Archivo de diciembre de 2012

El timo de las banderas II (las lenguas)

martes, 4 de diciembre de 2012

El borrador de la nuevo ley de educación sorprende poco. Las elecciones catalanas fueron, fundamentalmente, un pulso interno dentro de la derecha española, la CEDA. Como ya se sabe, perdió el que lo propuso, CiU, y el borrador entra dentro de las consecuencias. Que nadie tema. Todo es simulacro. No al estilo italiano, lleno de fineza, sino al estilo español, que mezcla el auto de fe con los títeres de cahiporra.

Es previsible que, en las diversas tramitaciones, la cuestión de la lengua quede más matizada. Algún palo habrá, pero no hasta el punto de dejar a las lenguas cooficiales como optativas; demasiada estupidez. Esa chulería ha sido un juego de humillación. «Dar caña”» es una expresión que gusta mucho en la meseta;  «a por ellos», también. Hoy, la prensa de la CEDA rebosa satisfacción. Es otro 12-1.

Lo que no se moverá es todo lo demás: la promoción del abandono escolar, el aumento de las transferencias de renta hacia el sector privado o el regreso al control ideológico de los contenidos. Como en el resto de sectores, el objetivo de la reforma educativa es proteger a las élites extractivas destruyendo las instituciones de ascenso social. Para entendernos, que el hijo del médico pueda ser médico sin sufrir por la selectividad, ni por las notas, ni por el MIR, etc.

Pero, de ese tema, apenas se hablará. Todo el mundo estará centrado en la lengua, la segunda parte del timo de las banderas.

Un paseo por el lado oscuro

lunes, 3 de diciembre de 2012

Una de las cosas buenas de la crisis es que cada vez más trabajadores se dan cuenta de que son trabajadores. Hace algunos años, palabras como sindicato, comité de empresa o huelga olían mal, eran cosa del pasado, de canciones de Paco Ibáñez y películas de Ken Loach, de marxistas casposos que no sabíamos que había llegado un nuevo tiempo. Hoy, esas mismas personas que te miraban como un marciano cuando hablabas de la lucha de clases, de las tranferencias de renta, de tomadores de rentas, te explican con ojos muy abiertos: nos están robando. Esas mismas personas, que te decían que todos los sindicalistas eran unos sinvergüenzas que hacían más puentes que Calatrava con los días de asuntos propios, te explican que hay un tipo del sindicato muy simpático que le ha explicado muy bien lo que significa el ERE y que le ha puesto en contacto con una abogada laboralista muy simpática. Los que te decían que la huelga era algo viejo y olvidado porque las relaciones laborales habían cambiado están en huelga y te lo explican como en una novela de Zola, como si fuera la primera huelga que se hace en la historia.

Es probable que aún no sea suficiente porque, de momento, cada persona cree que el problema es solo suyo; es decir, de su empresa o su sector. Es necesario profundizar más en la extensión de la miseria para que todo el mundo se dé cuenta de que es una cuestión general, que no es solo que tal concesionaria tenga intereses en ese sector, sino que se busca un cambio de modelo gracias al control político conseguido con la hegemonía cultural. Es lo primero que hay que cambiar. Hay que tirar muchas palabras e ideas al cubo de la basura y, después, provocar la desaparición de instituciones que sean sustituidas por otras nuevas. La solución no son los Eurobonos, sino la disolución del BCE, el encausamiento de su dirección y la revocación de todos los tratados europeos desde Maastrich (el primer timo de las banderas).

Para conseguirlo es necesario ir a peor; para que una mayoría asuma que tal cosa es posible y que nada se va a hundir, salvo algunas personas físicas y jurídicas, debemos darnos un paso por el lado salvaje de las consecuencias de nuestros actos. Nada de esto hubiera ocurrido, sin la visto bueno de la ciudadanía en todos los procesos electorales. La sanidad madrileña es un buen ejemplo. La ley de la privatización del sistema sanitario es la 15/97, el último número hace referencia al año en que se aprobó. No fue anteayer. Desde entonces, el partido que promovió esa ley, el PP, ha ganado todos los procesos electorales en la Comunidad de Madrid y es lógico que entienda que está legitimado a desarrollarla. Es más, tiene toda la razón. Quizá solo después de que haya llevado a cabo su plan, de que se hayan llevado a cabo todos los planes, todas las reformas, la mayoría comience a darse cuenta de que existe y de que es mayoría.

PD: Como dice el maestro Yoda sobre Anakin, él cumplirá la profecía, pero no sabemos el camino. Quizá haya que sumergirse en el lado oscuro para que el equilibrio retorne a la Fuerza.

Adelson y el hueco sentimental de la Gürtel

lunes, 3 de diciembre de 2012

Leo:

El Gobierno central ya ha cursado una modificación legislativa para permitir que los Ayuntamientos perdonen sus principales impuestos cuando lo crean conveniente. A estas bonificaciones, de hasta el 95% en el Impuesto de Bienes Inmuebles y en el de Actividades Económicas, se suma otra similar que ya es posible en el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras. Además, la Comunidad ha aprobado una más, también del 95%, para el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

No es el único incentivo fiscal pensado para Eurovegas. El Gobierno regional ha modificado el Real Decreto Ley 16/1977, que regula los aspectos fiscales de los juegos de azar, para relajar al máximo la tasa que tienen que pagar los casinos. Hasta ahora, la base imponible era el dinero que los jugadores dedican a apostar. Ahora, a esa base se le restará la cantidad dedicada a premios y los créditos concedidos a jugadores acreedores que se consideren imposibles de cobrar. Además de la base imponible, también baja el tipo impositivo, desde el 45% al 10% para casinos con ingresos superiores a los 4,4 millones de euros. Por si Eurovegas afrontara todavía el riesgo de tener que pagar la tasa, se incluye una bonificación del 9% de las inversiones en edificios o material; y una bonificación anual de 9.000 euros por cada trabajador que integre la plantilla. El único límite a estas ayudas es que Eurovegas deberá pagar al menos un 1% de la base imponible. Pero no hay problema en esto tampoco: si por culpa de este límite le sobran bonificaciones, las podrá aprovechar durante los siguientes 18 años; se computarán además antes de las correspondientes al ejercicio en vigor, de forma que no corran el peligro de caducar.

Esto quiere decir que los ciudadanos vamos a pagar mediante transferencias de renta directas, tanto Eurovegas como la explosión urbanística llamada Ensanche Norte de Alcorcón. Además, nos empobrecerá porque atraerá crimen organizado y expulsará tejido productivo. Pero, ¿si no paga impuestos, qué gana la Comunidad de Madrid?, ¿por qué es un proyecto tan importante?, ¿habrá bolsas blancas?, ¿Adelson está ocupando el hueco sentimental, solo sentimental, de la Gürtel o ni siquiera están recibiendo amor, mucho amor, todavía? Hagan juego.