Archivo de la categoría "General"

De Meirás a Queralbs

Jueves, 4 de Septiembre de 2014

Pedro Ferrándiz, mito vivo del baloncesto, suele decir que solo dos personas en España han tenido éxito en la elección de sus sucesores: Francisco Franco y él. El resto se dividen entre los Almunia y los Rajoy; o no funcionan o se desligan de su promotor.

¿Qué pasaría en Alemania o Italia si las nietas de Hitler o Mussolini posaran en propiedades adquiridas por sus abuelos? La pregunta se ha formulado varias veces desde que Carmen Martínez-Bordiú, nieta de Francisco Franco, posara en el Pazo de Meirás, propiedad conseguida por su abuelo a base de contribuciones obligatorias o expropiaciones forzosas.

Hay una diferencia importante que esa pregunta no tiene en cuenta. Hitler o Mussolini perdieron; Franco ganó. No hay que ser un especialista en historia militar o en política internacional para entender que hay una diferencia entre ambos conceptos. Y, aún más, Franco no solo ganó la guerra, sino la posguerra y la posterioridad. Como decía Ferrándiz, tuvo éxito en la elección de su sucesor.

El desprecio personal hacia Franco, extendido a finales de los setenta, fue una cuestión estética relacionada con el cambio generacional que significó el cambio formal de régimen. El respeto al sistema socioeconómico, incluso en parte político, fue absoluto. No se tocó nada, ni en el registro de la propiedad, ni en el modelo productivo de las élites extractivas: cacique-sobre-concesión. Alguna gente, poca, bajó de la élite y otra, bastante más, se incorporó.

No hay grandes diferencias de fondo entre cómo los Martínez-Bordiú adquirieron el Pazo de Meirás y cómo los Pujol se hicieron con su residencia de Queralbs. Ambos pertenecen al mismo grupo de élites extractivas que, además, está situado en ese territorio reservado a unos pocos, más allá del muro de la ley.

Cuando se hacen las transiciones poniendo comas en lugar de puntos, los sujetos y los verbos siguen siendo los mismos; solo cambian los complementos circunstanciales.

El sobreseimiento

Martes, 3 de Junio de 2014

Decíamos ayer:

Pero hay una tercera forma, que es la que se va a usar: el sobreseimiento. Ni desarrollarlo, ni eliminarlo, sino todo lo contrario. La monarquía pedirá a todas las instituciones que fuercen la legalidad, por dentro o por fuera, y que la sucesión se desarrolle sin trabas y cuanto antes. Es un mal inicio para ese nuevo tiempo.

Hoy leo:

“La entrada en vigor de la presente ley orgánica, determinará, en consecuencia, que la abdicación despliegue sus efectos y que se produzca la sucesión en la Corona de España de forma automática, siguiendo el orden previsto en la Constitución”. Esto implica que el Príncipe de Asturias será proclamado rey como Felipe VI, pero la ley no incluye ni siquiera su nombre porque se remite a la Constitución que determina claramente el orden sucesorio. La norma es así extremadamente sencilla y breve lo que evita polémicas y facilitará que tenga el máximo apoyo parlamentario.

El sobreseimiento, insisto, es un mal inicio para este nuevo tiempo porque tanta prisa provocará que muchas cosas se dejen en el aire, no solo de la ceremonia. No afrontar los problemas no significa que dejen de existir.

Y es llamativo la facilidad con la que este Gobierno, estas élites, renuncia a dar la batalla de las ideas en todos los aspectos. Unidad, consenso, estabilidad, hasta se ha hablado de paz. Todo para no votar, para premiar la fidelidad por encima de todo. Pura historia de España.

Descargarse libertad

Viernes, 23 de Mayo de 2014

Como otros países de nuestro entorno cultural, como Marruecos o Turquía, España quiere regular internet. El problema no son los insultos o las amenazas porque, entonces, un tipo que dice que hay que echar a la gente a hostias no podría ocupar un cargo público del que, además, depende el uso legal de la violencia porque controla a un cuerpo de policía. El problema es internet.

La red, como hizo la imprenta de tipos móviles o la máquina de vapor, lo cambia todo. Al principio, solo en el sector donde nace, pero despés se extiende por el resto de la sociedad. No se entiende la reforma luterana sin la imprenta, ni se entiende la democracia sin la máquina de vapor (sin las ciudades, para entendernos). Lo que sucederá no se entenderá sin internet y los que no quieren que suceda se esforzarán en controlarlo, lo mismo que se quiso controlar la publicación de libros hace siglos.

Al principio, la gente se bajaba canciones; después, discos, películas o libros. Ahora, la gente se está bajando casas para pasar el verano, poniendo de los nervios a los hoteleros, o plazas para viajar, poniendo nerviosos a los autobuseros. La gente comienza a bajarse otras cosas, como calzoncillos o tomates, y El Corte Inglés o Mercadona protestarán.

Insultando o amenazando, además de prolongar en la red su escasa inteligencia, la gente quiere bajarse impunidad. La misma que tiene los alcaldes de Sestao o Badalona o el presidente de la Diputación de Valencia; Esperanza Aguirre o Iñaki Urdangarin. La gente, en su territorio, también quiere hacer lo que le dé la gana, siguiendo el ejemplo de los que deben dar ejemplo.

Por eso, el gobierno quiere regular internet. Para que la gente no se descarge cosas que, como la música hace diez años, son de unos pocos. Cosas como la democracia, cuyo proceso de producción y distribución está acotado y dirigido, como la música hace diez años. Regular internet es algo que se lleva oyendo desde hace tres años cuando la gente se juntó en plazas y dijo que cómo coño podía descargarse libertad.

Las cosas van lentas, pero van. El paso de una sociedad horizontal a una en red, como todos los cambios sociales, no lo verán quienes lo han iniciado. Pero pasará. Como dice Pedro Vallín: Mientras, la política sigue distraída y ufana, levemente preocupada por el ruido pero convencida de que, al final, todo pasa. Todo pasa, sí. Y todo queda.

Nada

Jueves, 8 de Mayo de 2014

Mónica Oriol tiene razón. Esa gente es nada, ha elegido ser nada, ¿por qué tiene que pagarles algo?, ¿por qué tiene ni siquiera que pensar en ellos? Se puede pagar a los que son algo, a los que ofrecen contratos de cinco millones de euros (protección en Euskadi), a los que abren nuevas líneas de negocios (vigilancia penitenciaria), pero los trabajadores no son nada porque han elegido ser nada, no tener ningún medio político para participar en la vida pública.

Mónica Oriol tiene razón y el Partido del Orden volverá a ganar las elecciones con el voto de los nada, que ratificarán su nada.

Monólogo a cuatro voces

Domingo, 23 de Marzo de 2014

Arthur Miller, el novio con gafas de Marilyn Monroe, afirmó: un buen periódico es una nación hablándose a sí misma. Mariano Rajoy, el novio con gafas de Elvira Fernández, recordó esas palabras en su vista al ABC la pasada semana. El diario es la rémora del grupo Vocento, un conglomerado de saneados diarios de provincias que no estaría en una situación dramática si no fuera por haber comprado el diario madrileño.

Lo mismo sucede con La Razón, juguete de Planeta para estabular tertulianos y organizar comidas con el Gobierno. El Mundo cayó víctima de los delirios de su exdirector, convencido de que, como la radio era explicar los artículos, la tele sería ver a los que explicaban los artículos. Y no. El País sufrió algo parecido con Cuatro.

Los cuatro diarios que se publican en Madrid están en quiebra. Con este dato, las palabras de Miller tienen otro conexto; son otra metáfora. Los cuatro diarios que se publican en Madrid, para sobrevivir, necesitan a la Administración Pública. No es que sea imporante es que sin sus ayudas directas, sin su publicidad institucional, sin sus deducciones y sin sus suscripciones no podrían publicarse.

España no tiene periódico. Es decir, hay un grupo, o grupos, que se habla a sí mismo a través de La Razón, ABC, El Mundo y El País, que ha presentado su dimisión. Es la noticia más importante de un fin de semana que es una metáfora en bruto. Ninguno de los cuatro tiene ya voluntad de relato colectivo.

La nación, comunidad cultural imaginada, no existe más alla del alcance de la Administración Pública que, a causa de la retracción del estado del bienestar, cada vez es más menuda y se confunde con familiares y amigos. Esto es lo que hay. No deberían sorprender las consecuencias.

Telefónica pide su diezmo

Viernes, 28 de Febrero de 2014

En la presentación de resultados, el presidente de Telefónica ha solicitado a las empresas de internet que paguen por la red que usan. Nosotros, dice, invertimos en redes y en la compra de espectro, mientras ellos se limitan a ganar dinero ofreciendo sus servicios. Tienen que pagar por esa red que los hace ricos.

Alierta no dice que acaba de cerrar Telefónica Digital, una sociedad creada en 2011 con la intención de explotar los mercados verticales. Terra, el google/yahoo de Telefónica; Tuenti, el facebook de Telefónica; Jajah, el skipe de Telefónica. Y había más. Telefónica también tenía su twitter, su paypal y su todo. O lo había comprado o lo había desarrollado internamente. Tras asumir que no puede/sabe competir, quiere que paguen los que tuvieron mejores ideas, quiere su diezmo, como los medios de comunicación.

Alierta no dice que hay otro actor que sí paga por la red: el cliente. El consumidor que, pudiendo entrar en terra, lo hace en google; que pudiendo entrar en jajah, lo hace en skipe y etc. Si google paga una tasa por el uso de la red, ¿bajará la factura?

Alierta sí tiene razón en una cosa: pedir que esas empresas paguen impuestos en los países donde operan. Pero la tendencia es la contraria; no es que google pague los mismos impuestos que Telefónica, sino al revés. Que ambas estén casi exentas y que todo lo pague el consumidor, el cliente, el siervo.

Alfonso Guerra no entendió bien

Miércoles, 4 de Diciembre de 2013

Dice Alfonso Guerra: “Los nacionalistas dijeron en 1978 que tenían suficiente. Fuimos ingenuos”. En la entrevista de El País sostiene:

“Igualmente, el artículo 2 fue una de las cosas más discutidas. Y la verdad es que los nacionalismos estaban muy de acuerdo. En aquel debate el nacionalismo de CiU y PNV se pronunció contra la autodeterminación. Claro, es tremendo que al cabo del tiempo digan que siempre han defendido eso, ahora que defienden la independencia. No es verdad: sus representantes dijeron que la Constitución era ya su autodeterminación. Y ahora están en otra tesis. No son leales a lo que defendieron en 1978″.

El PNV votó contra una enmienda concreta de Letamendia (EE) sobre el derecho a la autodeterminación, pero el resto del discurso de Guerra no es cierto y puede consultarse. [Es un reportaje interesante en el que se da un dato que hoy tiene una lectura interesante: el sillón de Roca en la ponencia constitucional fue cedido por el PSOE]

Tras conocerse el primer borrador, varias personalidades del PNV se reunieron en un convento de Amorebieta y de ahí salieron cosas como “un pacto foral con la Corona”, figura rescatada del XIX y recuperada por Ibarretxe. Se decía: “Se renueva el Pacto foral con la Corona, manteniendo el Rey en dichos territorios los títulos y facultades que tradicionalmente hubieran venido ostentando sus antecesores”. La negociación con el “Gobierno de la Corona” la llevaría a cabo el Consejo General Vasco y se recordaba que en 1837 la Diputación liberal de Vizcaya había dejado claro que “no reside en las Cortes y en poder alguno del Estado la facultad de destruir ni modificar las instituciones fundamentales de este país sin el asentimiento de su Junta General legítimamente convocada”. Tomá. No es lo que dice Guerra que el PNV defendía.

Los grupos mayoritarios, UCD y PSOE, consideraron fuera de lugar, y de tiempo, todo lo anterior y comenzo una negociación enturbiada por la presencia de Arzalluz, diputado en Madrid, que aceptaba cosas que después no eran refrendadas en Bilbao, de donde volvía con propuestas que él mismo sabía que eran inaceptables. Un día, el acuerdo estaba ultimado; al día siguiente, roto. Al final, el grupo del PNV se ausentó de la votación en pleno del texto constitucional.

El 31 de octubre, el Euskadi Buru Batzar recomendó la abstención en el referéndum. Garaikoetxea, presidente del PNV, dijo: “el texto actual no recoge el sentido con el que el PNV entiende que podría configurarse un modelo de Estado sobre la base del reconocimiento de los derechos del pueblo vasco, que no se reflejan satisfactoriamente, a nuestro modo de ver, en esta Constitución. También anunció lo que Guerra considera una deslealtad posterior: “[El PNV] luchará por extraer de la nueva legalidad que consagre esta Constitución todas las facultades de autogobierno que permita, aunque las mismas tengan que ser consideradas como un anticipo a cuenta de lo que nosotros consideramos nuestro derecho”.

Quizá fue Guerra el que no entendió bien.

Poner en internet

Jueves, 21 de Noviembre de 2013

Todo el mundo pone cosas en internet, cosas que ya existían antes de internet. Los medios, las editoriales o las productoras ponen sus productos en internet. Así, a pelo. Es decir, se pone un producto del siglo XX, del XVIII o del XVI en un dispositivo del XXI.

Poner no es el verbo, sino crear. Hay que crear algo para internet, no poner lo que ya tenemos, como si fuera un medio más. Supongo que, al principio, se pusieron máquinas de vapor en los talleres, pero después se crearon las industrias, que es otra cosa.

Otra cosa. Esa es la cuestión. No tendrá nada que ver con cómo entendemos todo. Ni los diarios, ni los libros, ni las películas, ni las redacciones, ni el concepto de autor o creación artística. Internet es un cambio absoluto y provocará una revolución de todo. Y no solo en el sector cultural, también en la economía o la política. Ya deberíamos tenerlo claro.

Reciclando a Reagan: ¿está usted mejor que hace dos años?

Miércoles, 20 de Noviembre de 2013

La oposición debería comenzar ya la campaña electoral de 2015 aprovechando el balance que harán todos los medios de los dos años de gobierno Rajoy. Pueden reciclar la idea de Reagan en el 80: ¿está usted mejor que hace dos años? En casi todos los casos, la respuesta será negativa e, incluso, podrían aprovechar esa portada de El Mundo donde salían varias personas representativas y señalar lo que cada uno de ellos ha perdido.

La clave es crear la decantación y hablar siempre en optimista. En todas las tramitaciones legislativas (ley de educación, de pensiones, del aborto, de régimen local, etc.) señalar que ser trata de leyes que no se van a aplicar porque serán derogadas en noviembre de 2015. Se trata de crear un horizonte, situar lo bueno en el futuro; no, en el pasado. La nostalgia es buena, decía Galeano, pero la esperanza es mejor.

También se debe sacar partido del mensaje que está lanzando el gobierno (”la crisis ha acabado”) y pedir su consecuencia: si la crisis ha acabado, ¿cuándo se recuperarán los sacrificios?, ¿cuándo eliminarán el copago sanitario? Y anticiparse a la bajada de impuestos que se producirá en el año electoral con información sobre la subida de la presión fiscal indirecta y la bajada de los salarios. Siguen sirviendo los asesores de Reagan: ¿tiene usted más o menos dinero ahora que hace cuatro años?

El principal partido, el PSOE no va a recuperar el bloque electoral que tuvo en los 80. Lo que tiene que buscar es lo que Bauman llama grupos de conveniencia y mostrarles que su voto valdrá para algo. ¿A usted le gusta la actual ley del aborto? Pues hay que votar. ¿Usted quiere que no se apruebe la Ley de Seguridad Ciudadana o Ley anti15M? Pues tiene que votar.

Y fijar propuestas concretas, como

  • Subir las pensiones
  • Bajar las tasas universitarias
  • Recuperar la becas
  • Recuperar la inversión en educación
  • Paralizar la privatización de la sanidad
  • Eliminar el copago sanitario
  • Devolver la tarjeta sanitaria a no cotizantes

Y, claro, denunciar el concordato (un cambio en la tributación de la Iglesia puede proporcionar unos ingresos notables al Estado), acabar con todas las subvenciones a la educación privada y una reforma fiscal que modere el peso de las rentas del trabajo, aumente la aportación de las rentas de capital y baje las tasas discrecionales.

Son iniciativas que ya pueden ponerse en marcha, por ejemplo en Andalucía. La Junta podría poner en marcha las becas Averroes que sustituyeran a las Erasmus o un plan para compensar el gasto médico de los pensionistas.

El PP tiene muchas posibilidades de perder las próximas elecciones porque le ha tocado las narices a demasiada gente; en mucho casos, de forma innecesaria. Solo hay que querer ganar.

Resumen de la conferencia política del PSOE

Domingo, 3 de Noviembre de 2013

psoe