Archivo de octubre de 2007

Candemorr

jueves, 18 de octubre de 2007

Urdaci entrevista a Alejandro Muñoz Alonso, catedrático de opinión pública, que ha escrito un libro titulado España en primer plano. Ocho años de polí­tica exterior, donde se elogia la polí­tica exterior de los gobiernos de Aznar. Como siempre, las muchas, muchí­simas, crí­ticas que se podrí­an hacer a la polí­tica exterior española, son sustituidas por el tópico desaforado: hemos vuelto a una situación propia del franquismo. En fin. Lo mejor es que, en un momento de la entrevista leemos:

maddie

¿Albricht? Jar, jar, comorr. Cómo puede cometer tal error el campeón del deletreo.

La misma piedra

jueves, 18 de octubre de 2007

Y no aprendemos:

loyola

Publicado por La Gaceta de los Negocios el pasado martes. El único.

Colágeno II

miércoles, 17 de octubre de 2007

Quizá la entrada anterior no se entiende.

La cosa es que una dama, llamada a veces Iolanda a veces Yolanda y siempre Castaño, es poetisa y está muy buena. Por una cosa, por otra o por apellidarse Castaño, apellido de larga tradición parasitoliteraria en Galicia, la dama está pluriempleada y escribe en un montón de publicaciones diarias, semanales y mensuales, aparece en el Cifras y Letras gallego y dirige un sitio cultural vinculado a sagardelos. También en Galicia, existen diversas publicaciones humorí­sticas dedicadas a solazarse en los defectos ajenos y reí­rse de los chistes inventados al calor de la lumbre. Una de esas publicaciones, digital, se ha recreado en la mofa de la poetisa y ésta ha decidido llamar a su abogado, como recomienda Pepe Domingo Castaño (cielos, ¿otra vez?), y el portal ha cerrado. 

Lo único que a este blog (que, hasta hoy, desconocí­a a los actores) le asombra es la finí­sima piel que tiene la gente.

 

Colágeno

miércoles, 17 de octubre de 2007

A Leti no le gustó la caricatura y a Ioli, tampoco. Tanta crema, tanta crema y ahora tenemos la piel muy fina.

PD: No se pierdan la web de la ofendida Castaño. Ay, qué tragedí­a es ser tan sensible en un mundo tan hostil.  

La humanidad, en (menos) peligro

miércoles, 17 de octubre de 2007

Hoy parece que llueve menos. Enric Juliana publica en La Vanguardia una crónica tranquila que busca por debajo de la alfombra roja. Comienza así­:

En la España barroca no todo es tan trágico como parece. El presidente del Gobierno dijo ayer no al segundo plan soberanista del lehendakari Juan José Ibarretxe – un no rotundo, televisivo y casi severo, para que se oyese de Algeciras a Ferrol- pero nada rompe, ni parece que vaya a romper, la sólida entente entre el PSOE y el Partido Nacionalista Vasco en ámbitos tan decisivos como son la estabilidad parlamentaria, los presupuestos y la polí­tica anti ETA. Ayer, en la Moncloa, Ibarretxe logró rizar el rizo vasco: puso en escena un desafí­o al Estado, a la vez que afianzaba la alianza con el Gobierno.

El último párrafo, al estilo morcillesco que proponí­a Josep Pla, recoge las ideas iniciales y lanza una nueva:

Si España fuese trágica al pie de la letra, hoy comenzarí­a a hablarse seriamente de una posible suspensión de la autonomí­a vasca, perfectamente prevista por el artí­culo 155 de la Constitución. Pero como en España nada es exactamente lo que parece, Ibarretxe dejó claro que la entente con el Gobierno socialista no sólo se mantiene, sino que tiene recorrido para después de las elecciones generales del mes de marzo. Cuatro son hoy los pilares de la entente PSOE-PNV: acoso a ETA, estabilidad parlamentaria, apoyo mutuo en los presupuestos (en el Congreso y en el Parlamento de Vitoria) y una ventajosa renovación del cupo, que consagra, con creces, el viejo privilegio fiscal vasco. Manca finezza? Quizás. Pero lo que no falta es maltzurtasun,astucia, en euskera.

El artí­culo 155. Cuando el bloque de la derecha insta a Zapatero a decir cómo parará a Ibarretxe quieren que pronuncie ese número: 155. No es que vaya a solucionar nada pero sí­ liará más las cosas, que es de lo que se trata.  

La humanidad, en peligro

martes, 16 de octubre de 2007

A principios de los 80, España vivió una gran oleada ovni. Hubo avistamientos, contactos, contactados, humanoides gigantes, enanos cabezones, conversaciones telepáticas, mensajes apocalí­pticos, informes militares desclasificados, expediciones espontáneas de avistadores, grupos de investigadores extemporáneos, sectas que prometí­an un adosado en Ganí­medes y, como siempre que la verdad está ahí­ fuera, gente que hizo su pacotilla vendiendo muchos libros. ¿Sólo en España? Sí­. Como la fiesta mayor, las grandes oleadas van por barrios. En un momento concreto que nunca ha coincido, Estados Unidos, Argentina, Perú, México, Francia o Rusia, por ejemplo, han sido lugares que han visto cómo sus diarios comenzaban a albergar fotos borrosas de luces, testimonios de paisanos señalando al cielo o fotocopias de documentos militares con un sello de secreto. En todos esos paí­ses, la fiebre, como la fiebre, subí­a, tení­a un pico y, después, bajaba dejando un ligero malestar y un montón de libros que, en España, ahora menudean en las ferias del libro de segunda mano, como la que hay instalada en el Paseo de la Castellana.

JJ Bení­tez, el español que más libros ha vendido, es el nombre que más se ve. Existió otra Humanidad, Ovnis: S.O.S a la Humanidad, Ovni: Alto Secreto, El Enviado, Los astronautas de Yavé, Encuentro en Montaña Roja, Los Visitantes, Terror en la Luna, La Gran Oleada, El Ovni de Belén, Los espí­as del Cosmos, Los Tripulantes No Identificados, entre otros, hasta llegar a la cumbre: Caballo de Troya. (Buena parte de esos libros tienen fotografí­as de Fernando Múgica Goñi, actual redactor-jefe de El Mundo y que ha sustitutido los ovnis por los agujeros negros del 11-M). Si uno se lleva a casa todos esos libros, publicados en nueve años a partir de la muerte de Franco, puede llegar a tener la sensación de que España, como Villar del Rí­o a los americanos, se preparaba para recibir a los extraterrestres un dí­a cualquiera. Pero no. No vinieron los marcianos. Lo más parecido fue el Papa. La gran oleada se fue como habí­a venido buscando otro paí­s. Los convencidos afirman que los extraterrestres, después de fracasar en el contacto con un grupo de gente, busca otro; los escépticos sostienen que el engaño no puede perpetuarse.

Vivimos otra gran oleada ovni. Un poco más arriba de la feria de segunda mano donde reposan los libros de JJ Bení­tez, se celebró el desfile de las Fuerzas Armadas de la Fiesta Nacional. Todos los concentrados allí­, unos miles, tuvieron tuvieron portadas y aperturas de informativos para enseñar las huellas de los humanoides que afirman haber visto. La verdad está ahí­ fuera, gritaban, el gobierno niega todo conocimiento, fuera el gobierno. Los medios, que ya vení­an de cubrir los avistamientos en Catalunya, comparaban los platillos volantes sobre el cielo de Madrid con las fotos borrosas obtenidas dí­as atrás. Los medios, tocando el pico de fiebre, hablaban y hablan de humanoides y enanos cabezones como si fueran reales e incluso, para dar mayor realismo, se debate qué hacer cuando lleguen. Todo coincidí­a y, si no, como en los libros de JJ Bení­tez, se hace coincidir. La humanidad, en peligro.

Dentro de unos años, cuando leamos lo que se ha escrito estos dí­as, podrí­amos llegar a tener la sensación de que, como Mad Max, esperábamos el caos en cualquier momento. El derrocamiento de la monarquí­a, la disgregación del Estado, la disolución de los poderes públicos, la implantación de una dictadura, una crisis económica que nos ponga a las puertas del corralito, un estallido social a nivel de guerra civil y la implantación de la ley islámica en el sur del paí­s. Todo esto se ha dicho o escrito este mes por gente que, como siempre que la verdad está ahi fuera, hace su pacotilla al estilo Zalacaí­n el aventurero. Los ovnis, como Fernando Múgica Goñi, han pasado de la sección de sucesos o las revistas especializadas a ocupar toda la información, llenándola de fenómenos paranormales poco demostrables y que, además, nadie se ve en la obligación de demostrar porque se escribe para creyentes, no para lectores. El caos no vendrá pero sí­ nos está dejando un ligero malestar en la convivencia que no desaparecerá tan rápido como los cí­rculos de maí­z.  

Te veo muy guapa

martes, 16 de octubre de 2007

Estás muy guapa, te veo muy bien.

Impulso

martes, 16 de octubre de 2007

La prensa madrileña tiene escuelas. Una de las más importantes es la ansoniana, puesta en marcha por los hermanos Anson, Luis Marí­a y Rafael. Director de ABC, el primero; asesor de comunicación, el segundo. Los mentideros siempre han recogido la leyenda urbana de que Luis Marí­a usaba el ABC para premiar o castigar a los clientes de su hermano en esa sección llamada las caras de la noticia donde, por ejemplo, se podí­a leer: se está comentando mucho la encomiable labor de X cuyos méritos para un cargo de mayor entidad son ya notorios. El principal discí­pulo de Luis Marí­a es Pedro José y este lunes nos encontramos en El Mundo con el siguiente breve en la página dos.

avanza

¿Ha hecho algo este hombre?, ¿ha realizado alguna adquisición millonaria, ha presentado su plan de expansión o es sólo que es un chico excelente y siempre lo será? Este hombre, Manuel Moratiel, es el presidente de Avanza, empresa en la que está integrada Auto-Res, y esta última compañí­a salió el domingo en todos los informativos por, primero, sufrir una huelga, y, segundo, realizar una mala polí­tica informativa con los viajeros, que trasladó a los andenes escenas que parecí­an exclusivas de los aeropuertos. En la más pura tradición ansoniana (el que a los suyos se parece, honra merece) Pedro José le regaló una carita. Y, ya saben, cuando un hombre te regala flores, es impulso.

Trazos gruesos

viernes, 12 de octubre de 2007

Se escribe sobre España. Para hacer la cosa más atractiva, se dibujan trazos más gruesos. Desde Francia, se escribe con paternalismo sobre (de memoria) ”los peligros de una joven democracia quizá aún no consolidada”. El problema del otro siempre es más grave; la cuestión es que nuestros problemas son inventados y los suyos, reales.

Memoria II

jueves, 11 de octubre de 2007

Hace una semana, cenando, se habló de la memoria histórica y se debatió porqué la derecha española no es capaz de cortar con el franquismo y establecerse como lo que, en su mayor parte, es: un partido conservador como hay en todas las democracias. Yo doy mi versión polí­tica: el bloque de la derecha cree que su legitimidad viene, primero, del franquismo como solución y superación de la inestabilidad tradicional y, segundo, de la transición como evolución de la propia dictadura una vez lograda dicha estabilidad. Por eso, reacciona airadamente cuando se recuerda que la dictadura fue un golpe de estado promovido por intereses de grupos sociales concretos contra un estado legal y que la transición logró sus objetivos democráticos pero también fue el modelo de las leyes de punto final y obediencia debida tan comunes en Latinoamérica. Alguien, un madrileño, introduce un detalle que baja a un nivel más personal: hay muchos bienes que cambiaron de manos, mucha gente que consiguió la casa familiar o tierras o empresas en el 39. Y a esos no les conviene, para nada, que se comience no a remover las fosas comunes, sino los registros de la propiedad.