¿Deberí­a Pedro Castro haber usado la expresión hijos de puta en lugar de tontos de los cojones?

Pedro Castro, alcalde de Getafe (PSOE) y presidente de la FEMP metió la pata y alguien la grabó y la colgó en la página del ayuntamiento, con ese poco cuidado que hay en los sitios sin alternancia. Castro dijo:

¿Por qué hay tanto tonto de los cojones que todaví­a vota a la derecha?

La metedura de pata ha provocado peticiones de dimisión. Quizá Castro deberí­a haber usado otra expresión. Por ejemplo, hijo de puta, como hizo el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra (PP) en esta sesión de la institución (no vean el ví­deo porque acabarán dando la razón a Pedro Castro y no la tiene). Dí­as después, Fabra aseguró que “hijo de puta” es “una frase corriente en Castellón”

Y lo es.

Semanas antes, el diputado del PP en las Cortes valencianas Hernández Mateo, discí­pulo de Zaplana en el uso de transfugas, respondió así­ a la diputada Marina Albiol de EU al ser preguntado por ciertas concesiones en el hospital de la Marina Alta:

“Si no retira sus palabras me veré en la obligación de decirle que es usted una de esas personas a las que se conoce por la profesión de su madre”

No les enlazo el ví­deo porque no lo he encontrado y, además, si lo ven, podrí­an acabar dando la razón a Pedro Castro. Y no la tiene.

No la tiene y deberí­a dimitir porque un alcalde ocupa un cargo público y representa a sus ciudadanos. No lo hará porque, en España, antes que el cargo público y los ciudadanos, está el partido. Los del suyo lo apoyarán y las crí­ticas del resto quedarán como parte de la lucha partidista. No lo hará y acertará porque, en dos semanas, ya nadie se acordará de él.

Pedro Castro no tiene razón pero hay dí­as en los que uno piensa que la polí­tica (y la extensión de la polí­tica llamada periodismo) está llena de tontos de los cojones e hijos de puta, conceptos (por lo que se ve en el ví­deo castellonense) no excluyentes.

Deje un comentario