Archivo de diciembre de 2008

Laboa

lunes, 1 de diciembre de 2008

Ez nau izutzen negu hurbilak
uda betezko beroan
dakidalako irauten duela
orainak ere geroan
nolabaitezko kate geldian
unez uneko lerroan
guztia present bihurtu arte
nor izanaren erroan.

Ez nau beldurtzen egunsentian
arnas zuridun izotzak
nun dirudien bizirik gabe
natura zabal hilotzak
eguzki eder joan guztian
argia baitu bihotzak
eta begien milla ernegai
iraganaren oroitzak.

Ez nau larritzen azken orduan
arnasa galdu beharrak
bide xumea hesituarren
amildegiaren laarak,
ardo berriak onduko ditu
mahastietan aihen zarrak
gure oraina arrazoiturik
beste batzuren biarrak.

Ez nau iluntzen baratzatikan
azken loreak biltzeak
muga guztien arrazoi billa
arnas gabe ibiltzeak
arratsaldeko argi betera
zentzu denak umiltzeak
amets betezko loa baitakar
behin betirako hiltzeak.

Mikel Laboa

No me asusta el cercano invierno
en el calor del pleno verano
porque sé que el ahora permanece en el después
como en una quieta cadena,
en la lí­nea que forman los instantes,
hasta qué todo se vuelve presente
en el fondo del ser.

No me asusta al amanecer,
el hielo de aliento blanco,
donde parece sin vida
la vasta naturaleza muerta,
ya que el corazón tiene la luz
de todos los hermosos soles pasados
y el recuerdo del pasado,
un millar de ánimos para los ojos.

No me preocupa tener que perder el aliento
en el último momento,
aunque el acantilado
corte el humilde camino.
El nuevo vino endulzará
los viejos lamentos en las viñas.
Razonando nuestro presente,
(se hará) el mañana de otros.

No me entristece recoger
las últimas flores del huerto,
andar sin aliento
buscando una razón para todos los lí­mites,
humillar todos los sentidos
ante la plena luz del atardecer,
pues conlleva el sueño más profundo
morirse para siempre.

Yo ya he estado aquí­

lunes, 1 de diciembre de 2008

Leemos

Según las primeras investigaciones, los terroristas, se estima que unos 25, llegaron a Bombay en lanchas desde un barco nodriza. Desembarcaron en la Puerta de la India y desde allí­ atacaron los hoteles de lujo Taj Mahal y Oberoi Trident, la estación de tren Victoria Terminus, un centro judí­o, un cine, un hospital y varios restaurantes y bares de la ciudad.

(…) 

Los terroristas islamistas habí­an almacenado las armas y los explosivos en la habitación de uno de los hoteles que asaltaron el pasado miércoles. Los ataques, que han dejado al menos 147 muertos y unos 380 heridos, fueron el fruto de una acción prepara al detalle.

¿En cuántas pelí­culas lo hemos visto? En un número similar, el cortejo proteje al presidente (añadir de Estados Unidos serí­a redundante) hasta que llega al Air Force One. Nada habrí­a que reprochar a la huida de Aguirre, basada en hechos ficticios como todo lo que ha sucedido, hasta la llegada al avión. Ahí­ se acaba la pelí­cula y hay que decicir entre ejercer el cargo público o hacer campaña electoral; pagar el dividendo a los ciudadanos o invertir su dinero en futuros. Se eligió lo segundo. No te cambies en Zurich, presidenta, y déjate los calcetines; mañana estarán en todas las portadas.