Archivo de la categoría "Cuaderno Portugués"

Laboa

Lunes, 1 de Diciembre de 2008

Ez nau izutzen negu hurbilak
uda betezko beroan
dakidalako irauten duela
orainak ere geroan
nolabaitezko kate geldian
unez uneko lerroan
guztia present bihurtu arte
nor izanaren erroan.

Ez nau beldurtzen egunsentian
arnas zuridun izotzak
nun dirudien bizirik gabe
natura zabal hilotzak
eguzki eder joan guztian
argia baitu bihotzak
eta begien milla ernegai
iraganaren oroitzak.

Ez nau larritzen azken orduan
arnasa galdu beharrak
bide xumea hesituarren
amildegiaren laarak,
ardo berriak onduko ditu
mahastietan aihen zarrak
gure oraina arrazoiturik
beste batzuren biarrak.

Ez nau iluntzen baratzatikan
azken loreak biltzeak
muga guztien arrazoi billa
arnas gabe ibiltzeak
arratsaldeko argi betera
zentzu denak umiltzeak
amets betezko loa baitakar
behin betirako hiltzeak.

Mikel Laboa

No me asusta el cercano invierno
en el calor del pleno verano
porque sé que el ahora permanece en el después
como en una quieta cadena,
en la lí­nea que forman los instantes,
hasta qué todo se vuelve presente
en el fondo del ser.

No me asusta al amanecer,
el hielo de aliento blanco,
donde parece sin vida
la vasta naturaleza muerta,
ya que el corazón tiene la luz
de todos los hermosos soles pasados
y el recuerdo del pasado,
un millar de ánimos para los ojos.

No me preocupa tener que perder el aliento
en el último momento,
aunque el acantilado
corte el humilde camino.
El nuevo vino endulzará
los viejos lamentos en las viñas.
Razonando nuestro presente,
(se hará) el mañana de otros.

No me entristece recoger
las últimas flores del huerto,
andar sin aliento
buscando una razón para todos los lí­mites,
humillar todos los sentidos
ante la plena luz del atardecer,
pues conlleva el sueño más profundo
morirse para siempre.

La memoria de las conchas

Lunes, 8 de Septiembre de 2008

Pepe Carvalho vuelve a Galicia para investigar un caso rutinario, un constructor que ha desaparecido dejando un considerable pufo. Allí­, va a la casa familiar en ruinas, que su tí­a-abuela se resiste a vender a pesar de haber tenido multitud de ofertas en los años del ladrillazo, y, como siempre que pasa por Galicia, va a comer al restaurante de Toñi Vicente. Dos dí­as después, salta el caso de las vieiras contaminadas que hacen perder la memoria y Carvalho es ingresado en el hospital, donde coincide con su tí­a-abuela. í‰sta, que sabe que va a morir y que Carvalho está perdiendo la memoria, le explica algún secreto relacionado con la guerra civil y la casa. Cuando le dan el alta, Carvalho no recuerda el caso que le ha llevado a Galicia y comienza a investigar la historia de su familia.

Es que sigo echándolo de menos. Ya hace casi cinco años.

Tres actitudes que predisponen a la estupidez

Jueves, 29 de Mayo de 2008

El sabio Manuel Portela nos regala este párrafo. 

Hace tiempo le psicólogo Robert. J Sternberg ya decí­a que la respuesta a esta contradicción entre inteligencia y estupidez se debí­a a que “las personas con mucho poder adoptan a menudo 3 actitudes que las predisponen a la estupidez:

  • La sensación de omnisciencia, que es el resultado de tener a su disposición esencialmente cualquier información que se desee y que, de hecho, es susceptible de ser conocida. El poderoso puede llegar a creer que realmente lo sabe todo.
  • La sensación de omnipotencia es el resultado del enorme poder que uno ejerce. En determinados ámbitos, uno puede hacer prácticamente lo que quiera.
  • La sensación de invulnerabilidad proviene de la ilusión de estar completamente protegido, como por un enorme equipo de gente.

(Sternberg, Robert J.- “Las personas inteligentes no son estúpidas, pero sin duda pueden ser tontas. La teorí­a del desequilibrio de la tonterí­a”
pp 283-295 Por qué las personas inteligentes pueden ser tan estúpidas (ed. Ares y Mares 2003)

Ven acá, hijo mí­o (Blues)

Domingo, 4 de Mayo de 2008

Como Caratriste ha sentenciado que “contar, narrar, relatar es imposible, sobre todo si se trata de hechos ciertos, de cosas en verdad acaecidas” he decidido hacer un Blues.

Ven acá, hijo mí­o (Blues)

Estrofa 1
José Murillo, conocido como Comandante Rí­os, era uno de los guerrilleros andaluces más buscados. Su hermana fue secuestrada con doce niñas más por unas monjas. Se las llevaron a un convento de clausura de Barcelona. Todaví­a hoy vive en el convento.

Estribillo
Un dí­a fueron a detener a una y ella gritó: Lenin, ven acá, hijo mí­o. El policí­a se volvió y le preguntó: ¿cómo le ha llamado al niño? Lo agarraron de las piernas y le estrellaron la cabeza contra la pared.

Estrofa 2
Emilia Girón, hermana del guerrillero Manuel Girón, “el León del Bierzo”. Fue llevada al calabozo media hora después de haber parido. Le dieron una paliza y fue desterrada a Salamanca. “Ya no lo volví­ a ver más. Yo preguntaba por el niño y me decí­an que estaba malo.

Estribillo
Un dí­a fueron a detener a una y ella gritó: Lenin, ven acá, hijo mí­o. El policí­a se volvió y le preguntó: ¿cómo le ha llamado al niño? Lo agarraron de las piernas y le estrellaron la cabeza contra la pared.

Estrofa 3
“Tuve un buen parto, pero después sufrí­ una infección que me mantuvo en cama seis meses. Con la excusa de que yo no estaba bien las monjas quisieron quitarme a la niña. Yo me negué, y por eso no me daban racionamiento para mi hija. Una vez insistieron tanto, que les contesté de mala manera: ‘Nunca os la daré. Antes la ahogo”.

Estribillo
Un dí­a fueron a detener a una y ella gritó: Lenin, ven acá, hijo mí­o. El policí­a se volvió y le preguntó: ¿cómo le ha llamado al niño? Lo agarraron de las piernas y le estrellaron la cabeza contra la pared.

Estrofa 4
El historiador Julián Casanova, que ha sacado a la luz los escalofriantes diarios del fraile capuchino Fray Gumersindo de Estella, agrega que dos monjas se llevaron a las hijas de las fusiladas a la casa de la maternidad.

Estribillo
Un dí­a fueron a detener a una y ella gritó: Lenin, ven acá, hijo mí­o. El policí­a se volvió y le preguntó: ¿cómo le ha llamado al niño? Lo agarraron de las piernas y le estrellaron la cabeza contra la pared.

Estrofa 5
“Cuando la ejecutaron, en el cementerio del Este, consiguió que, como última voluntad, el oficial que estaba al mando del pelotón, el que le dio el tiro de gracia, se comprometiera a llevar a la niña con su abuela. Cuando el militar volvió a la cárcel, la niña ya no estaba”.

Estribillo
Un dí­a fueron a detener a una y ella gritó: Lenin, ven acá, hijo mí­o. El policí­a se volvió y le preguntó: ¿cómo le ha llamado al niño? Lo agarraron de las piernas y le estrellaron la cabeza contra la pared.

Estrofa 6
El Patronato de Nuestra Señora de la Merced se encargaba de los hijos de reclusos. En 1942 tutelaba unos 9.000 niños y al año siguiente, 12.000, en centros de Auxilio social y colegios religiosos.

Estribillo
Un dí­a fueron a detener a una y ella gritó: Lenin, ven acá, hijo mí­o. El policí­a se volvió y le preguntó: ¿cómo le ha llamado al niño? Lo agarraron de las piernas y le estrellaron la cabeza contra la pared.

Oh, yeah.

Asesinato en Maitines

Miércoles, 26 de Marzo de 2008

Después del inasible éxito de la primera parte de Asesinato en Maitines, la compañera Eva Orúe ha tenido a bien volver a encontar un hueco en Divertinajes para la segunda (que no continuación; el sistema es similar al de Viernes 13 o Loca academia de policí­a).

Ya están disponibles las dos primeras escenas del primer capí­tulo Tránsito intestinal y La mujer que fue lunes.

Relato agostí­

Viernes, 14 de Septiembre de 2007

Los dí­as ya son más cortos, las noches ya son más luengas pero seguimos con la farsa.

Pueden descargarse el capí­tulo 3 de Asesinato en Maitines aquí­.

Relato agostí­

Viernes, 31 de Agosto de 2007

Ya pueden descargar aquí­ el segundo capí­tulo de Asesinato en Maitines e imprimirlo.

Se agradecerá cualquier comentario; sobre todo, los que descubran erratas, faltas de ortografí­a e incoherencias argumentales.

Coleccionables

Jueves, 30 de Agosto de 2007

Propuestas

-Trámites: El mejor papeleo llega ya a su quiosco. Formularios, impresos, timbres e instancias simples, por duplicado y por triplicado. Con la primera entrega, la solicitud de ayudas a la primera vivienda de la Comunidad de La Rioja, gratis la segunda, la poliza de cinco pesetas del motocarro de Plácido, una pieza de coleccionista.

-Subvenciones: ¿Preocupado por el fin de los fondos de cohesión?, ¿ya está echando de menos la PAC? Llega a su quiosco el coleccionable para volver al corazón de Europa. Con la primera entrega, oleaginosas en barbecho, gratis la segunda, patrimonio artí­stico del románico palentino.

Relato Agostí­

Lunes, 27 de Agosto de 2007

Algunos de ustedes me han hecho llegar la incomodidad de leer en pantalla. Para que no se dejen lo ojos, pueden descargar aquí­ el primer capí­tulo de Asesinato en Maitines e imprimirlo.

Se agradecerá cualquier comentario; sobre todo, los que descubran erratas, faltas de ortografí­a e incoherencias argumentales.

Relato agostí­ IV

Jueves, 16 de Agosto de 2007

Asesinato en Maitines

 -Esos hijos de puta, esos hijos de puta lo han matado.
 Carmela del Campo, secretaria personal de Jaime Cerceda, amiga í­ntima de su esposa Julia y madrina se su hijo pequeño, ha esperado quedarse a solas con Chus Sanabria, Adjunta a la presidencia del PPM, médico de familia y madrina del hijo mayor de Cerceda, para soltarlo. Las dos han subido en el ascensor de presidencia a la cuarta planta, llamada el Ala Oeste por ser la de los despachos de dirección, con Marí­a José Izquierdo, ex comisaria de policí­a y Jefa de Seguridad del Partido, y Elena Palacios, de Servicios Generales, que las han acompañado hasta el despacho de Sanabria. Allí­, entre las tres han tumbado a Carmela en un sofá y Sanabria le ha preparado un cóctel de pastillas para tranquilizarla, pastilla verde, sin dejarla atontada, roja, ni bajarle mucho la tensión, amarilla. Sin embargo, cuando Pepa Izquierdo y Elena Palacios, abandonan el despacho, la secretaria se incorpora y aparta la mano de Chus, que ha colocado las tres pastillas formando un semáforo.
 -Esos hijos de puta han matado a Jaime, los han matado Chus, lo han matado. Ay, Dios mí­o, qué va a hacer Julita. Y los niños, los niños, los niños…
(more…)