivas y que, paradójicamente, no quedan aseguradas con un planteamiento puramente abstencionista.

(…)

Por tanto, la emancipación social, con la transformación de todo el conjunto de fuerzas limitativas o de represión que subsisten en los Estados democráticos modernos, obliga a un esfuerzo diferente que al de la recuperación de las libertades clásicas, y consiste en el juego de contrapoderes que equilibren la tendencia totalizadora de las sociedades avanzadas, en el reconocimiento de espacios propios de libertad más personal, en las autonomí­as regionales, en la valoración de los elementos no materiales de la actividad económica. La sociedad industrial moderna exige una redefinición de los antiguos valores y derechos, que están más amenazados desde ella.

Y ya. Busquen el libro en la biblioteca de su barrio.

Normas

Viernes, 13 de Julio de 2007

Leemos:

Rajoy quiere reformar la ley electoral porque la actual está “caduca” 

(…)

El presidente de los populares recordó que su partido ganó “con claridad” con más de diez puntos sobre el segundo y veinte puntos sobre el tercero en Galicia, pero no con mayorí­a absoluta. “Pero la existencia de una ley electoral que está caduca, pasada de moda y que interpreta de forma curiosa el sistema democrático da lugar a que en muchos lugares donde el PP es la primera fuerza con una diferencia abismal esté en la oposición”, agregó.

(…)

Vamos a ver un ejemplo de coherencia. En 1987 las elecciones al Parlamento de Aragón dieron el siguiente resultado: PSOE (27), PAR (19), AP (13), CDS (6) y CAA-IU (2). El presidente fue D. Hipólito Gómez de las Roces del PAR, respaldado por AP. Cuatro años después, las elecciones dieron este reparto: PSOE (30), PAR (17), PP (17) y CAA-IU (3). D. Emilio Eiroa Garcí­a, del PAR, tras la renuncia de Gómez de las Roces, fue investido presidente con el apoyo del PP.

La ley electoral no interpreta de “forma curiosa el sistema democrático”. Se eligió un sistema proporcional en lugar de mayoritario para evitar el efecto frentista derechas-izquierdas y se añadió la ley d’Hont en circunscripciones provinciales para consolidar un partido de centro-derecha y otro de centro izquierda y evitar que el PCE, a la izquierda, y el partido franquista que se esperaba, a la derecha, tuvieran poder decisorio. No era cuestión de que desaparecieran pero que no hicieran mucho ruido.

El PP tiene un problema: ocupa todo el espacio de la derecha y su polí­tica agresiva le impide llegar a acuerdo no traumáticos (el pacto canario se ha cargado el grupo parlamentario) con los partidos territoriales de centro, centro-derecha o derecha. La ley electoral, una cosa muy importante porque modela el sistema polí­tico, no puede modificarse porque un partido tenga un problema concreto en un momento concreto. De momento, el PP sólo ha mostrado los sistemas electorales de otros paí­ses, no ha presentado su propuesta. Deberí­a pensar que las opciones mayoritarias pueden acabar con su partido en Paí­s Vasco y Catalunya.  

El pensamiento de Rajoy revela uno de los problemas clásicos de la derecha: desconfianza en la ciudadaní­a. Si al electorado no le gusta un pacto, se lo hace saber a los partidos. El electorado de ERC castigó a su partido a principios de los 80 después de que éste diera la presidencia a Pujol, también apoyado por la UCD, en lugar de al candidato del PSC. El electorado de IU castigó a su partido en los 90 por haber permitido gobiernos del PP por la polí­tica de Anguita de no pactar con el PSOE. Si a la gente le gusta o no la decisión que se tome en Navarra, y la forma en la que se está tomando, se lo harán saber a los partidos en los siguientes procesos electorales.

PD: Uno de mis trabajos está relacionado con el deporte y, cada vez que alguien pierde, protesta de las normas y quiere cambiarlas. Se le pasa en cuanto vuelve a ganar.

Marxismo y posmodernidad

Viernes, 13 de Julio de 2007

Son Marx y Engels en Berlí­n. Alguien les ha puesto una bata.

marx

La foto es de mi madre.

Lipovetsky

Viernes, 13 de Julio de 2007

La agenda de prensa del sabio Portela comienza así­:

El euro marca otro máximo en el 1,3799 dólares cuando se conoció que la CE revisaba al alza la previsión de crecimiento de la zona euro hasta el 3,1%, debido a la reactivación de la economí­a alemana.

En España, Zapatero regala dinero a todas las jóvenes familias en edad fértil (EL MUNDO pág 17). La oposición no sabe exactamente cómo conseguir audiencia entre la población para explicar su mensaje económico.

El periodista Fernando Cortés se burla, diciendo que “El PSOE regala TVs de plasma” (ABC pág 42).

Y el rector Fernando Fernández se burla en una opinión llamada “Zapateroconomics” en ABC pág 40, de ayer.

Cuando Rajoy dice que va a proponer medidas para “recuperar la economí­a”, no produce más que risa. Cualquier analista, ante tal pretensión, desearí­a conocer qué otras burradas imaginan sus asesores.

Cualquier analista le dirí­a hoy a Rajoy que lo que deberí­a “vender” es:

La consolidación fiscal y el superávit fiscal.
Incentivos a la movilidad laboral.
Incentivos a la internacionalización de la economí­a.
Y, seguramente, enfriamiento económico.

Pero, ¿qué asesor es capaz de decirle a Rajoy que proponga un plan de enfriamiento de la economí­a, si los españoles están encantados de comer gambas, pasar el fin de semana en Nueva York y viajar barato al Vietnam y aceptan gustosos que les regalen 2.500 euros para cada nuevo españolito que traen al mundo?

Hace poco Portela nos recordaba una frase de Keynes sobre las ideas y su, imperceptible y demoledora, influencia en la economí­a, la polí­tica, la sociedad y, en general, el runrún de los tiempos. El último párrafo es Lipovetsky.

Silencio

Jueves, 12 de Julio de 2007

“Cada vez que ha sido empujada al borde de su derrota, han aparecido para rescatarla de ese destino una legión de oportunistas muy escasos de escrúpulos, siempre pensando que podrí­an sacar algo que les beneficiarí­a impidiendo que esa derrota se consumara”, remachó el ex presidente Aznar.

Sostenella y no enmendalla. Siempre es mejor desandar un poco del camino equivocado antes de que se pierda de vista la encrucijada. 

Josep Ramoneda escribió: el Gobierno no puede confiar eternamente en la estupidez de la derecha. Eternamente, no; de momento, sí­.

Hacienda II

Jueves, 12 de Julio de 2007

El asesor del Presidente dirí­a que hay que explicar bien que a esa propuesta, que es una propuesta, le queda mucho camino y destacar, en la semana en que Esperanza Aguirre ha sido desautorizada públicamente, que Madrid también lo pide y que Acebes tiene que volver a desautorizarla. Poner énfasis en la palabra volver.

Hacienda

Jueves, 12 de Julio de 2007

Hoy leerán muchas versiones de la siguiente noticia:

El Gobierno catalán pacta con CiU la creación de la Agencia Tributaria propia

La letra lo aguanta todo pero el aire, más. Así­ que oirán muchas tonterí­as para meter miedo: uuhhh, ruptura de la unidad de mercado, uuhhh, Cataluña se lo queda todo, uuhhh, España se rompe, uuhhh, independencia; uuhhh, balcanización, uuhhh, guerra civil.

Todo esta táctica del miedo olvida, intencionadamente, claro, que un estado son procesos y burocracia. Es decir, aunque ayer el Parlament haya aprobado una cosa, tiene que haber varios trámites más, largos, claro, antes de que lo aprobado entre en vigor. Y tengo para mí­ que no lo hará nunca, como tantas otras cosas. Sin embargo, sirve para que PSC, CiU, ERC y ICV vayan a los cursos de verano sacando pecho y, según el sabio Portela, para que CiU apoye los próximos presupuestos. Sin embargo, también me parece el tí­pico tema recurrente (la agencia tributaria catalana o la independencia fiscal de Cataluña) y más ahora que aprieta el calor. Es una primera pérdida de agenda.